El modelo de comunicación de Lasswell, un paradigma universal

El modelo de comunicación de Laswell nos ofrece una serie de directrices para comunicar con acierto. Estás directrices son seguidas a diario por los principales medios de comunicación cuando se enfrentan al reto de informar a la ciudadanía de distintos acontecimientos de interés social.
El modelo de comunicación de Lasswell, un paradigma universal
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 14 octubre, 2022

El modelo de comunicación de Lasswell es un clásico, y también uno de los formatos más utilizados en los medios de comunicación de todo el mundo. Se trata de un esquema que permite analizar los datos más relevantes en un mensaje, de modo que sea comprensible su origen, su transmisión y su objetivo.

Este modelo de comunicación también permite que las personas sean informadas sobre lo esencial, ya sea de un hecho o de una situación. Al mismo tiempo, este formato hace posible desarrollar la información de una manera ordenada y coherente.

Son muchas las cabeceras informativas que se organizan en el mundo siguiendo este modelo. Lo que lo hace tan versátil es su sencillez y su universalidad. De hecho, es considerado una aplicación de los postulados conductistas de la psicología en el plano de la comunicación de masas. Veamos de qué se trata.

Ahí radica el verdadero poder de los medios masivos: son capaces de redefinir la normalidad”.

-Michael Medved-

Hombre trabajando en el ordenador
Lasswell planteó que los procesos comunicativos tienen cinco elementos: emisor, contenido, canal, receptor y efecto.

El modelo de comunicación de Lasswell

El modelo de comunicación de Lasswell, o fórmula de comunicación de Lasswell, es la descripción de un acto básico de comunicación. Su propósito es abordar y analizar los componentes que forman parte de una acción comunicativa. Este modelo no ha tenido tanto un valor teórico, como práctico. De hecho, se ha empleado más como una técnica, que como un cuerpo conceptual.

El modelo fue ideado por Harold Lasswell y se publicó por primera vez en 1948, en un artículo titulado Estructura y Función de la Comunicación de Masas. Lasswell era politólogo y profesor de derecho en la Escuela de Leyes de la Universidad de Yale.

En principio, el objetivo era reducir la brecha de comunicación que existía entre la comunidad y el gobierno. El modelo de comunicación de Lasswell se ha empleado tanto para producir actos de comunicación, como para analizarlos. De hecho, su creador trabajó durante la II Guerra Mundial como analista de los discursos de Hitler, siguiendo las líneas de su propia teoría.

Los cinco elementos clave de la comunicación de masas

Según el modelo de comunicación de Lasswell, en los actos comunicativos hay cinco componentes: emisor, contenido, canal, receptor y efecto. Con base en esos elementos, también pueden plantearse cinco preguntas: ¿Quién dice? ¿Qué dice? ¿En qué canal? ¿A quién se lo dice? ¿Con qué efecto o intención?

Cuando el modelo de comunicación de Lasswell se aplica al terreno del análisis, motiva una reflexión sobre los cinco componentes y las cinco preguntas. Desde ese punto de vista, lo que hace es abordar los siguientes aspectos:

  • Análisis de control (¿quién?). Hace referencia al emisor o la persona que inicia el acto comunicativo. O sea, el autor de un mensaje.
  • Análisis de contenido (¿qué?). Hace referencia a todo aquello que comprende el mensaje.
  • Análisis de medio (¿cómo?). Tiene que ver con el canal, es decir, con el vehículo que se emplea para que el mensaje llegue del emisor al receptor.
  • Análisis de la audiencia (¿a quién?). Corresponde al receptor, o sea, al destinatario del mensaje que se ha emitido.
  • Análisis de efectos (¿para qué?). Hace referencia a las intenciones u objetivos de un acto comunicativo.
Ordenador y periódico
Este modelo establece los ámbitos de análisis de los actos comunicativos.

Otras aplicaciones del modelo

Con base en las preguntas básicas del modelo de comunicación de Lasswell, se diseñó el esquema conocido como “las cinco w”, en periodismo. Este señala que el primer párrafo de una noticia debe responder a unos interrogantes análogos: qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué. Son interrogantes tan potentes que, contestándolos, nos aseguramos de contar los detalles más importantes de un acontecimiento.

Casi todos los medios de comunicación del mundo, en los distintos ecosistemas y formas, aplican ese esquema al primer párrafo de la información. Lo hacen por una razón: es muy funcional. Este, por supuesto, es un esquema que puede aplicarse a todo tipo de textos, sean periodísticos o no. Lo ideal es que el primer párrafo responda a los interrogantes básicos y que los siguientes desarrollen con más detalle cada una de las preguntas.

El modelo de comunicación de Lasswell ha sido cuestionado por abordar la comunicación en una sola vía, es decir, de emisor a receptor, sin tener en cuenta la respuesta de este último -no es un ente pasivo-. Así, podemos hablar de un modelo que sigue vigente en esencia, pero que ha sido superado por otros que entiende de una manera más completa el acto comunicativo. No obstante, sigue siendo toda una referencia para entender qué entendemos hoy por comunicación, así como para identificar los parámetros que nos dan información sobre la calidad de la misma.

Te podría interesar...
Dando sentido a la comunicación: el interaccionismo simbólico
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Dando sentido a la comunicación: el interaccionismo simbólico

El interaccionismo simbólico se posiciona en contra de las verdades absolutas. Defiende la idea de que existen diferentes verdades situadas en cada...



  • Lasswell, H. D. (1948). The structure and function of communication in society. The communication of ideas, 37(1), 136-139.
  • Cáceres López, M. A. (2021). La comunicación y el modelo de Lasswel, análisis de la vigencia de la aguja hipodérmica en tiempos actuales (Bachelor's thesis).

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.