¿Los hijos únicos son más narcisistas?

22 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
¿Has pensado alguna vez que la ausencia de hermanos hace que un hijo sea más narcisista? Pues bien, en este artículo analizamos qué hay de cierto en esta creencia tan extendida, y para algunos también, tan lógica.
 

A todos nos gusta obtener o contar con la aprobación de los demás. En este sentido, todos podemos mostrar una cierta tendencia narcisista no patológica. Sin embargo, si una persona está demasiado preocupada por su autoestima y busca de manera constante la aprobación de los demás, lo más probable es que haya desarrollado o desarrolle el trastorno narcisista de la personalidad.

A los niños les ocurre exactamente lo mismo y pueden tener tendencias narcisistas o desarrollar el trastorno. Esto va a depender del núcleo familiar y del estilo de crianza dado. ¿Creéis que los hijos únicos son más narcisistas que los hijos que tienen hermanos?

Así, en este artículo analizaremos si las investigaciones apoyan la hipótesis de que los hijos únicos son más narcisistas que los hijos que tienen hermanos. Quizás, el título nos sugiera que sí. Pero, ¿será esto verdad?

«El narcisismo de las pequeñas diferencias es la obsesión por diferenciarse de aquello que resulta más familiar y parecido».

-Sigmund Freud-

Bebé mirándose en el espejo

¿Qué es el trastorno narcisista de la personalidad?

Hablamos de trastorno narcisista de personalidad como el patrón generalizado que engloba grandiosidad. Esta grandiosidad se manifiesta en el pensamiento y en el comportamiento de la persona. Además, incluye una necesidad imperiosa de admiración y una falta de trato empático o empatía hacia las demás personas.

 

El sentimiento de indiferencia u hostilidad hacia los demás es una de las principales características del trastorno narcisista.

Para Freud, el narcisismo se podía considerar primario y secundario, el primero implica una falta de relación con el mundo externo; mientras que en el narcisismo secundario no hay relación con objetos que no sean el propio yo o representantes de este (Serra y Jacqueline, 2016).

Según Caballo (2004):«las personas con trastorno narcisista de la personalidad se caracterizan por mostrarse ambiciosos y sensibles a la evaluación de aquellos que los rodean, ya que dicha evaluación da como resultado sentimientos de vergüenza, rabia, ira, humillación e incluso puede ocasionar que la persona con el trastorno niegue sus errores. Es importante mencionar dentro de las características del trastorno que las personas tienden a  relacionarse de manera que puedan explotar a los demás debido a su poca empatía».

«El narcisista está tan absorto en su egoísmo que no puede hacer frente a las necesidades de los demás, dando importancia solo a la suya. Debido a su personalidad distorsionada e inflada, se adora a sí mismo al exaltar su egocentrismo».

-Alexandre Bez-

¿Cómo se desarrolla el narcisismo en los hijos?

El narcisismo en muchos casos es producto de un entorno familiar donde los niños son amados y mimados solo cuando alcanzan ciertos logros. El niño experimenta sentimientos agradables, como orgullo, confianza, fortaleza y singularidad, siempre que muestre el comportamiento y el éxito que sus padres esperan y reciba sus elogios.

 

Cuando el niño no recibe elogios, todo su ser se llena de sentimientos de vergüenza, insuficiencia y celos. Estas emociones llevan al niño a creer que no son aceptados o amados y, por tanto, genera en los hijos una inestabilidad emocional importante. Es fácil que un niño que experimenta emociones negativas como estas se llene de ira.

Una rabia que el niño muchas veces esconde por temor a que dañe la relación, ya de por sí tensa, con sus padres. Estas emociones están acompañadas por la soledad, el vacío y la ansiedad. A medida que el niño sigue experimentando elogios y críticas, va y viene entre emociones y pensamientos contradictorios.

Cuando el niño logre el éxito, surgirán sentimientos de superioridad y singularidad sobre los demás y querrá que todos los demás se sometan a su voluntad. En caso de fracaso o rechazo, él o ella experimentará sentimientos de inferioridad e insuficiencia, así como soledad y desilusión. Ir y venir entre estas emociones contradictorias se convierte en la esencia que da forma a la existencia de un niño.

«¡No busques exhibirte! La persona sabia que ha conocido su esencia superior no se entrega al narcisismo ni se enaltece».

-Tao Te Ching-

Niño mirándose al espejo
 

¿Será cierto que los hijos únicos son más narcisistas?

Probablemente todos hayamos pensado que sí y creamos que el hecho de ser criados sin hermanos agudiza la presencia de rasgos narcisistas en los hijos. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por unos investigadores alemanes ha logrado desmentir ese mito.

Según el estudio dirigido el pasado año por el investigador Michael Dufner, los hijos únicos no son más narcisistas que aquellos que tienen hermanos y hermanas, como se pensaba hasta el momento.

En palabras de Michael Dufner: «la gente cree que los hijos únicos son más narcisistas que aquellos que tienen hermanos, pero esto no es cierto«. Esto nos deja claro una vez más que tenemos que dejar de lado los estereotipos.

Caballo, V. (2004). Manual de trastornos de la personalidad: descripción, evaluación y tratamiento. Madrid: Síntesis. Gökdağ, R. (2016). The Effect of Narcissistic Personality on Interpersonal Communication. Online Journal of Art & Design, 4(1), 4148. Serra U. y Jacqueline K. A. (2016). El diagnóstico del narcisismo: una lectura relacional. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 36(129), 171-187. Terrés Lozano, M. (2019). Caso clínico: investigación sobre el trastorno narcisista de la personalidad y las relaciones interpersonales.