Martin Seligman y sus interesantes teorías - La Mente es Maravillosa

Martin Seligman y sus interesantes teorías

Edith Sánchez 16 agosto, 2018 en Autores 0 compartidos
Martin Seligman

Martin Seligman es un reconocido psicólogo y escritor norteamericano, nacido el 12 de agosto de 1924 en Albany, Estados Unidos. Es docente de la Universidad de Pennsylvania, siendo uno de los principales referentes en el mundo de la psicología positiva. Sus teorías de la “indefensión aprendida” y del “bienestar” son icónicas en la actualidad.

Seligman se ha caracterizado por tener una trayectoria destacada a lo largo de su vida. Fue presidente de la American Psychiatric Association (APA) y editor de su famoso boletín Prevention and Treatment. Todo esto lo ha llevado a su consolidación como psicólogo y autor de varios libros, que lo han catapultado como un importante teórico de la materia y gran investigador.

Los estudios realizados por el doctor Martin Seligman y su psicología positiva se centran principalmente en el abordaje de la depresión. Postula que somos capaces de utilizar estrategias más inteligentes cuando en nuestra mirada late la esperanza.

Muchos son los aportes que nos ha dejado Martin Seligman en torno a la depresión causada por pensamientos negativos. Su trabajo sigue la línea de estudios del profesor Aron T. Beck, quien también se ha destacado por sus aportes en tratamientos contra la depresión. Así mismo, en la terapia cognitiva relacionada con problemas de percepción de realidad y pérdida de control frente a vivencias negativas.

En este punto, cabe recordar que la psicología positiva dedica una buena parte de sus esfuerzos a identificar esos factores o variables que hacen que determinadas personas sean muy resistentes en el plano mental frente a la dificultad. Uno de esos factores es precisamente nuestra inercia a la hora de pensar, de posicionarnos frente a los problemas en el plano imaginario que construimos y en el que los situamos.

Buenos pensamientos mejoran la calidad de vida

Martin Seligman ha planteado con sus teorías la posibilidad de aumentar el bienestar y disminuir la depresión en los pacientes. Sus postulados otorgan maravillosas herramientas para solucionar problemas y modificar la percepción del mundo en quienes están deprimidos. Igualmente, el estudio sobre la felicidad ha contribuido encontrar caminos para fortalecer virtudes y habilidades.

Mujer con los brazos abiertos disfrutando de su felicidad

Uno de los conceptos centrales en la obra de Martin Seligman es el de “indefensión aprendida”. Esta se relaciona con la ausencia de actividad o falta de respuesta frente a situaciones que atentan contra el sujeto, lo cual se convierte en fuente de depresión para muchas personas. Tiene lugar cuando alguien vive una situación y simplemente deja que los resultados se den, sin actuar de ninguna forma. Esto ocurre en un marco donde hay pensamientos negativos automáticos, que impiden actuar.

A partir de estas reflexiones, en el año 2002 Martin Seligman creó la teoría de la auténtica felicidad en las personas. Posteriormente, adelantó estudios experimentales que luego se convirtieron en la teoría del bienestar y en el Modelo Perma. Estos se centran en cómo las emociones y las relaciones positivas, junto con el compromiso personal, llevan al logro de metas y al equilibrio emocional.

De forma experimental, se planteó la necesidad de contrarrestar los pensamientos negativos de los seres humanos como un mecanismo antidepresivo, resaltando las emociones de felicidad y de optimismo. Es decir que para no caer en depresión se deben racionalizar o explicar las situaciones que nos ocurren, de forma positiva y no negativa. Esto implica una perspectiva de disfrute y esperanza.

Desaprender contra la indefensión aprendida

La gestión que hacemos de nuestras relaciones interpersonales está directamente asociada con nuestra salud mental, en particular con la autoestima y las estrategias de solución de problemas que tendemos a utilizar. En este sentido, la indefensión aprendida (ausencia de esperanza) impide que movilicemos nuestros recursos para intentar salir de una situación complicada.

Dicho de otra manera, hace que bajemos los brazos y nos rindamos. Una posición que en muchos casos deriva directamente en una depresión. Así, es capaz de influir, y mucho, en nuestra manera de actuar, pensar y sentir.

En muchos casos, la ansiedad y depresión aparecen cuando nos sentimos incapaces de encontrar soluciones a los problemas. La ausencia de iniciativa a la hora de afrontar una dificultad o la delegación de toda responsabilidad son dos de los correlatos de esta indefensión aprendida. Seligman afirma que esta ausencia de autoeficacia (“puedo hacerlo”) conjugada con un bajo locus de control (“lograrlo depende de mí”) puede desaprenderse como actitud vital.

Situaciones difíciles en el trabajo, el colegio o en el ámbito social o familiar, pueden generar en alguien un sentimiento de indefensión, al mismo tiempo que se siente agredido o violentado. Cuando esto ocurre, no basta con decirle a quien está en tal situación lo que debe hacer. Más que eso, es hacerle ver que conserva una capacidad para influir de manera positiva sobre lo que ocurre.

Imaginemos, por ejemplo, un atleta lesionado. Este atleta quizás tenga que estar durante un tiempo sin correr para recuperarse. Quizás no pueda utilizar este método habitual para mejorar su rendimiento, pero si podrá utilizar otros. Por ejemplo, podrá ir a un fisioterapeuta para acelerar la recuperación, trabajar la fuerza en las cadenas musculares que no hayan sido afectadas en la lesión o cuidar su alimentación para no coger peso.

Un atleta, presa de la indefensión aprendida, sentirá que lo único que puede hacer es dejar pasar el tiempo hasta que se cure la lesión. Esta actitud no sólo le frustrará y mermará sus sensación de control, sino que también hará que cuando vuelva después de la lesión tenga que recuperar toda la forma que ha perdido.

Los sentimientos y emociones, como el amor o el coraje, la valentía, la persistencia, el desarrollo de la inteligencia social se pueden aprender. Esto ayuda a reestructurar los pensamientos negativos. A su vez, conduce a salir adelante en situaciones que ponen a prueba nuestra fortaleza mental.
Compartir

Mujer preocupada simbolizando la indefensión aprendida de Martin Selingman

Emociones positivas y motivación para actuar ante situaciones difíciles

El enfoque de Martin Seligman está orientado a trabajar las emociones de forma positiva. Nutre y resalta las cosas buenas de cada ser humano. Esto, por sí solo, contribuye a que la confianza y la autoestima de una persona aumenten considerablemente.

El objetivo es lograr que los individuos consigan desplegar sus capacidades en situaciones conflictivas. Se busca favorecer la resolución positiva de las dificultades y motivar a las acciones eficaces en situaciones específicas. Desaprender esa conducta de dejar pasar las cosas o reprimirlas.

Mujer feliz con los abrazos abiertos simbolizando las teorías de Martin Selingman

Finalmente, el concepto de bienestar de Seligman abarca el de felicidad y optimismo. Ambos pueden encontrarse a través de emociones positivas, compromiso con las actividades, relaciones positivas con el entorno, forjamiento de propósitos personales y logros. Esto es lo que al final de día impide que alguien caiga en la depresión y favorece una vida placentera.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar