Los neandertales tenían sentido de la compasión y cuidaban de los suyos

24 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
Tal y como nos están revelando varios hallazgos, los neandertales se preocupaban por la subsistencia de los ancianos y personas heridas. Además, creaban juguetes para sus hijos. Todo ello nos demuestra que también tenían emociones y un alto sentido de la compasión.

Los neandertales tenían sentido de la compasión. La clásica imagen popularizada a lo largo del siglo XIX y XX de que eran unas criaturas irracionales, obtusas y de escasa inteligencia está siendo derrumbada en la actualidad. Sus habilidades artísticas, sus destrezas cognitivas y su elevada preocupación por el bienestar de los suyos han revelado en los últimos años datos muy interesantes.

Sabemos que hace unos 370.000 años los humanos modernos y los Homo neanderthalensis se escindieron de un linaje común. Estos últimos fueron extinguiéndose de manera gradual. Los sapiens, por su parte, continuaron evolucionando y conquistando nuevos territorios. Nosotros somos el ejemplo de ese éxito genético y evolutivo, no hay duda, pero eso sí, en nuestro ADN pervive un 2.6% de nuestros primos neandertales.

Ellos dominaron la Europa de la Edad del Hielo y lo hicieron de manera hábil, hasta que las condiciones climáticas se lo impidieron.

La comunidad científica apuesta ya por borrar esa idea de que eran nuestros primos ‘tontos’. Porque si hay algo que nos están demostrando las investigaciones es que no lo eran en absoluto. Un ejemplo, estudios como los llevados a cabo por la Universidad de Southampton, la Universidad de Barcelona y la de Alcalá de Henares (España) nos señalan algo relevante.

Las dataciones realizadas a las pinturas de las cuevas de Cantabria, Extremadura y Andalucía nos demuestra que los Neandertales fueron los primeros artistas de nuestro mundo. Las pinturas no eran obra del Homo Sapiens y por tanto toca reescribir la historia. Y no solo en ese sentido…

«Los neandertales eran compasivos y cuidaban a sus enfermos. Puede que incluso tuvieran sentimientos que nosotros no sentimos».

-Penny Spikins-

Grupo de neandertales

Los neandertales tenían sentido de la compasión

Los neandertales tenían sentido de la compasión. Y aún más, eran afectuosos y se preocupaban por la supervivencia de los suyos. Somos conscientes de que ofrecer tal afirmación de buenas a primeras, puede suscitar más de una duda. Sobre todo, porque en apariencia, la información que puede darnos un conjunto de huesos y cráneos nos puede parecer limitada.

No obstante, no es así. Porque los huesos se sitúan en un escenario, acompañado de objetos y evidencias. Asimismo, tampoco podemos olvidar que para la paleontología y la antropología ningún hueso es mudo; todos cuentan una historia, todos revelan un instante del pasado. Eso mismo es lo que ocurrió en el yacimiento de La Chapelle aux Saints, donde unos antropólogos hallaron unos restos muy interesantes.

Eran de un individuo cercano a los 40 años y que vivió hace unos 60.000. Era un neandertal, un individuo muy anciano considerando la esperanza de vida de nuestros primos genéticos. Los estudios llevados a cabo por la doctora Penny Spikins, investigadora del departamento de Arqueología de la Universidad de York, nos demostró lo siguiente.

‘El viejo’, el neandertal al que atendió y cuidó su grupo social

Los antropólogos llamaron a este neandertal ‘el viejo’. Tras un análisis de sus restos se pudo ver lo siguiente:

  • Le faltaban muchas piezas dentales y padecía una enfermedad periodontal grave. Tendría grandes dificultades para comer y masticar.
  • Padecía además, artritis mandibular.
  • Tenía osteoartritis en varias vértebras y en los hombros.
  • Presentaba una fractura costal y un problema degenerativo en el pie derecho.
  • Tenía, además, una degeneración grave en la cadera, por lo cual, debía sufrir un gran dolor y dificultad para moverse.

Ahora bien, todo ello no evitó que tuviera una vida larga, que se le alimentara, que se cuidara de su higiene y se le ayudara a desplazarse cuando el grupo cambiaba de emplazamiento. Finalmente, cuando el anciano falleció, se le ofreció un enterramiento muy cuidado.

Este no es el único caso. Se tienen registros de hallazgos que demuestran una vez más, que los neandertales tenían sentido de la compasión. Individuos que sufrieron graves lesiones cazando o por caídas traumáticas, también eran atendidos por los suyos. Pocos quedaban a su suerte, demostrando con ello que conformaban vínculos sólidos y se preocupaban por la supervivencia de los suyos.

Familia neardental

Los neandertales y las emociones

La información que obtienen cada día los especialistas a través de los fósiles y de sus yacimientos son extraordinarios. Las técnicas avanzan, se descubren más yacimientos y más muestras que van reconstruyendo ese complejísimo puzzle de nuestra evolución. Así, uno de los grandes expertos en el campo, como José María Bermúdez de Castro, codirector del proyecto Atapuerca, nos señala a su vez algo importante.

Queda claro que los restos óseos y en concreto, en el cráneo de los neandertales, no hay indicio alguno para saber si nuestros primos hermanos tenían emociones y sentimientos. No sabemos si disponían de un sistema límbico como nosotros, es decir, de esa área cerebral que orquesta nuestro universo emocional.

Ahora bien, no ver algo no significa que no existiera. Si tenemos en cuenta la gran proximidad genética entre nosotros y los neandertales, es de esperar que también ellos fueran capaces de experimentar alegría, miedo, tristeza, sorpresa e incluso por qué no, hasta amor.

Conclusión

Admitámoslo, si hay algo que nos hace humanos son las emociones y en especial, la compasión. Ese era el sentimiento que les movía a ellos a la hora de cuidar de los suyos, de atender a los ancianos, de garantizar el bienestar y la supervivencia de los heridos.

Se han encontrado incluso objetos que parecen ser formas primitivas de juguetes para los más pequeños. Los suyos, el grupo social con todos sus individuos, eran algo importante para nuestros primos genéticos.

Los neandertales no eran criaturas salvajes e irracionales. Fueron capaces de crear sociedades colaborativas, ahí donde practicar el arte y experimentar emociones sociales como el afecto, la compasión o la alegría. Es momento por tanto de cambiar la visión que tenemos de ellos y recordar, que forman parte de nuestro código genético y por tanto, de nuestra propia historia.

D. L. Hoffmann,, C. D. Standish, M. García-Diez, P. B. Pettitt, U-Th dating of carbonate crusts reveals Neandertal origin of Iberian cave art. Science  23 Feb 2018:Vol. 359, Issue 6378, pp. 912-915 DOI: 10.1126/science.aap7778