La preciosa leyenda del diente de león

¿Alguna vez has pedido un deseo al soplar un diente de león? Esta planta medicinal encierra en sus hojas, semillas y raíces, una leyenda maravillosa que cuenta ya con más de un siglo de antigüedad. ¿Te animas a descubrirla?
La preciosa leyenda del diente de león
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 11 noviembre, 2022

El diente de león es una pequeña flor silvestre de color amarillo (aparentemente) de lo más común. Hay quien las odia, quien las ve como simple mala hierba que enturbia el equilibrio de un jardín o de una parcela de cultivo. Lo hacen sin saber que sus raíces aportan al suelo buenas cantidades de nitrógeno y minerales. Otros la aprecian por sus múltiples fines medicinales.

De hecho, no podemos olvidar que los médicos árabes ya se servían de ella para elaborar múltiples remedios en los siglos X y XI. Se usaban para la fiebre, el dolor de muelas, los problemas urinarios, la anemia, el estreñimiento, la artritis, la diabetes, los problemas de la vesícula biliar, la acidez estomacal, las irritaciones de la piel, etc.

Ahora bien, lo que ya no es tan conocido sobre la taraxacum officinale es que es uno de los elementos más mágicos de la naturaleza. Alrededor de esta planta sencilla y casi vulgar se erige toda una antropología de lo místico y lo espiritual. Fascina por su transformación y hechiza por las leyendas que se han construido a su alrededor…

La planta del diente de león está conformada por muchas flores individuales en miniatura llamadas flores liguladas, que se abren al amanecer y se cierran por la noche. Esto les ha otorgado un atractivo único para muchas culturas.

Mujer soplando para cumplir la leyenda del diente de león
La forma de las hojas de esta planta se asemeja a un diente de león, de ahí su nombre.

La leyenda del diente de león y el ángel que buscaba una flor

La leyenda del diente de león apareció recogida por primera vez en 1918 en el libro La hora de los niños. Se trata de un conjunto de fábulas que se publicaban de forma semanal en muchos periódicos desde 1908. Más tarde, y debido al éxito, terminó convirtiéndose en un volumen de cuentos y leyendas que tuvo bastante éxito en el mundo infantil y juvenil.

El título, La hora de los niños, se inspiraba en un poema de Henry Wadsworth Longfellow. En aquellos versos explicaba que ese instante en que el día se encuentra con el atardecer, es el momento perfecto para inventar, para dejar paso a la fantasía, los juegos y la imaginación. Ese espacio de tiempo está hecho para la infancia y, es en dicho contexto, donde surgió la leyenda de esta flor tan especial.

Los ángeles de la naturaleza eligen su elemento favorito

Cuenta la fábula que los ángeles de la naturaleza se reunieron un día para que cada uno decidiera qué elemento era al que querían representar. En ese universo de los bosques, las praderas y las montañas, cada cual debía revelar cuál era su ser favorito y por qué. Muchos tenían ya clara su respuesta. Algunos eligieron los ríos, los lagos o los arroyos.

Muchos optaron por elegir algún tipo de árbol: álamos, chopos, encinas, olmos, pinos... Abundaban los ángeles de las rocas, los que designaron como su elemento favorito a la obsidiana, el cuarzo, la diorita, la milonita, etc. Así, y como era de esperar, muchos de estos seres mágicos eligieron innumerables flores para ser sus protectoras, representarlas y cuidarlas.

Sin embargo, entre toda esa congregación de ángeles de la naturaleza hubo uno que era conocido por su indecisión. No sabía qué elemento elegir y, aunque tenía claro que su predilección eran las flores, no sabía por cuál optar. Así que decidió hablar con todas ellas…

De entre todo el reino de las flores, el diente de león es la más humilde y sencilla, según la leyenda.

El ángel que hablaba con las flores y quedó cautivado por una

La leyenda del diente de león nos revela que en el reino de las flores la mayoría de ellas son petulantes. Todas excepto una. Nuestro ángel indeciso estuvo casi una semana dialogando con cada una. El tulipán, por ejemplo, le contó que su deseo era vivir en los jardines de los castillos para que príncipes y princesas admiraran su belleza.

Cuando habló con las rosas obtuvo un comentario semejante, se enorgullecían de su fragancia y ansiaban estar en las tierras más refinadas para conquistar con su fragancia a las personas más selectas. Azucenas, dalias, peonias, hortensias y lirios… La mayoría de las flores resultaron ser egoístas y engreídas; ninguna lograba cautivar al ángel de la naturaleza.

Hasta que, en un momento dado, sentado en una roca, descubrió una flor amarilla discreta, sencilla, pero de tono optimista. Cuando empezó a hablar con ella descubrió a una criatura sencilla que no deseaba vivir en otro lugar más que donde el viento la llevara. Amaba la tierra, el cielo, la lluvia y cada elemento de la naturaleza. No pedía más…

imagen para representar la leyenda del diente de león
Todos aprendemos desde niños que, cuando se sopla un diente de león, hay que pedir un deseo.

El diente de león, la flor que cumple los deseos de los niños

El ángel no dudó en reunirse junto a sus compañeros para anunciar su elección: el diente de león. Cabe señalar que el resto de compañeros no entendieron por qué había elegido una flor tan discreta, sencilla y vulgar. Él no dudó en defenderla. El proceso de transformación del diente de león simboliza el sol, la luna y las estrellas.

Esta planta fascinante nace siendo una bola de fibras amarillas, muy semejante al astro que nos da la vida. Más tarde, adquiere una forma redonda, esponjosa y de color plateado, como la Luna en las noches de verano. Seguidamente, para esparcir sus semillas, se separa y recorre grandes distancias, como pequeñísimas estrellas fugaces llevadas por el viento.

Todos quedaron cautivados por ese razonamiento. Y tal fue el cariño que el ángel desarrolló por su querida flor, que le otorgó un poder, una facultad muy especial. Cada vez que los niños soplaran sus semillas, uno de sus deseos se haría realidad. Desde entonces, tal y como cuenta la leyenda del diente de león, todos crecemos soplando a esta planta esperando que nuestros sueños se cumplan.

Te podría interesar...
La leyenda del laurel, o la corona triunfal
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La leyenda del laurel, o la corona triunfal

La leyenda del laurel comienza en la mitología griega y desde allí pasó a Roma, convirtiéndose para siempre en un símbolo de gloria.



  • Bayley, Carolyn (1908) For the Children's Hour. New York (Yesterday's Classics)