Modelo económico del psicoanálisis

28 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
El modelo económico del psicoanálisis aporta una nueva perspectiva sobre la personalidad, aquella que se centra en nuestra energía y nuestros impulsos más internos. Hoy queremos hablaros de ella.

La personalidad, como variable que influye sobre el comportamiento, está bastante estudiada. Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, la abordó desde distintas perspectivas. Hoy hablaremos de una de ellas: el modelo económico del psicoanálisis.

¿Alguna vez has escuchado hablar de la libido, la energía psíquica y las pulsiones? Son conceptos que, a veces, utilizamos sin concretar su definición o su origen. Freud los tuvo en cuenta para consolidar su teoría económica de la personalidad.

Explora junto a nosotros este modelo del psicoanálisis. Conocerás otra perspectiva de nuestra personalidad, verás qué conceptos se relacionan con este modelo, cómo funciona la energía en nuestra psique y qué otros modelos componen la teoría de personalidad freudiana.

Rostro de Freud

¿Qué es el modelo económico del psicoanálisis?

Se trata del campo de la personalidad, desde una perspectiva freudiana, que trata del funcionamiento de la energía en nuestra psique. Surgió gracias al espíritu científico y filosófico del padre del psicoanálisis.

Sigmund Freud contaba con la hipótesis de que nuestros procesos psíquicos están relacionados con la circulación y distribución de energía. Según este modelo, la energía de nuestro aparato psíquico será susceptible de aumento, disminución o de ser equivalente.

Entonces, según esta teoría, el aparato psíquico se encarga de la transformación de la energía, el aplazamiento de la descarga y la elaboración de las experiencias. Por ello, se puede describir esta perspectiva como: todas aquellas cargas, descargas, sobrecargas y equivalencias que se movilizan en nuestro aparato psíquico.

Conceptos asociados al modelo económico

Hay diversos conceptos asociados a esta tópica Freudiana. Veámoslos:

  • Elaboración psíquica. Es decir, la transformación de la energía.
  • Pulsión. Se trata de la fuerza que nos impulsa a satisfacer tensiones internas, que no necesariamente deben ser de índole sexual.
  • Catexia. La capacidad con la que contamos para dirigir nuestra energía pulsional hacia un objeto o representación. Entonces, vendrían siendo descargas de energía psíquica. El ello según Freud sería el origen de las catexias, es decir esa tendencia a satisfacer nuestras necesidades buscando el placer.
  • Libido. Es la base del dinamismo de la mente y del desarrollo psicosexual. Aunque, va más allá de lo sexual, se trata de aquella energía que proviene de nuestras pulsiones y que dirige nuestra conducta. Por lo tanto, puede estar relacionado con todo aquello que nos produce placer, por ejemplo, comer.

Si bien los recién citados son los conceptos más conocidos sobre el modelo económico del psicoanálisis. Freud hizo un grande recorrido por las pulsiones, de hecho, las dividió en:

  • Pulsión de vida. Son los impulsos que nos motivan a no renunciar al placer, en pro de la supervivencia y el bienestar.
  • Pulsión de muerte. Se trata de aquella tendencia hacia la autodestrucción, pero que al ser bien gestionada puede resultar asertiva.

Ahora bien, este modelo se basó en las teorías desarrolladas desde 1914 hasta 1920 aproximadamente, sobre todo, en los libros: Más allá del principio del placer e Introducción al narcisismo de Sigmund Freud.

Mente en forma de puzle sin una pieza

Otros modelos

Para establecer su teoría de la personalidad, Freud, formuló diversos modelos, también llamados tópicas. Uno de ellos es el económico, veamos los demás:

  • Topográfico. Se trata de una perspectiva en la que hay distintos niveles de consciencia. El inconsciente, el preconsciente y el consciente. Cada uno de estos niveles se asocian a una parte del iceberg que se sumerge, es decir, se asocian a una metáfora.
  • Dinámico. Este modelo ser relaciona con los impulsos que buscan la gratificación y con aquellos que van tras la inhibición a través de los mecanismos de defensa.
  • Genético. Es la teoría que propone que nuestro desarrollo psicosexual se da gracias a la búsqueda de gratificación en las zonas erógenas. Hay diversos estadíos: oral, anal, fálico, latente y genital.
  • Modelo estructural. Propone que nuestra mente está separada por diferentes instancias y que cada una de ellas actúa en un nivel, formando así una estructura de personalidad.

Aunque haya estas divisiones en la teoría de personalidad freudiana, no quiere decir que cada tópica actúe por separado. De hecho, en psicoanálisis todos los conceptos se complementan.

El modelo económico del psicoanálisis aportó la concepción del flujo de la energía en nuestra mente, y cómo diversas pulsiones tienden a satisfacer nuestros instintos y otras no. Además, dio cuenta de cómo se van transformando esas energías en nuestro mundo interno. Consistió y sigue siéndolo en la actualidad: una forma revolucionaria de apreciar nuestra mente.

  • Freud, A. & Carcamo, C.E. (1961). El yo y los mecanismos de defensa (vol 3). Barcelona: Paidós. Vels, A. (1990). Los mecanismos de defensa bajo el punto de vista (vol 6). psicoanalítico. Agrupación de Grafoanalistas Consultivos de España. Lacan, J. (2010). Seminario 1. Los escritos técnicos de Freud. Balint, 2, 6-54.
  • Freud, S. (1973). Introducción al narcisismo y otros ensayos. Madrid: Alianza.
  • Freud, S. (1976/1920). Más allá del principio del placer. Obras completasBuenos Aires: Amorrortu.
  • Freud, S. (2012). Tres ensayos sobre una teoría sexual. Buenos Aires: Alianza editorial.
  • Freud, S. (1923/2016). El yo y el Ello. Madrid: Amorrortu.
  • Freud, S. (2013). La interpretación de los sueños (Vol.267). Ediciones Akal.