Los beneficios psicológicos de viajar

25 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por José Maria Tabares

Viajar puede hacernos desconectar de nuestra vida cotidiana, que se basa en seguir un rutina diaria. Nos levantamos temprano, desayunamos, vamos al trabajo, volvemos a casa, preparamos la comida, realizamos alguna tarea del hogar, cenamos y nos vamos a dormir. Y al día siguiente lo repetimos otra vez, así continuamente.

Esto es algo que estamos destinados a vivir si queremos mantener una vida estable en términos económicos, sobre todo si tenemos cargas familiares. Sin embargo, cuando lleguen las vacaciones, no estaría de más irse de vacaciones lo “más lejos” que se pueda. Y es que aparte de servir para desconectar un poco de nuestros problemas cotidianos, viajar también aporta grandes beneficios psicológicos. ¿Te gustaría conocer cuáles? Pues presten mucha atención a lo que te explicamos en este artículo.

«Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para el prejuicio, la intolerancia y la estrechez de mente.»

-Mark Twain-

Los beneficios psicológicos de viajar

1. Viajar permite abrir mucho más la mente

Tomar riesgos ayuda a mejorar tu creatividad

Hay un dicho que dice: “El saber no ocupa lugar”. Aparte de leer libros o ver documentales, viajar también nos enriquecerá muchísimo culturalmente hablando. Tendremos la posibilidad de conocer nuevas gentes, tradiciones y gastronomía que incluso desconocíamos.

Existen partes recónditas de nuestro mundo que son completamente distintas de la “realidad” a la que estamos acostumbrados. Por ello, es importante que cuando lleguemos a nuestro destino respetemos y cuidemos de todo lo que nos rodea como si fuese nuestro.

2. Nos convertirá en personas mucho más tolerantes y respetuosas

Una vez que volvamos a nuestro hogar tras realizar un viaje, seguro que nos habremos convertido en personas mucho más tolerantes y respetuosas. ¿La razón? Pues al haber conocido a gente completamente distinta a nosotros, esto nos dará una visión más cosmopolita del mundo en el que vivimos.

Recuerden que a tan solo unos miles de kilómetros de distancia pueden existir “mundos” completamente distintos al suyo. Estos no son mejores ni peores, sino que simplemente son diferentes. Y en esto se basa en la riqueza del ser humano; en respetar y ser respetado.

3. El cambio siempre es positivo

Al principio del artículo hemos dicho que no está de más de vez en cuando romper con nuestra rutina diaria realizando un viaje lo más lejos posible. Pues otro de los grandes beneficios que aporta es que también nos ayudará a desconectar un poco de todo lo que nos rodea.

El cambio, del tipo que sea, siempre es beneficioso. Por ello, cuando te encuentres alejado de tu hogar, aprovecha esos momentos para “depurar” tu mente, para expulsar todos esos pensamientos negativos y así poder encontrarte contigo mismo. De esta forma, volverás a tu trabajo o rutina con las pilas bien cargadas.

¿A que viajar solo ofrece ventajas para nuestro estado psicológico y para nuestra salud mental? Así que ahorra dinero, coge una bola del mundo, dale un par de vueltas y deja que sea el dedo de tu mano el que elija su destino. Tras esto, solo me queda por decirte… ¡Bon voyage!

«Viajar es la mejor forma de perderse y encontrarse al mismo tiempo»

-Brenna Smith-