Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm

Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm

Valeria Sabater 9 diciembre, 2017 en Psicología de la personalidad 0 compartidos
rostros representando los tipos de personalidad según Erich Fromm

Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm están basados en el principio de productividad. Según el célebre psicoanalista solo una de esas cinco tipologías es capaz de invertir en su propia libertad, de conquistar su independencia emocional y personal. El resto, en cambio, vendría a representar un tipo de filosofía existencial más interesada, materialista e improductiva.

Teorías sobre la personalidad hay muchas. De hecho, hasta es posible que a estas alturas más de uno sienta cierta contradicción. Tenemos la teoría de la personalidad de Jung, la de Carl Rogers, la de Cattell, la de Eysenk o la de los cinco grandes de Costa y McCrae… ¿Significa esto que a día de hoy la ciencia del comportamiento aún no se ha puesto de acuerdo en esto de definir el carácter y rasgos de la personalidad humana?

Cada corriente, cada escuela psicológica y cada autor enuncia desde sus propios modelos teóricos una definición particular sobre la personalidad. Así, la tipología desarrollada por Erich Fromm en su momento partió desde un interesante enfoque basado en la filosofía humanista que, lo creamos o no, la hace verdaderamente útil en la actualidad.

Si había algo en lo que creía este psicólogo social y autor de “El arte de amar” o “El miedo a la libertad” era en la firme obligación del ser humano de conseguir una auténtica autonomía, en invertir en su independencia mientras se respeta las de los demás. Lograrlo, según Erich Fromm, es sinónimo de productividad.

hombre con los brazos extendidos representando los tipos de personalidad según Erich Fromm

Los tipos de personalidad según Erich Fromm

La teoría de la personalidad de Erich Fromm, psicoanalista neo-freudiano, se basa en dos necesidades primarias: la necesidad de libertad, como ya sabemos, y la necesidad de pertenencia. Así, cuando leemos su obra, hay un hecho que suele llamarnos la atención: Fromm tenía una visión del ser humano algo negativa, lo veía demasiado pasivo y motivado solo por su necesidad de consumo.

Por ello, en gran parte de sus trabajos se nos anima a favorecer nuestro desarrollo personal, a dejar a un lado nuestra dependencia por los factores externos, los bienes materiales o la necesidad de triunfo y reconocimiento para invertir en cualidades como el amor, el respeto, la creatividad o la humildad.

De este modo, y a pesar de que el carácter y la personalidad humana está muy arraigada y es difícil de cambiar, bastaría con que fuéramos un poco más conscientes de nuestras tendencias y actitudes para comprometernos con el cambio. Veamos ahora cuáles son esos 5 tipos de personalidad según Erich Fromm.

1. La personalidad perceptiva

El tipo receptivo se caracteriza por la constante necesidad de recibir aprobación y reconocimiento de los demás. Ahora bien, lo más llamativo de este perfil de personalidad es que ese apoyo que reciben no lo suelen devolver, no hay una inversión para con el otro ni una atención recíproca.

Asimismo, suelen caracterizarse también por mostrar escasas habilidades sociales, dificultad para tomar decisiones y una clara infravaloración de su propio potencial humano.

2. Personalidad del explotador

De entre los 5 tipos de personalidad, según Erich Fromm esta es sin duda una de las más comunes según el propio autor. Hace referencia a ese tipo de perfiles que establecen vínculos y relaciones con los demás por puro interés, por beneficio propio e incluso como dijo Fromm en su momento, “por interés comercial”.

El tipo explotador está dispuesto a mentir y a manipular para obtener lo que necesitan, y lo logran al centrar su interés en personas con baja autoestima para explotarlas.

Cabeza de una persona manipulada

3. El acumulador

El perfil acumulador o de acaparamiento hace referencia a esas personas que solo tienen un objetivo, una necesidad: atesorar bienes materiales, poseer cada vez más cosas, más objetos…

Así, cuántas más cosas logra tener más seguro parece sentirse, más reforzado se auto-percibe y mayor satisfacción personal cree conseguir. No obstante, cabe destacar que ese apego insano hacia lo inmaterial nunca se ve saciado, porque siempre le falta algo, la felicidad nunca es completa o lo que es peor, siempre sale algo nuevo en el mercado del que carece y que intentará conseguir.

4. La personalidad mercantil

De entre los tipos de personalidad, según Erich Fromm este es el que más abunda en nuestro mercado laboral por razones obvias: son personas que establecen relaciones con otras con el fin de obtener un beneficio económico. Son vínculos basados en un claro objetivo financiero o mercantil.

Ahora bien, lo que en un principio puede parecernos normal o esperable, en realidad es lo que más daña el principio inviolable de libertad humana defendido por Fromm. ¿La razón? Esos vínculos mercantiles buscan establecer diferencias de estatus social, ahí donde unos logran prestigio y poder, mientras otros por su parte supeditados a los primeros.

5. El productivo

Hasta el momento hemos visto esos tipos de personalidad según Erich Fromm que definen a los “improductivos”, es decir, perfiles que ni invierten en su propia libertad y autonomía personal y aún menos en la de los demás. Sin embargo, lejos de estar todo perdido, lejos de quedarnos con esa visión algo pesimista del ser humano, cabe decir que existe ese quinto perfil donde se centra nuestra esperanza y nuestro objetivo personal.

  • El tipo productivo es una persona que canaliza todo su esfuerzo e interés en ser alguien comprometido con el ser humano. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que son individuos capaces de construir relaciones amorosas, enriquecedoras y significativas con sus semejantes.
  • Aún más, aplican un enfoque muy saludable para lidiar con las emociones negativas y con las presiones o intentos de control que otros puedan ejercer sobre ellos.

mujer caminando por el campo para vencer la depresión

Para concluir, este enfoque que nos propuso Erich Fromm nos invita a reflexionar una vez más en esa idea que tanto hemos visto en el campo del crecimiento personal, a saber: solo quien invierte en su valías psicológicas, en su autoestima, en su independencia y es capaz a su vez de promover esto mismo en los demás, logra poner los cimientos de una sociedad más humana, más esperanzadora.

Como vemos, este enfoque sobre la personalidad según Erich Fromm tiene un claro componente social que puede erigirse en una fuente de motivación válida, por qué no, para generar en la medida de lo posible cambios que estimulen nuestro crecimiento. Pongámoslos en práctica.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar