Lo tengo todo, pero no soy feliz: ¿por qué ocurre?

05 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Lo tienes todo, pero aún así no te sientes satisfecho y aún menos feliz. ¿A qué se debe? En realidad, todo aquello que tienes no garantizará tu satisfacción. La auténtica felicidad requiere estar bien con uno mismo. Lo analizamos.

Lo tengo todo, pero no soy feliz. Dispongo de todas esas cosas que deberían hacerme sentir bien, satisfecho conmigo mismo: buen trabajo, familia, una pareja que quiero… Mi vida, en apariencia, está completa, pero aún así me embarga la sensación de vacío, de insatisfacción e incluso de malestar. ¿Cuál es la causa? ¿Por qué me siento de este modo?

Erich Fromm señaló una vez con gran acierto que “si no somos felices con todo lo que tenemos, tampoco lograremos serlo con aquello que nos falta”. Sin embargo…. ¿qué es realmente eso en concreto que está ausente en nosotros? ¿Es la autoestima, es quizá la autorrealización, esa área que Abraham Maslow situó en la cumbre de su pirámide de necesidades humanas?

En realidad, esta es una cuestión que se plantean muchas personas con frecuencia. La sensación de que lo tenemos todo y aún así nos falta un algo tan profundo como determinante que no sabemos definir, es una experiencia recurrente. Ante este tipo de circunstancias, solo cabe una opción: detenernos, tomar contacto con nosotros mismos y dar respuesta a una serie de preguntas.

Las analizamos.

chico de espaldas preguntándose Lo tengo todo pero no soy feliz

Lo tengo todo, pero no soy feliz: causas que debemos considerar

Nos hemos habituado a escuchar eso de que la felicidad no está en el exterior, se halla en nuestro interior. Sin embargo… ¿qué queremos decir realmente con esta expresión? La verdad es que resulta muy complicado buscar algo dentro de nosotros mismos cuando en las profundidades del propio ser, solo habita la insatisfacción, la frustración y la sensación de vacío.

Antoine de Saint-Exupéry nos recordaba aquello de “lo esencial es invisible a los ojos”. Nuestra sociedad nos repite también con frecuencia aquello de que menos es más, que debemos aprender a ser felices con lo mínimo. Ahora bien, muchos de estos enfoques nos llevan a menudo al equívoco, por que pasan por alto un hecho determinante: la felicidad solo es posible si hay salud mental.

Se necesita por tanto mucho, muchísimo para ser feliz: necesitamos una autoestima saludable, habilidades para manejar los problemas, competencias para comprender las propias emociones y las ajenas… Necesitamos también una identidad definida, ser asertivos, disponer de buenas habilidades sociales y herramientas para afrontar el estrés, los fracasos, la incertidumbre, las decepciones…

De este modo, cuando nos digamos aquello de lo tengo todo, pero no soy feliz, tal vez debamos hacer un acto de profunda reflexión. Conozcamos por tanto qué áreas pueden mediar en este tipo de percepciones.

La insatisfacción crónica

Hay quien rara vez experimenta satisfacción, quien nunca llega a sentir el cosquilleo de la felicidad que abraza, que nutre y libera. Esto puede deberse a lo que conocemos como síndrome de insatisfacción crónica o bovarismo (por Madame Bovary, el personaje de Gustave Flauvert). En este caso, lo que define a dichas personas es lo siguiente:

  • Presentan unas expectativas irreales. Tienen una concepción sobre cómo deberían ser las cosas claramente imposibles e irreales.
  • Se plantean unas metas imposibles.
  • Tienen una visión distorsionada de la realidad. Solo ven lo que se ajusta a sus perspectivas. A veces, aunque las cosas salgan bien, se focalizarán en los factores más negativos.
  • Falta de autoconocimiento. No tienen clara su identidad, lo que quieren realmente, lo que esperan de sí mismos, no saben cuáles son sus virtudes, sus defectos…

Tu vida no se ajusta a tus valores o necesidades auténticas

Tienes un trabajo, pero no es el trabajo con el que soñabas. Tienes una pareja, pero aunque te llevas bien y quieres a esa persona, percibes que falta la pasión, la ilusión… Puede que el estilo de vida que lleves sea satisfactorio, pero en realidad no se ajusta a tus auténticas necesidades. Es posible que en el fondo de tu ser, anheles otras cosas.

Cuando nos decimos aquello de lo tengo todo, pero no soy feliz, es posible que en realidad lo que tengamos no nos guste realmente ni se ajuste a los propios valores. Puede que nos hayamos acomodado a la fuerza, adaptado a lo que nos rodea sin preguntarnos realmente si era lo que deseábamos.

La felicidad no es importante, lo decisivo es estar bien contigo mismo (y tú no lo estás)

Uno puede tener trabajo, familia, buenos amigos, una casa y estabilidad financiera. Aparentemente, “lo tiene todo“, pero aún así abruma el malestar, la preocupación, la angustia y la infelicidad. Lo más complicado es que quien lo tiene todo no se atreve a evidenciar su sufrimiento interno porque piensa que nadie podrá entenderlo. Y algo así, incrementa aún más la angustia.

Es importante considerar un aspecto. A menudo, detrás de estas situaciones puede esconderse una depresión. Así, estudios como los realizados en las Universidades de Oslo por el doctor Teemu Risanen indican que la insatisfacción vital suele relacionarse con una depresión mayor. Es decisivo, por tanto, tomar conciencia de ello y recibir ayuda especializada cuando lo necesitemos.

Mujer mirando al mar pensando en lo tengo todo pero no soy feliz

Lo tengo todo, pero no soy feliz: ¿tomas el control de tu vida o te dejas llevar?

¿Actúas o te dejas llevar? ¿Decides por ti o son otros los que deciden por ti?… A veces, casi sin saber cómo, llegamos a un punto en nuestra vida en el que empezamos a actuar por inercia. Caemos en la espesura de las rutinas, en esa cotidianidad en la que se van limando las ilusiones para encajar en lo que otros esperan de nosotros.

Poco a poco, quedamos encerrados en una cárcel de barrotes invisibles, en un espacio del que ya no tenemos el control. El trabajo marca nuestras jornadas y la familia nuestras obligaciones. En ese pequeño universo no encontramos rincones para nosotros y entonces, se esfuman los sueños, las esperanzas, las secretas ilusiones…

Cuando nos digamos aquello de lo tengo todo, pero no soy feliz, tal vez sea el momento de hacer un cambio. No hace falta iniciar una revolución ni tampoco hacer un reinicio partiendo de cero. En ocasiones, basta con preguntarnos qué queremos realmente para darnos lo que necesitamos. Para eso, se necesita solo decisión y amor propio.

Porque la felicidad, también es autocuidado, tengámoslo presente…

  • Gaultier, J. (1892) Le Bovarysme, la psychologie dans l’œuvre de Flaubert. París: Libraire Léopold Cerf.
  • Rissanen, Teemu & Viinamäki, Heimo & Honkalampi, Kirsi & Lehto, Soili & Hintikka, Jukka & Saharinen, Tarja & Koivumaa-Honkanen, Heli. (2011). Long term life dissatisfaction and subsequent major depressive disorder and poor mental health. BMC psychiatry. 11. 140. 10.1186/1471-244X-11-140.