Los peligros de las relaciones cibernéticas

Los peligros de las relaciones cibernéticas

Cristina Pérez 13 mayo, 2013 en Psicología 261 compartidos

Muchas parejas se forman hoy en día a través de internet. En muchos casos salen relaciones duraderas y sanas, pero también hay infinidad de casos que caen en el engaño de la red. Los peligros de las relaciones cibernéticas están a la orden del día.

Todos sabemos que hay un gran número de personas que mienten por internet, detrás de una pantalla se tiende a lucirse, a enseñar solo lo bueno y a esconder los defectos al máximo.

Sin embargo, cuando vemos cara a cara a una persona, estamos viendo tanto las virtudes como los defectos que tiene. Por ello, si alguien nos gusta y hay afinidad, se nos creará una ilusión que tendrá la intensidad proporcional a los defectos que le veamos.

Cuantos menos defectos le veamos, más ilusión y más enamoramiento habrá. Cuantos más defectos le veamos más irá aminorando la intensidad de los sentimientos, aunque nos siga gustando.

¿Qué ocurre cuando la relación no es cara a cara?

Tablet rosa simbolizando relaciones cibernéticas

Cuando estamos contactando con alguien a través de una pantalla, no vemos algo importantísimo como es el lenguaje no verbal. La forma de mirar, de hablar, de reírse y una presencia general es bastante importante, porque aunque está claro que nadie se enamora solo de un físico, tiene que haber algo de atracción, tiene que tener algo que nos mueva por dentro.

Está bien conocer por internet a alguien interiormente, pero tenemos que ser conscientes de que eso es solo una parte que se tiene que complementar con otra más importante, que es la de conocerse en persona. Solo cuando las dos facetas (cibernética y real) se unan, podremos decir que de verdad nos gusta alguien.

Todos hemos visto alrededor o en algún programa de televisión, a gente que dice estar enamorada de alguien que no conoce en persona. Eso no es real, esos sentimientos son producto de la imaginación. Esa fantasía se alimenta de textos agradables que recibimos a través de una pantalla. Como no hay una imagen que podamos ver, la mente la inventa, idealizando al otro y creando el prototipo que anhelamos.

El amor por internet le ha traído problemas a mucha gente que se pregunta cómo es posible haber sufrido por algo que no era real.
Compartir

También hay infinidad de desengaños, de que las fotos que alguien enseñaba no se parecían a la imagen real, y la sensibilidad y comprensión que desprendía por escrito, no la percibían en persona.

Por ello lo más recomendable es no eternizar los contactos cibernéticos, porque cuanto antes veamos la realidad y tratemos cara a cara a la persona, antes tendremos los pies en el suelo.

¿Por qué las emociones son más fuertes por internet?

PAreja saliendo de un ordenador representando relaciones cibernéticas

Muchos afirman haber tenido sentimientos mucho más fuertes con alguien de internet que en la realidad. Eso es debido a que las relaciones cara a cara tienen la realidad cubierta, ya que los ojos ven lo que hay y no hay un lugar para la imaginación tan grande como se da en los casos puramente internautas.

En cambio, cuando los ojos no han visto la realidad, la mente empieza a imaginar y a crear una figura idealizada de lo que le gustaría encontrar, de la persona ideal para uno. Todo esto se activa inconscientemente. Así, poco a poco, se va entrando en una ilusión que aumenta hasta llegar a una fuerte intensidad que puede dañar más de la cuenta.

He conocido casos que han sufrido con relaciones cibernéticas. Una vez han entendido lo que la mente hace cuando no tiene la suficiente información real, han conseguido poner los pies en la tierra y frenar ese tipo de sentimientos falsos.

Hablar con alguien por internet sin haberle visto en persona es como entrar en un mundo de fantasía. Las personas más vulnerables a caer en los peligros de las relaciones cibernéticas, serán las que tengan una tendencia a ser soñadoras y estén insatisfechas con su vida real.

5 consejos si decides buscar relaciones cibernéticas

Si a pesar de todo estás dispuesto a buscar pareja a través de internet o si crees haberla encontrado ya, nunca está de más ser precavido y tener en cuenta algunos consejos:

1. Sé realista

Cuando empieces a sentir algo por alguien, recuerda que si no le has visto en persona no es válido, porque tu mente, al no tener la información real como la que tendría en el cara a cara, se pondrá a idealizar y a crear una figura irreal del otro.

2. Da un paso más

Es recomendable no entablar relaciones solo cibernéticas. Está bien empezar a conocer a alguien por escrito, pero no debería alargarse mucho, la etapa de conocerse a través de una pantalla siempre tiene que tener la intención de verse en persona a corto plazo.

Mujer con un corazón en el ordenador simbolizando relaciones cibernéticas

3. Busca cercanía

No comiences contactos con alguien que viva en otro país. He conocido casos de personas que se han enamorado de alguien a quien no pueden ver porque vive en otro país. Han estado años con contacto cibernético, sufriendo por un amor que no puede ser porque cada uno tiene su vida y su trabajo en su país y no pueden trasladarse. Se enganchan a un amor platónico imaginario.

4. No dejarse engañar ni engañar

Hay que olvidarse de personas casadas o con pareja, aunque digan que la relación está a punto de estropearse. Muchos caen en engaños de este tipo, les juran que aunque tienen pareja, no les va bien y están a punto de separarse. Pero lo que intentan es convencer para poder ser infieles. Habiendo tantísimas personas por conocer, ¿Por qué arriesgar con alguien que trae complicaciones ya de primeras?

5. Ten cuidado

Ten presente que nunca se sabe con quién puedes estar hablando. Todos podemos ser amables, cariñosos, atentos y casi perfectos a través de una pantalla, pero detrás se puede esconder alguien que tenga algún trastorno psicológico que no pueda en la vida real relacionarse bien con los demás o que se invente una vida irreal a su medida.

Los peligros de las relaciones cibernéticas aumentan cuando la vida real no es satisfactoria, ya que se busca lo que no se ha conseguido en la realidad. Hay que tener cuidado porque al igual que por internet hay personas honestas que valen la pena, también está el lado opuesto, enfermizo y engañoso.

Imágenes cortesía de Alexander Kuznetsov y JenavieveMarie

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar