El modelo tipológico de Holland: ¿qué trabajo encaja con tu personalidad?

Según el modelo tipológico de Holland, cada tipo de personalidad encaja mejor con un determinado ambiente ocupacional. Descubre cuáles son y cómo lograr un buen ajuste en tu vida laboral.
El modelo tipológico de Holland: ¿qué trabajo encaja con tu personalidad?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 31 diciembre, 2022

Pasamos prácticamente un tercio de nuestra vida trabajando. Por lo mismo, el puesto que escojamos para desempeñarnos laboralmente condicionará en gran medida nuestra calidad de vida.

La orientación vocacional busca guiarnos y ayudarnos a tomar la decisión correcta; precisamente por esto han aparecido diversos modelos y teorías. Uno de los más interesantes y de los más aplicados en la práctica profesional es el modelo tipológico de Holland.

Este modelo forma parte de aquellos enfoques que se centran en las características individuales de cada persona y en el grado de ajuste de estas con los diferentes puestos laborales.

Una mujer trabaja duro realizando informes
Según Holland, buscamos ocupaciones y empleos en los que podamos utilizar nuestras habilidades, destrezas y desplegar nuestros intereses y valores.

El modelo tipológico de Holland

Este modelo parte de la premisa de que todas las ocupaciones pueden categorizarse en seis diferentes ambientes profesionales. Y que la elección de cada persona de insertarse en uno u otro de estos ambientes dependerá de sus propios rasgos de personalidad.

Por supuesto, podemos dedicarnos a un ámbito profesional poco relacionado a quienes somos (por ejemplo, en función de la economía o de los empleos disponibles); sin embargo, tendemos a sentirnos más atraídos por aquellos puestos que encajan con nuestros rasgos y nos desempeñamos mejor en ellos.

Esto tiene distintas implicaciones. Por un lado, se entiende que las elecciones profesionales son una expresión de la propia personalidad; y, por tanto, siempre que se siga la vocación, las personas de un mismo campo laboral poseerán rasgos similares entre sí. Por otro lado, se infiere que las personas nos sentiremos más satisfechas y realizadas y disfrutaremos de mayor estabilidad laboral en tanto que escojamos un ambiente acorde a nuestra tipología.

Ambientes y personalidades propuestos por el modelo tipológico de Holland

El modelo tipológico de Holland es un modelo hexagonal en tanto que describe seis tipologías de personalidad diferentes que se corresponden con seis ambientes ocupacionales.

La descripción de estas personalidades se basa en los rasgos compartidos que poseen las personas integrantes de un grupo laboral determinado (por ejemplo, competencias, valores, objetivos o estilo de resolución de problemas). Así, encontramos las siguientes:

1. Realista

La personalidad realista tiende a tener una visión objetiva y concreta sobre el mundo. Son personas constantes y dinámicas y enfocadas principalmente al plano material y práctico.

Sienten mayor atracción y son hábiles en tareas que impliquen la manipulación ordenada y sistemática de objetos, herramientas y maquinaria. Así, algunas de sus profesiones predilectas pueden estar relacionadas con la agricultura, la ganadería, la mecánica, la electricidad o la ingeniería.

2. Investigador

El investigador, también llamado intelectual, está más enfocado en el plano teórico, el análisis y la abstracción y evita situaciones con un alto componente práctico. Son personas observadoras y con una gran curiosidad acerca del funcionamiento de fenómenos físicos, biológicos o culturales, los cuales desean investigar y comprender.

Se sienten atraídos por tareas creativas y que supongan un desafío mental y suelen desempeñarse bien en ocupaciones teóricas e investigativas como el derecho, la física, la química o la economía.

3. Social

La personalidad social disfruta en la interacción con otros y tiene buenas habilidades comunicativas. Se trata de personas empáticas y con deseo por ayudar al prójimo. Suelen ser líderes, idealistas y poseen una autoimagen positiva. Sienten preferencia por ocupaciones relacionadas con el cuidado, la formación y la orientación como pueden ser la medicina, la psicología, la enseñanza o el trabajo social.

4. Artístico

Las personas artísticas están principalmente enfocadas en la expresión de emociones y sensaciones, en crear y proyectar a través de la originalidad y la imaginación. Suelen alejarse de lo convencional y de las ocupaciones muy realistas y optan por ambientes libres y poco sistematizados en los que puedan ser independientes y volcar su sensibilidad artística. Músicos, bailarines, escritores, diseñadores o decoradores encajan en este perfil.

5. Emprendedor

La tipología de personalidad emprendedora se caracteriza por una alta orientación al logro y capacidad de liderazgo. Son personas persuasivas, audaces, dinámicas y enérgicas. Capaces de tomar riesgos, evitan el plano intelectual y estético y se enfocan más en la comunicación, la organización y la búsqueda de ganancias. Marketing, relaciones públicas, comercio, banca y, en general, el mundo empresarial, suelen ser ámbitos de su preferencia.

6. Convencional

Esta última opción engloba a aquellas personas lógicas, disciplinadas y organizadas que se sienten identificadas con lo establecido. Así, tienden a ser formales y conformistas en cierto grado y prefieren actividades ordenadas y sistemáticas de registro, archivo, organización y procesamiento de datos. Administrativos, bibliotecarios, cajeros de banco y oficinistas suelen poseer este tipo de personalidad.

Bibliotecaria
El modelo de Holland es útil para guiar a una persona en su elección de estudios.

Aportes del modelo tipológico de Holland

Según este modelo, las personas con rasgos similares tienden a crear, en su interacción, atmósferas con unas características específicas. Por ello, se han descrito seis tipos de ambientes relacionados con las anteriores personalidades (realista, investigador, artístico, emprendedor, social y convencional).

Diversos estudios transculturales han permitido identificar y corroborar los distintos vértices de este modelo hexagonal. Y, del mismo modo, se han creado inventarios capaces de clasificar tanto a las personas (en las tipologías de personalidad) como a las ocupaciones (en los ambientes ocupacionales). Con todo esto, se busca orientar hacia el mayor ajuste posible.

En otras palabras, el modelo tipológico de Holland resulta útil a la hora de guiar a una persona en su elección de estudios, al decidir sobre su primer trabajo o cuando sienta que necesita un cambio laboral. Y es que, atendiendo a sus rasgos, valores, intereses y destrezas, es posible seleccionar el ambiente que mejor se ajuste a sus necesidades y en el que, por tanto, más éxito y satisfacción alcanzará.

No obstante, conviene recordar que no siempre es tan sencillo, ya que todos podemos tener, en mayor o menor grado, características propias de varias tipologías. E, igualmente, ciertas profesiones pueden relacionarse con varios ambientes ocupacionales. Por ello, es importante realizar un análisis individualizado en cada caso.

Te podría interesar...
¿Cómo se trabaja en orientación vocacional?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo se trabaja en orientación vocacional?

La orientación vocacional forma parte de las funciones de cualquier orientador de un instituto. Pero, ¿en qué consiste realmente?



  • Martínez, J. M., & Valls, F. (2003). Estudio y análisis del position classification inventory (PCI) de Gottfredson y Holland. Electronic Journal of Research in Educational Psychology1(1), 121-136.
  • Martínez, J. M., & Valls, F. (2008). Aplicación de la teoría de Holland a la clasificación de ocupaciones. Adaptación del inventario de clasificación de ocupaciones (ICO). Revista mexicana de psicología25(1), 151-164.
  • Rivas Martínez, F. (1976). Teorías vocacionales y su aportación a la orientación. Revista española de Pedagogía, 75-106.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.