En cada libro hay una frase que te está esperando para ser tuya

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 5 agosto, 2016
Cristina Medina Gomez · 5 agosto, 2016

El libro y las personas tenemos muchas cosas en común, entre ellas que ambos somos infinitos. Por eso, leer no significa solamente pasar el tiempo, también nos puede ayudar a conocernos mediante las palabras de otros.

Leer es un viaje que puede llevarnos a mundos desconocidos, incluso dentro de nosotros mismos: atrévete a viajar, porque cuanto más lejano sea ese viaje, más profunda será la personalidad que logres y más fácil te será que alejes aquello que te daña.

El libro es infinito, siempre tiene algo que revelar

Ya lo dijo Borges, que siempre imaginó que el paraíso sería algún tipo de biblioteca. Y es verdad que una biblioteca es, cuanto menos, infinita, porque en la literatura hay conquistas, historia, amor, fantasías, pensamientos; pero, sobre todo, tantas opciones como plumas para escribirlas.

chica con vestido blanco sobre un libro

Una vez que nos adentramos en un libro, su autor nos brinda la oportunidad de apoderarnos de algo que antes fue suyo. Nos ofrece su universo interior para que cada lector tenga la oportunidad de conocerlo, interpretarlo y, especialmente, reinventarlo. A veces, en un libro hay frases que nos esperan para convertirse en nuestras: quieren que las descubramos para que también nos descubramos a nosotros mismos.

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un amigo que perdona; destruido, un corazón que llora”

-Proverbio hindú-

El significado de la palabra también se convierte en infinito, porque con ella despertamos mundos que, posiblemente, no podríamos imaginar sin la ayuda de un libro. Así, ¿no es cierto que, en ocasiones, estos universos infinitos e irreales viven fervientemente dentro de nosotros? Hagámonos dueños de estos mundos, porque ellos nos llevan a adentrarnos en partes propias que tampoco podríamos haber imaginado de otra manera.

Leer es un viaje interior

Hay situaciones en las que la tristeza es tan grande que nos parece imposible exteriorizar aquello que tenemos dentro. Ya lo dijo Julio Cortázar, “las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”. Por eso es curioso que sean las propias palabras las que hacen que la ilusión vuelva a nosotros.

Son algunas frases las que pueden ayudarnos a ver lleno un vaso que hasta hace poco estuvo vacío, por lo que tenemos que ser conscientes del poder que estas pequeñas gigantes tienen en las personas.

Una de las mejores cosas de ir de viaje es conocer la infinidad de realidades que nos brinda el mundo. Formas de vida que hasta hace poco se nos podían ocurrir impensables, o que ni siquiera se nos había ocurrido, ahora nos provocan admiración e incluso curiosidad al pensar en ellas. Lo mismo ocurre cuando leemos, aunque en esta ocasión el viaje más lejano nos puede llevar al conocimiento más profundo.

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”

-Emily Dickinson-

Mujer tomando café sentada en el suelo con libros

Aceptar que en cada uno hay sendas más difíciles de caminar también es parte de la vida y la solución no es huir de ellas sino transitarlas: cuanto más tiempo nos lleve, mayor será la recompensa y más cómplices seremos de nosotros mismos.

Estás preparado: cambia tu mundo, conviértelo en literatura

Es cierto que crear mundos imaginarios puede ser más fácil que cambiar el mundo real, pero todo lo que  nos rodea hoy seguramente tuviese una base utópica en sus orígenes: Piensa, ¿y si Colón no hubiese querido demostrar que la tierra no era plana?

Es bueno creer en lo imposible, porque quizá algún día seamos capaces de hacerlo realidad: lo importante es no perder la ilusión por aquello que nos da motivos para trazar un sentido.

“No olvides que lo que llamamos hoy realidad fue imaginación ayer”

-Saramago, del libro El hombre duplicado-

Ya sabemos que la realidad es subjetiva y que con una actitud positiva podemos amoldarla a nosotros mismos. Por eso hemos de creer en ello y perseguir los sueños que tengamos, aunque a veces parezcan inalcanzables. Escojamos esas pequeñas frases de los libros que nos marcan y escribamos nuestra historia: ya tenemos algunas ideas, ahora es el momento de que inventemos nuevas formas de ser felices.