Los beneficios del masaje para bebés

Pedro González Núñez·
22 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
22 Junio, 2020
Los beneficios del masaje para bebés son múltiples. Uno de estos beneficios es que esta práctica te ayudará a crear lazos afectivos fuertes con tus pequeños. Hablamos sobre ello.

Que el niño conozca su cuerpo desde su más tierna infancia es muy importante. Por eso, el masaje para bebés se considera un método excelente para ello. Por esa razón, consideramos que es interesante que se conozca esta información y los múltiples beneficios que reporta el masaje para bebés.

No cabe duda de que un masaje siempre es positivo. No obstante, cabe indicar que no podemos olvidar que ha de ser administrado por un experto, tanto en niños como adultos, y bajo prescripción facultativa, siempre sabiendo que no habrá problemas accesorios o daños colaterales si lo hace una persona no versada en el asunto.

Bebé recibiendo un masaje

El masaje para bebés

El motivo más habitual por el que se da un masaje a bebés es para aliviar los dolores del cólico del lactante. Esta afección se suele presentar durante los primeros meses de la vida del pequeño y, a veces, tarda en identificarse que esta es la fuente de múltiples problemas de sueño o conductuales en los primeros meses.

Además, otro de los múltiples beneficios se obtiene del hecho de que el contacto físico es muy importante para disfrutar de un desarrollo adecuado. Un vínculo estrecho y con gran carga afectiva contribuye a un desarrollo pleno y feliz.

Otro aspecto a considerar en el masaje para bebés es quién será la persona que lo dé. Los niños a estas edades son bastante frágiles; por eso, si lo va a hacer una persona con poca experiencia, ha de tener mucho cuidado en este punto.

“Tomar la decisión de tener un bebe es decidir tener tu corazón andando fuera de tu cuerpo para siempre”.

-Elizabeth Stone-

La técnica del masaje para bebés

Aprender la técnica de la mano de un experto puede ser muy útil para utilizarla en el día a día. Por ello, los padres pueden aprender a dar el masaje para bebés; no obstante, se deben de tener en cuenta ciertas consideraciones importantes:

  • El bebé es muy frágil. Así pues, lo trataremos siempre con sumo cariño y cuidado.
  • Hay que controlar la fuerza que se imprime a cada movimiento mientras dure el masaje. Procuraremos no hacerle daño jamás. Es importante que asocie esta práctica a algo positivo; de lo contrario, será muy difícil volver a masajearlo sin que llore o se resista.
  • Recuerda que el objetivo principal es relajar al bebé. De hecho, en el mismo proceso es posible que tú también te relajes. Es un rato muy cómodo en el que ambas partes podréis disfrutar y acercar posturas reforzando lazos y apegos.
  • Si notas que el bebé se resiste y no le gusta o se queja, no insistas. Es algo que debes ir probando poco a poco. Si quieres que se relaje, es mejor no forzar. Lentamente, con pruebas constantes y periódicas, es posible que el niño acepte el masaje. Si no lo hace pasado un tiempo, consulta con un profesional o abandona la práctica.

Cómo se prepara el masaje para bebés y niños pequeños

Lo primero a saber es que la persona que va a dar el masaje debe prepararse a todos los niveles. Es decir, esta persona debe estar en el estado de ánimo adecuado. Por ejemplo, estas claves te pueden resultar útiles:

  • Relájate y mantén un estado de ánimo estable, ya que, si sufres nervios o inquietud, se los vas a traspasar al bebé y el masaje no servirá de nada, más bien al contrario.
  • Usa ropa cómoda, te servirá para relajarte y realizar todo tipo de movimientos.
  • Usa aceites para que tus manos resbalen mejor por la piel del bebé y no hacerle daño.
  • Puede ser interesante añadir algo de música relajante o clásica de fondo que servirá para relajar el ambiente.
  • Adapta la temperatura de la sala y también las de tus manos para que el pequeño no tenga frío.
Bebé feliz

Los beneficios del masaje para bebés

A continuación, se presentan algunos de los principales beneficios que tiene el masajear al bebé para que se sienta mejor, reduzca sus dolores y se vincule de manera especial con el adulto que administra el masaje.

  • Es bueno para fomentar el desarrollo personal del niño.
  • Fortalece el sistema inmunitario infantil.
  • Equilibra el nivel de oxígeno.
  • Reduce la hormona del estrés, por lo que ayuda a que el bebé se relaje. Es interesante, por tanto, darlo antes de ir a dormir, para que descanse mejor.
  • Sirve para que el bebé conozca mejor su cuerpo.
  • Favorece el correcto funcionamiento del sistema circulatorio.
  • Tonifica la musculatura.
  • Refuerza el apego, la relación íntima y la comunicación no verbal entre padres e hijos.
  • Aumenta la autoestima del niño.
  • Refuerza el sistema gastrointestinal y reduce el dolor de cólicos, estreñimiento y gases. El bebé siente un gran alivio.

Como se puede observar, los masajes para bebés son excelentes para establecer vínculos afectivos, para que se relajen y para que nuestros niños tengan un sólido pilar a partir del que construir su personalidad y su camino vital.

Walker, P. (2015). Masaje para bebés (Maternidad y embarazo). Editorial Tikal: Madrid.