Los extraordinarios hermanos Grimm y sus cuentos eternos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 11 junio, 2018
Yamila Papa · 17 febrero, 2014

Ambos nacieron en la ciudad de Hanau (actual Hessen) en el seno de una familia burguesa. Se llevaban un año entre ellos, siendo Jacob el mayor. Cuando habían entrado en su juventud, alrededor de los 20 años, trabajaban en la biblioteca local y luego profesores de las Universidades de Kassel, Gotinga y Humboldt. Su primera publicación fue “Edda” una epopeya finlandesa del siglo XIII y luego llegaron los textos poéticos. Se sabía que los hermanos Grimm se dedicaban a recopilar historias en sus tiempos libres, cuando no estaban en la escuela.

Las investigaciones demuestran que los cuentos que seguramente todos hemos leído cuando eramos pequeños (como Blancanieves, Hansel y Gretel o Cenicienta) fueron recopilados y cambiados por los Hermanos Grimm, basándose en relatos orales de Alemania, con contenido sexual y de violencia.

Los cuentos que ellos juntaban o conocían eran para adultos, testimonio de las crueldades que sufrieron muchos hombres y mujeres durante la Edad Media en su país. Es probable que algunas escenas de estos relatos hayan ocurrido realmente. El primer libro publicado por ellos se llamó “Cuentos para la infancia y el hogar” y tenía dos tomos.

El contenido era bastante crudo, por lo que tuvieron que editarlos en variadas ocasiones para que se adapte al público infantil, hasta que se convirtieron en cómo los conocemos en la actualidad.

Los espeluznantes cuentos de los hermanos Grimm

A continuación vamos a ver un pequeño resumen de los relatos recopilados por Jacob y Wilhelm Grimm. Seguro que muchos de ellos ya los conoces o, incluso, te han encantado. ¿Con cuál de ellos te quedarías una vez sepas cómo es el relato original?

Hansel y Gretel

La madrastra de estos niños le propone a su esposo matarlos, ya que no tenían dinero para alimentarlos. Esto fue algo muy común en la Edad Media, porque escaseaba la comida y las mujeres terminaban matando a sus hijos. Los alimentos en sí son el problema de este cuento, porque cuando los niños escapan al bosque, se topan con la casa de una bruja, quiénes se los quiere devorar.

En el cuento de los Grimm era la madrastra la que decide matarlos, pero en el relato original, era la madre biológica.

Hansel y Gretel

Blancanieves

El cuento real contaba que la madre deseaba acabar con su hija, pero a diferencia de lo que pasaba en Hansel y Gretel no era por la escasez de alimentos, sino por competencia sexual. Los hermanos Grimm quitaron el personaje de la madre por el de la madrastra también, ya que en el siglo XIX la imagen de una madre asesina era algo que no se podía concebir. Esta tuvo su merecido y fue obligada a caminar con unos zapatos de hierro calientes y luego bailar hasta morir.

Rapunzel

Se trata de un relato censurado. Los padres de la chica la entregaron a una bruja a cambio de alimento y fue encerrada en una torre. Un príncipe, al escuchar su voz la encontró y la visitaba periódicamente, subiendo a través de su larga trenza.

La consecuencia de estos encuentros fue censurado ya que Rapunzel quedó embarazada de gemelos.

Cenicienta

Este clásico también tiene sus partes oscuras. Por ejemplo, una de sus hermanastras se cortó un dedo del pie para que le entrase el zapatito de cristal que Cenicienta había perdido en el baile cuando sonaron las 12 campanadas. Un pájaro mágico le hizo notar al príncipe que había sangre chorreando en el piso por esta acción. La otra hermanastra se cortó el talón, siendo advertido el hijo del rey por la misma ave. El castigo para ambas fue realmente cruel: los cuervos les arrancaron los ojos.

Cenicienta

Más cuentos de terror de los hermanos Grimm

Ahora que hemos visto la realidad de los cuentos más famosos que han estado muy presentes en la infancia de muchos de nosotros, vamos a descubrir algunos cuentos de terror de la autoría de estos dos hermanos.

  • Los doce hermanos: la madre del rey, una mujer malvada que había cometido cientos de crueldades, es condenada por su hijo a morir en una tinaja con aceite hirviendo mientras era mordida por serpientes venenosas.
  • La niña sin manos: un molinero trata con el diablo con el fin de salir de su pobreza, pero a cambio éste debe cortarle las manos a su pequeña hija. El diablo amenaza con llevárselo al infierno si no cumple con su promesa, por lo que el hombre termina mutilando a su niña.
  • El hueso cantarín: es uno de los cuentos más espeluznantes. Los protagonistas son dos hermanos, quiénes compiten para ver quién mata al jabalí que está atemorizando a todo el reino. La recompensa para quien lo logra es casarse con la princesa. El hermano menor es el que logra matar al animal, pero el mayor lo embriaga, lo mata y lo tira desde un puente al río. Un pastor encuentra un hueso de este hombre y hace una flauta. El sonido que sale del instrumento denuncia el asesinato. El Rey escucha esta declaración y condena al hermano asesino a muerte, metiéndolo en una bolsa y enterrándolo vivo.

Es cierto que los Hermanos Grimm suavizaron bastante estos cuentos, al igual que las versiones modernas en las películas de Disney. Sin embargo, poniéndonos a analizar cada historia, tenemos que reflexionar sobre las madrastras y las brujas, los padres que cambian a sus hijos por alimento. No son para nada una actividad para los niños antes de ir a dormir.