Los estudios de Donald Redelmeier y el embrujo de la luna

Edith Sánchez · 8 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 8 octubre, 2019
Los estudios de Donald Redelmeier muestran datos que respaldan una idea: cuando hay luna llena se producen más accidentes de tráfico. A su vez, Wehr y Avery son dos psiquiatras que también han encontrado evidencias de lo que parece ser otro tipo de influencia de la luna.

Los estudios de Donald Redelmeier sobre el efecto de la luna fueron publicados en la revista British Medical Journal. Según estos, la luna llena aumenta los accidentes de tráfico y las muertes trágicas. Eso fue lo que concluyó el científico, después de recoger y analizar una serie de datos en varios países del mundo.

La publicación de los estudios de Donald Redelmeier se hizo en el número navideño de la prestigiosa revista. Este tipo de ediciones se hacen cada año e incluyen investigaciones graciosas, llamativas o sorprendentes, siempre basadas en «hechos científicos».

Desde hace mucho tiempo se habla del embrujo de la luna. Ha inspirado a poetas, enamorados y científicos de todos los tiempos. Brilla en la noche como un oasis en medio del misterio. Pero, ¿de verdad ejerce tal influencia como para causar accidentes y muertes trágicas? Los estudios de Donald Redelmeier parecen demostrar que sí.

Hay noches en que los lobos están en silencio y aúlla la luna”.

-George Carlin-

Luna con nubes

Los estudios de Donald Redelmeier

Los estudios de Donald Redelmeier tienen una base estadística. Este científico, investigador de la Universidad de Toronto, junto con su colega Eldar Shafir, investigador de la Universidad de Princeton, hicieron un análisis peculiar. Realizaron un seguimiento de los accidentes de tráfico ocurridos entre 1975 y 2014, en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia.

Buscaban patrones y a fe que los encontraron, pero no exactamente los que esperaban. Gracias a sus pesquisas, pudieron detectar un dato llamativo: durante las noches de luna llena se incrementan los accidentes de tráfico y, como consecuencia, el número de heridos y fallecidos.

Según los datos, en el lapso estudiado se habían producido 988 noches en las que no había luna llena. Durante las mismas, tuvieron lugar 8.535 accidentes de tráfico, los cuales produjeron un promedio de 8,64 muertes por ese motivo, cada noche.

En el mismo lapso, habían tenido lugar 494 noches con luna llena. Durante estas, habían tenido lugar 4.494 accidentes de tráfico, con un promedio de 9,1 muertes por noche. El promedio durante las llamadas “súper lunas” aumentaba a 10,6.

La culpa era del embrujo de la luna. Se detectó que muchos conductores quedan embelesados con su belleza y dispersan su atención. Eso es lo que da lugar a los accidentes.

El embrujo de la luna

Los estudios de Donald Redelmeier son una forma anecdótica de responder a una pregunta que el ser humano se ha hecho desde hace miles de años. ¿Qué influencia ejerce la luna sobre la conducta humana? La leyenda del “hombre lobo” es una forma fantástica de responderla: los instintos más animales salen a relucir en el ser humano cuando hay luna llena.

Fuera de la fantasía, no son pocos los que han postulado una relación estrecha entre la luna y la conducta. Sin ir muy lejos, Aristóteles estaba convencido de que los ataques de locura y de epilepsia se producían en relación directa con las fases de la luna. Plinio el viejo, un naturalista romano, estaba completamente de acuerdo con esa apreciación.

De hecho, la palabra “lunático” se instaló en el habla popular para referirse a esos cambios abruptos que se producían en la conducta, especialmente en las noches de luna llena. En el plano científico, hay varios estudios al respecto. Ninguno de ellos es plenamente consistente, salvo uno. Veamos.

Luna con un hombre en el mar

Una interesante investigación

El psiquiatra David Avery, del Reino Unido, tuvo un paciente muy particular. Sufría de trastorno bipolar y también era alguien muy metódico, con espíritu investigador. Por eso decidió llevar un registro minucioso de sus cambios de humor, que eran extremos. Cuando Harvey estudió los apuntes de su paciente, notó que las fluctuaciones de sueño coincidían con las fluctuaciones de las mareas lunares.

La conclusión le resultó algo absurda al psiquiatra y archivó el tema. Sin embargo, otro psiquiatra muy reconocido, Thomas Wehr, publicó un artículo en el que señalaba que 17 pacientes con trastorno bipolar presentaban una regularidad muy llamativa en sus cambios de humor, cambios que coincidían con los ciclos de las mareas lunares. Ese estudio se basaba en observaciones hechas durante varios años.

Los dos psiquiatras se conocieron y unieron fuerzas. Ambos han presentado sus conclusiones en diversos foros y, desde el punto de vista empírico, son correctas. Existe la coincidencia. Sin embargo, otros científicos creen que hay algún otro factor que influye en este fenómeno y que no ha sido detectado.

La mayoría se niegan a considerar seriamente esa relación entre la luna y la conducta, porque no hay bases físicas que puedan corroborarlo. Aun así, los datos de Wehr y Avery no han podido ser replicados. Seguramente habrá nuevos estudios que proyecten luz donde todavía quedan sombras.

Avella-García, C. B. (2010). Evidencia sistemática vs. creencias o conocimiento popular: el caso de la Luna y la patología psiquiátrica. Revista Colombiana de Psiquiatría, 39(2), 415-423.