Las diez mejores películas de Johnny Depp

Carlos Rodríguez López · 24 enero, 2015

Hoy os traemos las 10 mejores películas de un actor que parece convertir en oro todo lo que toca, Johnny Depp. Algunas las habréis visto, otras las tendréis en la lista de pendientes y otras igual no las conocéis pero nos atrevemos a deciros que todas merecen al menos el tiempo que duran. Bueno, algunas como Eduardo Manostijeras quizás mucho más.

10. Piratas del Caribe: la maldición de la perla negra

 

Johnny Depp en Piratas del Caribe

Es, sin duda, el papel que más éxito le ha otorgado a Johnny Depp. El capitán-pirata Jack Sparrow es una mezcla de personajes interpretados con anterioridad por Depp (Miedo y asco en Las Vegas, Sleepy Hollow) y un personaje real: su amigo Keith Richards.

Incontables nominaciones y ningún premio reseñable para un trabajo que engordaría su cuenta bancaria, y que le daría la oportunidad de salir en la lista Forbes, ya que ha rodado varias secuelas más (a cuál peor).

9. Blow

No es, como se suele decir, un caramelito de papel. Depp da vida a Geroge Jung, uno de los narcotraficantes más famosos de la historia reciente de los EE.UU. Lo más llamativo de esta interpretación es la distancia que toma con el personaje real, y la capacidad de barnizar a Jung con algunos rasgos de la propia personalidad de Depp.

8. Sweeney Todd

 

Johnny Depp en Sweeney Todd

La quinta colaboración con Tim Burton fue todo un éxito en varios sentidos. Por un lado, la crítica se deshizo en elogios con la película. Por otro, el gran público descubrió que el actor de Kentucky podía cantar extraordinariamente bien y, para sorpresa de muchos, ponerse en la piel de un personaje perverso, apenas adoptado por Depp a lo largo de  su carrera.

7. Donnie Brasco

En esta ocasión Depp comparte cartel con uno de los grandes actores de nuestro tiempo: Al Pacino. Este drama policíaco basado en hechos reales sirvió a Depp para demostrar que podía actuar desde la contención.

Además, fue un golpe de efecto para constatar que podía actuar al lado de otra estrella sin intentar emularla. En este sentido Donnie Brasco comparte algunos elementos con The Brave (único film dirigido por Depp) y Don Juan de Marco.

6. Dead Man

 

Johnny Depp en Dead Man

Las carreras profesionales de Johnny Depp y el director Jim Jarmusch se cruzaron en 1995. El fruto de este encuentro fue esta película, un extraño pero impactante western. El rey del cine independiente americano había alcanzado su trono con obras como Mistery train, Bajo el peso de la ley y Extraños en el paraíso.

Dead man no fue sino otro éxito de crítica que sirvió a Depp para instalarse en la cima del mundo interpretativo como el mejor actor de su generación.

5. ¿A quién ama Gilbert Grape?

Este título dirigido por Lasse Halltrom puso en relieve dos aspectos. Primero: Leonardo DiCaprio iba a ser una estrella de la interpretación. Segundo: se puede hacer un drama sobre la discapacidad sin recurrir al manido y falso sentimentalismo lacrimógeno. Depp, en esta ocasión, está arropado por otros actores emergentes, como el citado Dicaprio, o una jovencísima Juliette Lewis.

4. Sleepy Hollow

 

Johnny Depp en Sleepy Hollow

Se puede considerar que Ichabod Crane fue la génesis de la creación de varios personajes paridos por el propio Depp. El actor norteamericano puso en este papel el cimiento de un personaje, o, más bien, de varios personajes venideros: Bonka (Charlie y la fábrica de chocolate) y Jack Sparrow (la saga de Piratas del Caribe).

Además de la personal encarnación de este detective, la película no tiene desperdicio en lo que a dirección artística se refiere. Mención aparte merece el trabajo de Christopher Walken.

3. Ed Wood

Posiblemente sea, a día de hoy, el trabajo que más elogios ha recibido Depp por parte del público. En esta ocasión, de nuevo a las órdenes de Burton, Depp da vida a Ed Wood, considerado como el peor director de la historia del cine.

Fue un personaje que le permitió demostrar sus dotes para la comedia, que ya quedaron patentes en la fallida Benny and Joon. Eso sí, quedo eclipsado por la brillante actuación de su compañero de reparto, el veterano Martin Landau.

2. Miedo y asco en Las Vegas

Primera colaboración con el extridente, y genial, Terry Guilliam. Fue vapuledada por la crítica, pese a estar nominada a la Palma de Oro en Cannes.

No se sabe qué es mejor, si la novela de la que parte (escrita por Hunter S. Thompson), la dirección de Guilliam o la exagerada pero acertadísima interpretación de Johnny Depp. Drogas por doquier, alucinaciones, comedia, drama… Lo que queda claro es lo siguiente: o la adoras… o la odias.

1. Eduardo Manostijeras, el gran papel de Johnny Depp

Johnny Depp en Eduardo Manostijeras

Ni obtuvo premios, ni la consideración oportuna en su momento (allá, en el lejano 1990)… pero a lo largo de las dos décadas siguientes, Eduardo Manostijeras consiguió hacerse un enorme hueco en el corazón tanto de la crítica como del público.

No cabe duda de que el maquillaje ayuda a Depp… pero es, a su vez, indudable que el carisma y el sentimiento que aporta el actor oriundo de Owensboro (Kentucky) son insuperables en esta ocasión. Es imposible concebir un Eduardo sin Johhny Depp. Indispensable.

“Me encantó hacer ese papel, porque no hay nada cínico, hastío ni impuro en él. Casi es un chasco mirarme al espejo y darme cuenta de que no soy Eduardo”.

-Johnny Depp-