Las lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

Edith Sánchez·
22 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
15 Diciembre, 2019
En las 21 lecciones para el siglo XXI encontramos un conjunto de reflexiones lúcidas que nos permiten reparar en una serie de fenómenos que tienen lugar en el mundo actual. Hablaremos de profundos cambios en la política, la cultura y la realidad en general que nos afectan directamente.

Las 21 lecciones para el siglo XXI es una de las más recientes obras del profesor Yuval Noah Harari, historiador y escritor irsraelí, que se hizo famoso por obras como Sapiens: de animales a dioses y Homo Deus: breve historia del mañana. Su obra ha sido traducida a más de 40 idiomas y representa un enfoque novedoso sobre la realidad actual.

En 21 lecciones para el siglo XXI, Harari hace una lectura del mundo contemporáneo, que llama a la reflexión. Plantea, básicamente, que en la actualidad se ejerce una censura abierta y muy nociva. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, ya no se prohíbe la información, sino que se inunda de información a la sociedad. De este modo, quedan ocultos los asuntos de verdadera importancia.

Harari también aborda temas de palpitante actualidad como el poder, el papel de los grandes imperios, la inmigración, los nacionalismos, etc. La obra 21 lecciones para el siglo XXI se divide en cinco partes y cada una de ellas incluye un grupo de lecciones. Veamos cuáles son esos cinco bloques y a qué lecciones nos remiten.

En el pasado, la educación construyó identidades sólidas como casas de piedra. Ahora necesitamos construirlas como tiendas de campaña, que puedes doblar y mover”.

-Yuval Noah Harari-

Mano con bola del mundo para representar los países más resilientes

El desafío tecnológico, una de las lecciones para el siglo XXI

La primera parte de 21 lecciones para el siglo XXI está dedicada al desafío tecnológico. En esta parte, Harari incluye cuatro lecciones, relacionadas con la crisis actual de los valores liberales y los problemas implicados en las nuevas tecnologías.

Las lecciones son las siguientes:

  • Decepción. El relato liberal se impuso sobre el del fascismo y el comunismo. La libertad y la lucha por ella ha perdido paulatinamente su valor. Ahora hay mayor escepticismo y calan más los relatos fáciles.
  • Trabajo. La inteligencia artificial está desplazando a los seres humanos y en el futuro muchas profesiones y oficios desaparecerán. Surgirá una “clase inútil”: personas que no saben producir en ese nuevo contexto.
  • Libertad. Los macrodatos nos están observando constantemente y sin quererlo les hemos transferido el poder de tomar decisiones por nosotros. Se abren las puertas a una dictadura digital.
  • Igualdad. Quienes poseen los datos, poseen también el futuro. El poder está en manos de las grandes corporaciones tecnológicas, que en el futuro podrían manejar el mundo a su antojo.

El desafío político

El segundo bloque de temas de las 21 lecciones para el siglo XXI tiene que ver con el desafío político. Dicho bloque se divide en los siguientes apartados:

  • Comunidad. Pese a que los seres humanos tenemos cuerpo, las comunidades virtuales están cada vez más extendidas.
  • Civilización. Actualmente la mayor parte del mundo constituye una misma civilización. Las diferencias se diluyen cada vez más.
  • Nacionalismo. La mayoría de los problemas actuales son de orden global, no nacional.
  • Religión. Las religiones siguen cumpliendo un importante papel, como aglutinantes de ficciones compartidas.
  • Inmigración. La inmigración es exitosa siempre que el inmigrante abandone su cultura de origen. Se está pasando del racismo al “culturismo”.

Desesperación y esperanza

En esta sección, Harari señala que la humanidad puede mantenerse a flote, siempre que se logre conservar la calma y evitar los miedos irracionales. Para lograrlo, para él es necesario consolidar los valores laicos por su poder racional.

Las lecciones en este caso son:

  • Terrorismo. El terrorismo está sobredimensionado. No nos asustemos.
  • Guerra. El belicismo está ganando terreno y nunca se debe subestimar la estupidez humana.
  • Humildad. Cada persona y cada cultura debe entender que no es el centro del mundo.
  • Dios. Ser creyente no es sinónimo de ser ético.
  • Laicismo. Son más confiables quienes aceptan su ignorancia, que quienes se proclaman portadores de la verdad.

La verdad

En esta sección, Harari habla acerca de la importancia de combatir los prejuicios y hallar fuentes confiables para formar nuestro criterio. Este bloque incluye cuatro lecciones:

  • Ignorancia. Sabes menos de lo que la avalancha de información te hace creer.
  • Justicia. La justicia no está en valores abstractos, sino en una valoración razonable de las causas y los efectos que tienen las decisiones y las conductas.
  • Postverdad. La verdad y el poder solo viajan juntos durante un tramo. Tarde o temprano el poder tendrá que construir ficciones.
  • Ciencia ficción. El libro Un mundo feliz es el más profético de cuantos se han escrito.
Hombre con la memoria iluminada

La resiliencia

La última sección de las 21 lecciones para el siglo XXI habla acerca de la importancia de reconocer que los relatos tradicionales ya no explican el mundo, pero al mismo tiempo no han surgido nuevos relatos con la suficiente capacidad para explicarlo.

Frente a este tema, hay tres lecciones a tomar en cuenta:

  • Educación. El objetivo de la educación ya no es adquirir información, sino desarrollar la capacidad para darle sentido a la misma.
  • Significado. La vida no es un relato y es importante aprender a distinguir ficción y realidad.
  • Meditación. La posibilidad de elegir todavía existe, pero probablemente se perderá. Observemos.

Las lecciones para el siglo XXI, como se ve, nos plantean reflexiones para las que no hay respuestas cerradas. Se refieren a puntos de inflexión en el mundo actual, sobre los que vale la pena detenerse a pensar.

Harari, Y. N. (2018). 21 lecciones para el siglo XXI. Debate.