Mi jefe me ignora: ¿qué hago?

"Mi jefe me ignora" ¿Te identificas con esa frase? Esta situación puede generar malestar y tener efectos negativos sobre nuestro bienestar. Estas estrategias pueden ayudarte.
Mi jefe me ignora: ¿qué hago?
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López.

Última actualización: 20 febrero, 2022

Creo que mi jefe me ignora, nunca tiene en cuenta mis opiniones respecto al trabajo y ni siquiera me mira cuando hablo”. Mantener una buena relación con los jefes es una de las principales preocupaciones de un empleado. Después de todo, muchas veces depende de ellos si conservamos el trabajo, somos promocionados, recibimos aumentos, etc.

Sentir que nuestro jefe nos ignora es una situación que puede producir estrés. Sin embargo, es un tema complejo de abordar y conviene proceder de forma prudente para evitar otros problemas.

No olvidemos que, en algunos casos, esta actitud podría corresponder a un tipo de acoso. De cualquier modo, en este artículo verás consejos útiles para saber moverte en una situación así.

¿Por qué mi jefe me ignora?

Una de las primeras cosas que hacen las personas cuando viven esta experiencia es preguntarse: ¿por qué? De esta manera, se puede llegar a pensar “quizá mi jefe me ignora porque no me esfuerzo lo suficiente”. Sin embargo, no en todos los casos se trata de una cuestión de rendimiento en el trabajo. Además, no es común que un jefe ignore a un empleado que no está haciendo bien su trabajo. Al contrario, se esperaría que le señalara sus fallos con el fin de mejorar, ya que su conducta afecta a la empresa.

A veces, sin darnos cuenta, podemos ser víctimas de mobbing o acoso laboral. Ignorar a un empleado de modo intencional no deja de ser una agresión encubierta -con ella, el superior podría, por ejemplo, intentar motivarte para que renunciaras a tu puesto de trabajo-. También podría tratarse de una sobrecompensación por la propia mediocridad del superior o para satisfacer necesidades narcisistas.

El mobbing es un tipo de agresión que tiene efectos negativos sobre la víctima. Muñoz Chávez y López Chau (2018) publicaron un trabajo sobre la relación entre mobbing y satisfacción laboral. Se encontró que el acoso laboral afecta a la satisfacción por el trabajo y de manera más general a la calidad de vida.

Mujer con burnout en el trabajo

Otras razones por las que tu jefe podría estar ignorándote

Ahora bien, pensar que “mi jefe me ignora” no siempre tiene que ver con una situación de acoso en el trabajo. Recuerda que esta es una percepción subjetiva y podría haber otras explicaciones lógicas para la situación que excluyen el mobbing.

  • No quiere perjudicar tu rendimiento. Algunos superiores tienen la creencia de que adular mucho a los buenos empleados los hace sentirse “confiados”. Por ello, piensan que es mejor relacionarse con ellos lo menos posible para que sigan siendo productivos.
  • Te está poniendo a prueba. Es común que los jefes se interesen por saber cómo trabajan sus empleados bajo presión. De este modo, pueden optar por no darte indicaciones cuando las pides con el fin de observar cómo te desenvuelves.
  • Rumores. Tal vez tu jefe escuchó comentarios sobre que no le agradas o le has insultado. Por tal motivo, podría estar ignorándote porque se siente incómodo en tu presencia.

¿Qué hacer si mi jefe me ignora?

Por otro lado, una estrategia útil para determinar si se trata de algún problema particular contigo, es compararte con tus compañeros.

Si ves que otros trabajadores sí reciben atención, reconocimiento y apoyo en la oficina, pero tú no, es una mala señal. Ante esa situación, hay ciertas recomendaciones que puedes tomar en cuenta.

1. No comentes el problema de manera pública

Es normal querer decirle a alguien “mi jefe me ignora”, pero hacerlo puede ser contraproducente. Sin querer, podría empezar a circular por la oficina el rumor de que tu superior te está maltratando. Al final, terminaría llegando a oídos de tu jefe; la consecuencia sería que probablemente la relación entre vosotros se volvería más tensa. Así, podrías ver como tus problemas se multiplican.

Si vas a comentarle a alguien la situación, hazlo con personas que sean de confianza. Lo ideal es solo compartirlo en el trabajo con las personas que pueden tener alguna responsabilidad en la situación -jefe, psicólogo, departamento de recursos humanos, etc.-. Es preferible que lo compartas con tu círculo de amigos, pareja o algún familiar de confianza.

2. Observa la situación durante un tiempo prudente

Es posible que la causa por la que tu superior está ignorándote sea algo temporal. Espera unas pocas semanas para ver si se produce algún cambio. Podría ser que ahora mismo la empresa esté en una situación difícil que genera estrés y eso ocasiona que no interaccione mucho contigo. Si al cabo de un tiempo no mejora, entonces procede con las siguientes recomendaciones.

3. Actúa, no dejes que se convierta en esa china en el zapato con la que intentas seguir caminando

Hay personas que eligen soportar el maltrato de un jefe porque se perciben a sí mismos como inferiores. No obstante, esta postura solo servirá para prolongar el problema y hacer que el sufrimiento se vuelva crónico. No olvides que no mereces malos tratos de ninguna persona, incluso si se trata de tu jefe.

4. Habla con él de forma respetuosa, pero también asertiva

Tu jefe es un ser humano al igual que tú y tiene la capacidad de sentir empatía por los demás. Por lo tanto, es buena idea que le expliques la situación que está ocurriendo para hallar una solución. Es importante que, al hablar, no lo hagas de forma acusativa. En lugar de señalar que te está ignorando, intenta decir que te preocupan los problemas de comunicación.

De esta manera, pones el problema sobre la mesa sin acusar a nadie, así es menos probable que esté a la defensiva. Luego de que le expliques la situación, quizá te dará su versión de las cosas y llegarán a un acuerdo sobre cómo proceder.

5. Acude con el psicólogo de tu empresa

Algunas organizaciones tienen la suerte de contar con un psicólogo organizacional. Compartir con él eso que te preocupa es una buena idea; de hecho, uno de sus cometidos laborales es intervenir en las relaciones que hacen que los miembros de la organización no se sientan bien. Una vez que conoce la situación, el profesional podrá orientarte e incluso actuar como mediador en caso de que exista un conflicto.

6. Considera hablar con recursos humanos

Si la situación no mejora después de agotar todas las opciones, quizá sea útil hablar con recursos humanos. El personal de dicho departamento también puede actuar como mediador en este tipo de conflictos para hallar soluciones. De hecho, si hay un psicólogo en la organización, es probable que tenga abierto un canal de comunicación muy fluido con este departamento o que incluso forme parte de él.

Mujer hablando con recursos humanos

7. No te cierres a la idea de cambiar de trabajo

Hay situaciones en la vida en las que la única resolución puede ser un cambio radical. Quizá quieras solicitar que te transfieran a otro departamento de la organización o incluso irte a otra empresa. Recuerda que soportar este tipo de trato, puede tener efectos negativos sobre tu salud a largo plazo.

Para concluir, decir “mi jefe me ignora” y responder con inteligencia puede ser el primer paso para introducir cambios en el clima laboral. A menudo, las personas no se dan cuenta del trato les dan a sus empleados hasta que alguien se los señala. Esta crisis puede ser oportunidad para mejorar la relación entre personas de la organización que tienen distinto nivel de responsabilidad.

Te podría interesar...
7 características que definen a un jefe tóxico
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
7 características que definen a un jefe tóxico

Un jefe tóxico es aquel que en lugar de liderar el crecimiento conjunto, se dedica más bien a someter a los demás a sus prejuicios y temores



  • Gamonal Contreras, S. (2021). El mobbing o acoso moral laboral.
  • Muñoz Chavez, J. P., & López Chau, A. (2018). Mobbing y satisfacción laboral en docentes de instituciones de educación superior del centro de México. Ciencia y sociedad.