5 motivos por los que debes beber agua según la ciencia

Eva Maria Rodríguez · 16 julio, 2018

El consumo de agua diario sigue siendo una de las principales recomendaciones para llevar una vida sana por parte de expertos y profesionales de la salud. De hecho, son muchos los motivos y razones que enumeran por los que beber agua. Ahora bien, ¿por qué es tan necesario?

“Miles de personas han sobrevivido sin amor, ninguna sin agua”, decía el poeta y ensayista W. H Auden. No obstante, beber agua te ayuda a mucho más que a sobrevivir. Tal vez te sorprenda lo mucho que puede beneficiarte hidratarte de forma correcta. Profundicemos. 

“El agua, el aire y la limpieza son los principales productos de mi farmacia”.

-Napoleón Bonaparte-

Principales motivos por los que debes beber agua

Beber agua en exceso puede ser peligroso para la salud, ahora bien ingerir poca cantidad también puede afectar a nuestro desempeño diario. Aunque son muchos los motivos por los que estar bien hidratado es importante, la ciencia ha demostrado que ingerir los suficientes líquidos provoca principalmente los siguientes beneficios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda beber al menos dos litros de agua al día para mantener el organismo sano e hidratado.

Botella echando agua en un vaso

El agua te permite rendir la máximo

Hacer ejercicio conlleva un aumento de la sudoración y por lo tanto, provocará deshidratación, además de un incremento de la necesidad de agua en el organismo.

Así, el rendimiento físico puede verse gravemente afectado tan solo con perder un 2% de líquidos en el cuerpo, provocando fatiga, pérdida de control de la temperatura corporal y menos motivación. Además, hacer cualquier actividad física resultará mucho más difícil, tanto a nivel orgánico como mental. Por esta razón, la reposición de líquidos es tan importante para gozar de una buena salud.

Algunos estudios demuestran que un buen nivel de hidratación no solo evita que ocurra todo esto, sino que incluso puede reducir el estrés oxidativo que acompaña a las actividades de alta intensidad.

Favorece la función cerebral

El nivel de hidratación tiene un gran impacto en la función cerebral. Los estudios demuestran que incluso un nivel modesto de deshidratación (entre un 1 y un 2%) puede afectar a la concentración, el estado de ánimo e incluso, puede provocar dolores de cabeza. También se ha encontrado que una pérdida moderada de líquido aumenta las sensaciones de fatiga y ansiedad, y reduce la memoria de trabajo.

Lleva nutrientes a todo el cuerpo

Aunque el agua pura no contiene nutrientes en sí misma, puede absorber algunos minerales y llevarlos por los diferentes órganos del cuerpo. Por ejemplo, el agua mineral embotellada a veces puede contener minerales saludables que el cuerpo necesita como sodio, magnesio y calcio.

Además, este líquido se encarga de transportar nutrientes al interior de las células, ayudando a la vez a eliminar los productos de desperdicio de estas.

Ayuda a tu cuerpo a regular la temperatura

El agua es excelente para absorber y transferir calor dentro del cuerpo. De hecho, es el mecanismo principal del ser humano para regular su temperatura.

El agua tiene una capacidad de absorción del calor relativamente alta. Esto significa que el líquido en cada célula del cuerpo puede funcionar como un escudo contra los cambios bruscos de temperatura. Esta es también la razón por la cual los profesionales siempre recomiendan beber mucha agua en climas o ambientes cálidos.

Persona con vaso de agua

Ayuda a prevenir y tratar los dolores de cabeza

El dolor de cabeza por deshidratación puede sentirse como un dolor de cabeza sordo o como una migraña intensa. En algunos caso se presenta solo en casos de falta severa de líquidos, pero en otras surge muy fácilmente.

La deshidratación suele ser la causa principal de las migrañas en muchas personas. Sin embargo, nuevos estudios muestran que el agua puede ser una forma efectiva de tratar e incluso prevenir dolores de cabeza no relacionados con este trastorno.

¿Cuánta agua hay que beber al día?

La mayoría de los científicos y profesionales de la salud están de acuerdo en que no hay una cantidad de líquido exacta para todo el mundo. Es mucho mejor beber agua en función del sexo, el peso, el nivel de actividad física y el clima.

Calcular esto puede ser difícil, pero la tecnología nos lo pone fácil. Hoy en día existen muchas aplicaciones que te ayudan no solo a controlar el agua que bebes al día, sino que también calculan cuánta debes beber en función de todos estos parámetros.

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de los motivos por los que debes beber agua nos referimos solamente a este líquido. Sin embargo, se puede complementar su ingesta de muchas formas, por ejemplo tomando infusiones, zumos, batidos, leche, yogures, sopas y cremas, o incluso frutas y verduras.