Las 55 mejores frases de Louise Hay

Louise Hay es uno de los mejores ejemplos de superación que han decidido plasmar su filosofía sobre el papel. Aquí puedes leer sus mejores frases.
Las 55 mejores frases de Louise Hay
Gema Sánchez Cuevas

Escrito y verificado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Última actualización: 21 diciembre, 2021

Las frases de Louise Hay hablan de gratitud, amor y sanación. Son un regalo para todo aquel que quiera reflexionar, aprender y crecer a nivel personal. Un legado repleto de sabiduría que vale la pena leer o recordar, en caso de ya haber pasado por él, en varios momentos de nuestras vidas.

Louise Hay fue una escritora y oradora estadounidense. Es considerada como la madre del crecimiento personal y la precursora de los libros de autoayuda. Dos de sus bestsellers más conocidos son Usted puede sanar su vida (1984) y El poder está en ti (1991). Ambos dejan claro que para avanzar, crecer y fortalecernos tenemos que descubrirnos y conocernos. Al igual que nos avisa de lo peligroso que puede ser utilizar mal el poder de nuestros pensamientos.

Su filosofía personal estuvo marcada por una infancia traumática y una adolescencia marcada por el abuso. Un camino repleto de heridas emocionales, raíces de una baja autoestima que con el paso de los años aprendió a gestionar a través de la meditación, las afirmaciones positivas y diversas prácticas espirituales.

Gracias a ello, Louise Hay aprendió a amarse a sí misma, a soltar el rencor por las experiencias traumáticas vividas y a perdonar a quienes tanto sufrimiento le causaron. Sus frases son un espejo honesto: transmiten todo lo aprendido en ese emocionante viaje por el tiempo que es la vida. Grandes lecciones que conviene guardar como un kit de salvamento para nuestros momentos más grises.

Louise Hay

La importancia del presente

“El poder está siempre en el momento presente”.

El presente es la oportunidad. El momento más valioso y único para actuar. El instante a partir del cual vivir conectados a nosotros mismos y ser capaces de elegir qué hacer en nuestras vidas y disfrutar.

Vivir con prisas, enfocados en lo que deseamos o esclavizados a lo que un día vivimos nos impide sentir el ahora. Louise Hay lo tenía muy claro: el poder de disfrutar y cambiar reside en el hoy. El resto solo es culpa o ilusión.

El perdón como acto liberador

“El perdón es para ti porque te libera. Te permite salir de la prisión en la que estas”.

Esta es una de las frases de Louise Hay que necesitamos tener en cuenta cada día. Perdonar es un acto liberador que nos permite liberarnos de las ataduras de la amargura y el pasado. Una decisión personal, no una obligación.

El perdón es el salvavidas del odio y el rencor. La oportunidad de romper y sanar el resentimiento producido por aquello que tanto nos hirió.

Mano con corazón

La comprensión del comportamiento de nuestros padres

“Si quieres entender más a tus padres, haz que hablen sobre su propia infancia; y si escuchas con compasión, aprenderás de donde vienen sus miedos y patrones rígidos”.

Probablemente, esta sea una de las frases de Louise Hay que más nos invita a la reflexión en el campo de las relaciones familiares, aunque bien puede extenderse a todo tipo de relaciones. En esos momentos en los que no comprendemos a nuestros padres, viene bien tenerla presente.

Cada uno de nosotros somos una colección de historias y experiencias, un cúmulo de circunstancias y conocimientos que hemos ido aprendiendo a lo largo del tiempo. Y es la infancia una de las etapas más vulnerables a las influencias externas. Nacemos como esponjas que absorben el mundo que les rodea. De ahí que muchos de nuestros comportamientos y perspectivas sobre la vida tengan su origen en nuestros primeros años. Todo influye.

Por eso es importante tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones cada uno de nosotros actúa de la mejor manera posible, de la única forma que sabe. Puede no ser la correcta o la adecuada, pero es la opción que mejor consideramos en ese momento por el peso de nuestro bagaje. Y al igual que nosotros, nuestros padres, amigos o pareja. Otra de las frases de Louise Hay lo refleja muy bien:

“Si tu madre no sabía cómo amarse a si misma, o tu padre no sabía cómo amarse a si mismo, sería imposible para ellos enseñarte cómo amarte a ti mismo. Estaban haciendo lo mejor que podían con lo que se les había enseñado de niños”.

Además, nos invita a reflexionar sobre las consecuencias de las heridas emocionales en los demás. Si nuestros padres son vulnerables al abandono o al rechazo, carecen de amor propio o no saben gestionar sus emociones, de algún modo nos influirá, sobre todo en la infancia. Sus heridas empañan todo su ser, las llevan a cuestas e influyen en sus comportamientos y formar de sentir.

Quizás, cuando éramos pequeños, no entendíamos demasiado. Sin embargo, más adelante, con el desarrollo de nuestras capacidades cognitivas, muchos de nosotros hemos llegado a ser conscientes del peso de sus heridas y de cómo estas nos han influenciado. Muchas de las decisiones que tomaron no fueron conscientes y en muchos casos lo hicieron lo mejor que pudieron, anteponiendo nuestros intereses a los suyos en un ejercicio de generosidad que, a medida que pasan los años, más nos asombra.

Familia de papel unida por un pactos de silencio

El amor como motor de la vida

“El amor es la gran cura milagrosa. Amarnos a nosotros mismos hace milagros”.

Para Louise Hay, el descubrimiento del amor propio supuso un antes y un después. Antes de quererse, se despreciaba, se trataba mal y se culpaba por todo. Era su enemiga. Una vez que abrió los ojos al amor, todo adquirió un color diferente. Comenzó a respetarse, a cuidarse y valorarse como se merecía y a partir de ahí, todo cambió.

“Ama quién eres y qué eres y lo que haces”.

El amor es el motor de la vida; una cura milagrosa, como expresa Louise Hay, que cuando entra en nuestra vida transforma lo que encuentra a su paso. Cuando nos amamos, tenemos el poder para cambiar y reconstruirnos, y sobre todo para sanar nuestras partes rotas. Ahora bien, si nos cerramos a él, es fácil que quedemos atrapados por el sufrimiento, la desidia y el estancamiento.

La creación de lo que pensamos

“Si quiero creer que la vida es solitaria y que nadie me ama, eso es lo que encontraré en mi mundo”.

Esta es otra de las frases de Louise Hay que tener presente cada día. Lo que creemos, creamos. La perspectiva que elijamos determinará nuestro día a día. Y en eso, mucho tienen que decir nuestros pensamientos. La calidad de nuestras creencias nos otorgará o nos arrebatará poder. De ahí que cuidar nuestros pensamientos sea tan importante. Tienen el poder de transformar nuestra vida y determinar cómo nos sentimos.

Como vemos, las frases de Louise Hay son un valioso legado, no solo por lo que transmiten, sino también por todo lo que inspiran. A través de ellas, nos invita a conocer el mundo desde otra perspectiva, esa donde el amor y el perdón imperan. Palabras a las que podemos recurrir si necesitamos reflexionar y crecer.

Los errores como oportunidades para aprender

“Cuando me equivoco, me doy cuenta que no es más que una parte de mi proceso de aprendizaje”

Para Louise Hay nuestras equivocaciones son oportunidades para aprender. Sin embargo, para la mayoría de las personas las fallas son lo menos esperado, pero aún así suceden.

Existen muchos motivos que pueden que nos equivoquemos. Entre ellos están la desatención, la falta de interés, una excesiva carga cognitiva, una deficiencia intelectual, timidez, desequilibrio emocional, prejuicios, etc.

En estos casos, cuando el desacierto ocurre, podemos asumir 2 posturas:

  • Ignorarlos, intentar ocultarlos, no reconocerlos, buscar culpar a otros.
  • Aprender de ellos, descubrir la oportunidad que nos ofrece para mejorar.

Aprender de los errores es la mejor alternativa e implica hacer de los mismos una lección. El objetivo es ser mejores personas y actuar mejor en situaciones futuras.

A veces, no resulta una tarea fácil. Sabemos que los fracasos pueden despertar mucha frustración. No obstante, en estas situaciones podemos traer a colación este pensamiento y, poco a poco, empezar a ver a las fallas desde otra perspectiva.

Llegará un punto donde reconozcamos que, mientras más errores cometamos, menos posibilidades tendremos de hacer mal las cosas. Así, seremos personas más experimentadas y estaremos más orientadas a nuestros objetivos.

Otras frases célebres de Louise Hay

Si todo este conocimiento concentrado no ha sido suficiente para ti, aquí tienes más frases de esta increíble autora. No te las pierdas.

  1. Cuando hay un problema, no hay algo que hacer, hay algo que saber.
  2. Con cada pensamiento que pensamos está creando nuestro futuro.
  3. A medida que mi mente puede concebir más bien, las barreras y los bloques se disuelven. Mi vida está llena de pequeños milagros apareciendo de la nada.
  4. La puerta de mi corazón se abre hacia dentro. Paso del rencor al Amor.
  5. Soy una persona capaz y puedo hacer frente a cualquier cosa.
  6. Creo que creamos nuestra propia vida. Y la creamos por nuestro pensamiento, patrones de sentimientos en nuestro sistema de creencias.
  7. No importa el lugar donde vivimos en el planeta o lo difícil que nuestra situación parezca ser, tenemos la capacidad de superar y trascender nuestras circunstancias.
  8. Cada día me ofrece una nueva oportunidad. El ayer ya ha concluido. Hoy es el primer día de mi futuro.
  9. El poder está siempre en el momento presente.
  10. Desearía que se enseñase pronto a los niños que nuestro pensamiento crea nuestras experiencias.
  11. Tu mente es una herramienta que puedes optar por utilizar de la forma que quieras.
  12. Todos los eventos que has experimentado en tu vida hasta este momento han sido creados por tus pensamientos y creencias que has tenido en el pasado. Fueron creados por los pensamientos y palabras que usaste ayer, la pasada semana, el pasado mes, el pasado año.
  13. La responsabilidad es tu habilidad para responder a una situación. Siempre tenemos una opción.
  14. Yo no corrijo problemas, corrijo mi pensamiento. Luego los problemas se corrigen a sí mismos.
  15. Me perdono por no ser una persona perfecta. Vivo de la mejor manera que sé.
  16. No me distraeré con el ruido o contratiempos. La paciencia, el compromiso, la gracia y el propósito me guiarán.
  17. Sé que los viejos patrones negativos ya no me limitan. Me despojo de ellos sin esfuerzo.
  18. Aprende del pasado y déjalo ir. Vive en el presente.
  19. Debes saber que siempre estás seguro. Y que es posible moverte desde lo antiguo hasta lo nuevo, fácil y pacíficamente.
  20. Hoy escucho mis sentimientos y soy amable conmigo mismo. Sé que todos mis sentimientos son mis amigos.
  21. Todos los cambios que tengo ante mí en la vida son positivos.
  22. Cada día es una nueva oportunidad. Elijo hacer de este un gran día.
  23. No hay problema, ni demasiado grande ni demasiado pequeño, que el amor no pueda resolver.
  24. Algunas personas prefieren dejar el planeta que cambiar.
  25. Me concedo el don de librarme del pasado y me adentro con júbilo en el Ahora.
  26. Cuanto más autoodio y culpa tenemos, menos funciona nuestra vida.
  27. El humor y la alegría contribuyen a mi bienestar general.
  28. El amor es la gran cura milagrosa. Amarnos a nosotros mismos hace milagros en nuestras vidas.
  29. Deberías respirar profundamente y cantar “el dinero fluirá fácilmente y sin esfuerzo a mi vida” tan a menudo como puedas. Las cosas comenzarán a cambiar tras un mes. Si crees que serás financieramente seguro, te estas abriendo a cambios.
  30. Recuerda, en la gran infinidad de la vida, todo es perfecto, entero y completo, y también lo eres tú.
  31. La vida es una lotería que ya hemos ganado. Pero la mayoría de la gente no ha cobrado sus boletos.
  32. Ama tu negatividad. Reconoce que la has creado para cubrir una necesidad. Ahora estás encontrando nuevas y positivas maneras de descubrir esas necesidades.
  33. La vida quiere que tengas paz mental, alegría interior, confianza, una gran autoestima y amor propio.
  34. El mejor regalo que puedo hacerme es mi amor incondicional.
  35. Cuanto más agradecido estoy por la riqueza y abundancia en mi vida, más razones tengo para estarlo.
  36. No puedo cambiar a otras personas. Dejo a los demás ser como son y simplemente me amo tal como soy.
  37. Todas las personas tienen algo que enseñarme. Hay un propósito para que estemos juntos.
  38. Me siento segura cuando expreso mis sentimientos. Puedo estar sereno en cualquier situación.
  39. Mi corazón es el centro de mi poder. Sigo a mi corazón.
  40. Las personas que se aman a sí mismas y sus cuerpos, no abusan de sí mismos ni de otros.
  41. Ninguna persona, ningún lugar y ninguna cosa tiene poder sobre nosotros, porque nosotros somos los únicos pensadores en nuestra mente. Cuando creamos paz, armonía y balance en nuestras mentes, la encontraremos en nuestras vidas.
  42. Consigo la ayuda que necesito, y ésta puede llegar de cualquier parte. Mi sistema de apoyo es sólido y afectuoso a la vez.
  43. No es divertido ser una víctima. Rechazo volver a sentirme una persona indefensa. Reclamo mi fuerza.
  44. Creo un mundo libre de estrés para mí.
  45. Sé que no me puedo responsabilizar de otras personas. Todos estamos bajo la ley de nuestra propia conciencia.
  46. Soy capaz de perdonar; soy afable. afectuoso y amable, y sé que la vida me ama.
  47. Tu seguridad no es tu trabajo, ni tu cuenta bancaria, ni tus inversiones, ni tu cónyuge, ni tus padres. Tu seguridad es tu capacidad de conectarte con el poder cósmico que crea todas las cosas.