Me agota hablar con gente, ¿por qué?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 julio, 2018
Julia Marquez Arrico · 25 julio, 2018

¿Tienes la sensación de que no eres capaz de estar en reuniones porque te agota hablar con gente? ¿Crees que socializar es una pérdida de tiempo y te cuesta relacionarte con los demás? Si la respuesta es sí, este artículo es para ti porque explicaremos el motivo por el que nos sentimos agotados al hablar con otras personas.

En primer lugar hay que tener claro que cuando una persona se sienta incómoda hablando con gente no siempre tiene un problema. Es decir, existen rasgos de personalidad que se caracterizan por un menor “aguante” a la hora de relacionarse con otros e interactuar socialmente, y ello no implica que exista un problema psicológico escondido. También existen dificultades como el miedo a hablar en público que pueden confundirse con el hecho de agotarse al relacionarse con los demás, pero que en realidad no tienen nada en común.

Sin embargo, sí existen trastornos psicológicos que cursan con una gran dificultad para abrirse y hablar con otras personas. Por ejemplo, quienes padecen depresión o ansiedad suelen sufrir ante este tipo de situaciones, ya que focalizan en exceso la atención hacia su interior y por ello, no se encuentran en sintonía con otras personas.

Motivos por los que te cansas al hablar con gente

A continuación, explicaremos algunos de los motivos principales por lo que se puede experimentar esa sensación de fatiga, cansancio o agotamiento al hablar con los demás.

Hombre cansado

Rasgos de personalidad concretos

Existen diferentes tipos de personalidad y según el autor al que hagamos referencia encontraremos diferentes clasificaciones y categorizaciones de esta. Sin embargo, prácticamente todos los modelos de personalidad tienen un rasgo conocido como introversión. Este rasgo no el algo que se tenga o no se tenga al 100%, no se trata de que que esté presente o ausente, sino más bien de que todos lo tenemos en mayor o menos medida.

Existen rasgos de personalidad que se caracterizan por un menor “aguante” a la hora de relacionarse con otros e interactuar socialmente y ello no implica que haya un problema psicológico escondido.

La introversión es un rasgo de personalidad ampliamente reconocido. Se trata de la tendencia del individuo a vivir en su mundo interior y a encontrarse cómodo y feliz en situaciones en las que hay poca gente o se le permite estar a su aire y expresar sus emociones cuando le apetezca, sin presiones.

El rasgo o polo contrario de la introversión es la extraversión. No obstante, es importante recordar que todos tenemos estos rasgos en mayor o menos medida, por ello aunque seamos muy sociables, podemos tener días en los que no nos apetezca hablar con gente e incluso, nos cansemos de prestar atención durante las conversaciones.

De hecho, para el cerebro de un introvertido hablar con gente representa un importante gasto de energía y por ello suelen agotarse. No es que a su cerebro le cueste hablar con gente, sino más bien que se priorizan otras actividades como la creatividad, la introspección, la reflexión y el análisis antes que socializar.

Por esta razón, se recomienda que las personas introvertidas pasen tiempo a solas y que lo intercalen con salidas, teniendo en cuenta que no hay nada malo en sentirse así.

La introversión, la tendencia a volcar los ojos hacia el interior, puede ser uno de los motivos que explican por qué te agota hablar con gente.

Bajo estado de ánimo o desmotivación

El estado de ánimo bajo o la desmotivación provocan que las personas sientan que todo les cuesta mucho, se les hace un mundo relacionarse con los demás, trabajar o realizar tareas de la rutina diaria.

En este sentido, si tu estado de ánimo y el nivel de motivación personal son bajos es normal que te agote hablar con gente. La razón se encuentra en que al estar atrapado en esos estados, sientes que los demás no te aportan nada, no te motivan y que además, te quitan parte de tu tiempo. 

La desmotivación y un bajo estado de ánimo pueden explicar también por qué te agota hablar con gente.

Es cierto que una forma de mejorar cómo nos sentimos en estos momentos es hablar con gente, pero para que esta estrategia funcione has de escoger muy bien con quien hacerlo. Sobre todo, es importante evitar a aquellos que únicamente nos transmiten sus problemas y quejas, ya que de esta forma en lugar de sentirnos escuchados, experimentaremos una gran carga al sostener sus emociones negativas.

Mujer agotada de hablar

Otro de los motivos por los que te puede agotar hablar con gente, y que está relacionado con tu bajo estado de ánimo, puede ser la inseguridad experimentada al no saber con quien hablar sobre lo que te sucede. Por otro lado, es importante mencionar que el estado de ánimo bajo también coexiste con dificultades para mantener la atención y participar de forma activa en situaciones sociales. Por ello, cómo te sientas a nivel emocional afectará a tu capacidad para hablar con gente y relacionarte. 

En algunas ocasiones, nos agota hablar con gente porque estamos hablando con personas que sólo nos transmiten sus problemas y en lugar de sentirnos escuchados nos sentimos cargados de sus emociones.

Finalmente, si te agota hablar con gente has de tener presente que aunque te canse mucho es una actividad necesaria, porque somos animales sociales y el aislamiento solo conduce a mayor aislamiento.

Una posible alternativa para mejorar tu situación puede ser seleccionar mejor con quien hablas y sobre qué temas. Ya que puede ocurrir que siendo introvertido te relaciones con personas muy extravertidas y que te “demanden” una gran participación social cuando quizás, no te motiva.