Los retos difíciles se consiguen plantándoles batalla - La Mente es Maravillosa

Los retos difíciles se consiguen plantándoles batalla

Pedro González Núñez 3 mayo, 2016 en Psicología 1066 compartidos

¿Tienes un reto y quieres superarlo? Pues lucha con todas tus fuerzas y lo tendrás un poco más cerca. No existe otra forma de lograr superar los retos que esconden los objetivos que siempre hemos querido que encontrar una buena combinación entre esfuerzo y disfrute. Los deportistas hablan de dos tipos de dolor, del que sienten cuando se lesionan y del que padecen cuando compiten y dan lo máximo. Al primero lo sufren, al segundo lo disfrutan porque fluyen con él.

No obstante, no queremos engañar a nadie con este artículo. Ver nuestros sueños más íntimos cumplidos no es un objetivo fácil. Es más, por cada persona que lo consigue, decenas caen en el camino intentando superar los retos, pues el trayecto tiene tantos salientes y esquinas que es frecuente caer en el desaliento y la desidia.

Aun así, en las próximas líneas me gustaría proponerte una serie de ideas para que encuentres cuáles son tus objetivos más anhelados y trabajar cada día para lograr aquello que en el fondo siempre has querido y nunca te has atrevido si quiera reconocer. Estás en tu derecho de intentarlo con cada gota de tu esfuerzo, por muy difícil que sea el objetivo.

Plantea tus propios objetivos

Te puedo decir lucha con todas tus fuerzas, pero antes habrá que saber por qué, ¿no te parece? No se trata de trabajar a destajo sin saber muy bien cuáles son los objetivos que deseamos lograr. Así pues, lo primero es saber cuáles son tus sueños y anhelos, aquellos que tocas cuando te piden que te definas.

Hombre apuntando sus ideas en una libreta

Buscar, por ser la primera tarea, no es la tarea más corta ni la que menos retos te va a plantear. Piensa que son muchos años con los sueños dormidos, a los que has narcotizado a base de excusas y procastinaciones. Para más tarde, para cuando, o mejor para cuando…, etc.

Este es un primer proceso complejo en el que muchas personas directamente se rinden. Es como si se encontraran ante un plato de comida enorme y sintieran que no tienen otra opción que tragárselo de un bocado. Para, si no has tenido prisa para ponerte a ello, ahora no te lo quieras comer todo de golpe. Así te parecerá inabarcable. Los restos que se encuentran en el camino hacia tu objetivo, mejor uno a uno.

Prepara un plan de acción

Te puedo decir lucha con todas tus fuerzas, pero, ¿en qué dirección? Así pues, una vez localizados los sueños más anhelados del corazón, toca trazar el plan que seguiremos. En él apunta las ayudas con las que cuentas y planea recompensas intermedias después de aquellos retos que pienses que te van a costar más esfuerzo.

En este punto es importante que seas sincero contigo mismo. Plantea metas factibles y realizables. No es buena idea empezar la casa por el tejado. No obstante, no hay que dejar de tener un punto de ambición para que los objetivos no sean excesivamente complejos pero tampoco demasiado simples, pues ambos caminos pueden acabar siendo frustrantes.

Recuerda preparar un plan de acción sensato y realista. Los excesos de pájaros en la cabeza serán los primeros que pondrán fuera de tu alcance los objetivos que pretendes. Es fácil errar en este punto, pues muchos han fallado al no querer ver que lo irrealizable es también complejo. No separes los pies de la tierra y sé consciente de hasta donde puedes llegar con sensatez.

Pon en marcha el plan de acción

Ya tienes los objetivos marcados y el plan de acción a seguir. Ahora, es el momento de poner en marcha los mecanismos necesarios para que avances en la dirección correcta.

Recuerda que habrá muchos pájaros de mal agüero, voces disonantes, obstáculos en el camino y senderos poco transitados. Sin embargo, has de creer en ti y proteger esa fe. No olvides que eres una persona válida, con aptitud, actitud y ganas de triunfar.

Mujer con los brazos abiertos confiando en ella

En este punto caen otro buen número de personas. No siempre se entienden los cambios de actitud y que la presión social puede ser tan fuerte que hace desistir a mentes muy capaces. Por desgracia, vivimos en un mundo finito en el que no todos están preparados para superar los retos que plantea un sueño. La educación y el entorno social no ofrece herramientas y estructuras para ello, lo que es un lastre endémico de nuestra sociedad.

Lucha con todas tus fuerzas

Finalmente, solo me queda un último punto para que veas cumplidos tus sueños. Lucha con todas tus fuerzas. No permitas que nada ni nadie te aparte de tus objetivos y trabaja con perseverancia, ilusión, fijación y esfuerzo.

No olvides los retos que ya has superado, son fuerzas que demuestran tu coraje, rúbricas de que ya te enfrentaste a situaciones difíciles y las saltaste o las esquivaste, pero el hecho es que no impidieron que siguieras avanzando.

Hombre andando sobre una cuerda

Celebridades que lucharon por sus sueños

Si observamos a nuestro alrededor, encontramos decenas de personas que un día creyeron en sí mismos y lograron llegar a ver cumplidos sus sueños. Trabajaron con gran esfuerzo y entendieron los retos que aprecieron en el camino como una oportunidad de aprendizaje.

Entre los nombres célebres encontramos personas como Steve Jobs, fundador de Apple, Bill Gates, creador de Microsoft, Warren Buffett, auténtico inspirador de las inversiones de Berkshire Hathaway, o Jeff Bezos, creador de Amazon.

Evidentemente, estos son casos muy concretos de gente que luchó con todas sus fuerzas. No podemos obviar que por cada uno que llega hasta el final y logra su objetivo hay miles que fracasan. Sin embargo, está en la propia naturaleza humana el tratar de conseguirlo incansablemente sin rendirse, a pesar de que la sombra del fracaso siempre permanecerá acechando, para todos, incluidos los valientes.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar