Pulsión de vida o eros: ¿qué es?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro
· 1 mayo, 2019
La pulsión de vida engloba a todas aquellos impulsos y conductas que motivan nuestra supervivencia sin renunciar al placer y sumando a la sensación de bienestar.

Hay momentos en los que encontramos una inspiración inigualable, como si hubiésemos sido tocados por una varita. Estamos tan motivados que el mundo se nos queda pequeño, queriendo ir a por nuestras metas, con entusiasmo y valentía. Hablamos de instantes que son genuinamente definitorios de la pulsión de vida.

Esta pulsión nos invita la pasión y a la vitalidad. Además, es una forma de resolver tensiones. Sin embargo, como podría parecer en un principio, no se trata siempre de algo de carácter erótico o sexual.

A través de este artículo, te mostramos qué define realmente a esta pulsión; uno de los conceptos esenciales de la teoría psicoanalítica. Además, te mostramos cómo se manifiesta, el origen, su relación con la mitología y los conceptos asociados.

Mujer con gafas feliz

Pulsión de vida, ¿qué es?

Para comenzar a comprender la pulsión de vida es necesario acercarnos al concepto de pulsión. El concepto nace de la teoría de la personalidad de Freud, que sugiere que actuamos para resolver las tensiones con las que contamos.

La pulsión es según esta corriente el origen de toda actividad mental. Cuenta con:

  • Fuente. Se trata del órgano donde nace la pulsión.
  • Fuerza. Lo que empuja a la acción.
  • Meta. Consiste en la satisfacción de la excitación.
  • Objeto. Aquello que satisface.

Como ya hemos apuntado, la pulsión necesariamente no se trata de un asunto sexual, aunque por sus nombres pueda pensarse así. Va más allá, aunque se vincule con la búsqueda del placer y la satisfacción. Ahora bien, la pulsión de vida es aquel impulso que genera tanto activación como excitación en el plano orgánico. Su objetivo es preservar nuestra supervivencia.

Además, es una fuerza dinámica que va en búsqueda del placer, dejando a un lado lo que no lo genera. Esto funciona cuando activamos mecanismos para reducir nuestras tensiones.

¿Por qué se le llama eros?

También se le llama de este modo debido a que el psicoanálisis siempre ha sido cercano a la mitología, de hecho es una materia que a Sigmund Freud le apasionaba. Entonces, ha sido común el uso de metáforas o analogías que hacen referencia a ciertas historias o rasgos de la mitología para explicar la teoría; una gran idea para hacerla más comprensible.

Entonces, la pulsión de vida está asociada al Dios de la mitología cuyo nombre es Eros. Se trata de aquel responsable de la atracción sexual, el amor y la fertilidad.

¿Cómo se manifiesta?

Eros está presente en cada uno de nosotros. Interviene en la relación que tenemos con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. Entonces se manifiesta en la forma en la que interactuamos, motivando acciones que nos lleven hacia la supervivencia.

Además de las actividades fisiológicas básicas, dentro de las cuales se encuentra el sexo, la pulsión de vida se hace presente en los sueños, en la creatividad, en el erotismo y en el amor.

Además, se presenta evitando el dolor o aquello que no nos resulta placentero. Aunque Freud siempre hizo hincapié en que las barreras entre placer y displacer son bastante difusas.

Mujer soñando

Conceptos asociadas a la pulsión de vida

Dentro del psicoanálisis, los límites entre algunos conceptos son mínimos: esto tiene que ver con que entiende el aparato psíquico como un elemento dinámico. La pulsión de vida no es la excepción. Veamos, en el marco de la teoría económica, a qué conceptos se asocia:

  • Principio de placer. Aquel que busca la satisfacción.
  • Principio de realidad. Aquel que se encarga de la adaptación a las circunstancias.
  • Pulsión de muerte. Englobaría aquellos impulsos asociados a la disolución. También, la tendencia a destruir la vida y a la agresividad.
  • Principio de Nirvana. Tendría que ver con la tendencia de reducir el nivel de excitación a cero.

El concepto de pulsión de vida forma parte de los conceptos más importantes de la teoría del psicoanálisis, cobrando sentido cuando se entiende dentro de la concepción psicoanalítica del aparato psíquico. Además, y aunque pueda parecer paradójico, está íntimamente relacionado con el impulso de muerte; de hecho, no hay un momento en el que no estén presentes ambos.

En suma, la pulsión de vida es aquel empuje que nos invita y nos motiva para sobrevivir. Ese impulso dinámico de autoconservación con el que contamos y que está en el fondo de muchas de las conductas que realizamos.

Freud, S. (1976/1920). Más allá del principio del placer. Obras completasBuenos Aires: Amorrortu.