Nervios en el estómago: causas y 6 formas de aliviarlos

¿Qué son los nervios en el estómago y por qué aparecen? Os lo contamos todo y, además, os dejamos 6 estrategias que os pueden ayudar a eliminarlos. ¡Toma nota!
Nervios en el estómago: causas y 6 formas de aliviarlos
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 06 diciembre, 2020.

Última actualización: 06 diciembre, 2020

¿A quién no le ha ocurrido? Sentir nervios en el estómago, ya sea por un momento que no acaba de llegar, por una incertidumbre complicada de tolerar o por un problema al que no le vemos una solución sencilla. El cuerpo y la mente están conectados y lo que nos preocupa a nivel mental muchas veces se manifiesta a nivel orgánico.

Sea como sea, los nervios en el estómago pueden aliviarse de forma natural. ¿Cómo? Os dejamos 6 maneras para hacerlo. No obstante, antes explicamos posibles causas relacionadas y en qué consiste el proceso de somatización.

Nervios en el estómago: ¿qué son?

Los nervios en el estómago suelen ser un síntoma típico cuando estamos especialmente ansiosos y preocupados por alguna cuestión. Así, las experiencias con carga emocional intensa pueden ocasionar este tipo de síntoma, que se traduce en molestias en la boca del estómago.

Se trata de una molestia que puede llegar a causar cierto dolor, pudiendo ser este punzante y muy molesto y provocando un malestar general que cuesta hacer desaparecer. ¿Cuáles son sus causas más frecuentes? Vamos a conocerlas.

Mujer con dolor de estómago por el efecto García

Causas

Un estado de nerviosismo generalizado, de ansiedad o de preocupación por alguna cuestión (especialmente emocional) pueden ser el origen de los nervios en el estómago. De esta forma, cuando estamos alterados a nivel emocional, pueden surgir este síntoma; dicha alteración, a su vez, suele producirse por la preocupación constante y el sentimiento de angustia ocasionado por alguna cuestión, generalmente de tipo emocional.

Los pensamientos rumiativos también pueden favorecer la aparición de nervios en el estómago. Por otro lado, esperar algo con mucha ilusión y nerviosismo también puede ser otra posible causa. Hemos de diferenciar, a grandes rasgos, dos tipos de nervios en el estómago:

  • Los que aparecen de forma puntual, porque estamos excitados o nerviosos pensando en algo que tiene que llegar (generalmente, cosas buenas).
  • Los nervios que se cronifican y que llegan a causar dolor, generalmente porque estamos preocupados por alguna cuestión (es decir, por algo negativo).

Así, los nervios en el estómago pueden aparecer por “cosas buenas y malas”; más bien, por la expectativa de dichas cosas y por las preocupaciones o la incertidumbre asociadas a ellas. Por otro lado, estos pueden alargarse en el tiempo o manifestarse de manera puntual.

La manera de ser de la persona y las estrategias de afrontamiento que utilice para gestionarlos influenciarán mucho en el desarrollo de este síntoma.

La somatización

Si el síntoma se cronifica, puede somatizarse. La somatización constituye un escape, una manifestación indirecta, para el síntoma. El canal de comunicación entre la mente y el cuerpo es más estrecho del que creemos, y muchas veces el cuerpo expresa lo que la mente está intentando ocultar, afrontar o gestionar.

Así, a través de la somatización, un malestar o una alteración de la mente aparecerá en el cuerpo; en este caso, en el estómago. De esta forma, vemos cómo estados de ansiedad y estrés pueden convertirse en emociones, lo que origina los síntomas de nervios en el estómago, incluyendo dolores y molestias estomacales.

6 formas de aliviarlos

¿Cómo aliviamos los nervios estomacales? Os proponemos algunas estrategias. Mencionar antes de nada que, si la molestia o el dolor persisten, la primera medida más sensata es acudir a la consulta de un profesional.

Reduce el estrés del día a día

No es algo fácil, pero se debe intentar. Podemos optar por organizar bien nuestra jornada antes de empezar el día a través de una agenda, por ejemplo. Es decir, gestionar bien el tiempo y planificar qué vamos a hacer y cuando.

La planificación y la anticipación nos pueden ayudar a reducir el estrés que sufrimos diariamente.

Desdramatiza

Si estás sufriendo por algo que tiene una importancia relativa, intenta desdramatizar, relativizar la situación. Quizás le estás dando más importancia de la que tiene o quizás no estás siendo del todo realista. Intenta pensar en qué es lo peor que puede ocurrir; una vez lo detectas, puede comprobar que o bien que no es tan grave o bien que, de ser el caso, podrías afrontar eficazmente la situación.

Distráete

En el caso de que los nervios en el estómago aparezcan porque estás esperando con mucha ilusión algo (aunque eso sea algo bueno, te está generando este síntoma molesto), prueba a distraerte, a mover el foco de atención a otra cosa.

Realiza alguna actividad, céntrate en otra cosa. El cuerpo te lo agradecerá. Esto no quiere decir que no debas afrontar la situación que te esté causando nerviosismo y los propios nervios en el estómago, sino que es importante buscar momentos para todo, que favorezcan un estado mental agradable y de calma (para poder afrontar mejor lo que te está preocupando).

Practica la respiración y la relajación

Estas dos técnicas son muy empleadas para reducir síntomas ansiosos. Prueba a dedicarle unos minutos al día a meditar, a poner en práctica la respiración diafragmática o a relajarte con un buen baño caliente y música relajante. Esto te ayudará a desconectar, a reducir tu nivel de activación y puede que a eliminar los nervios en el estómago.

Mujer ojos cerrados al atardecer

Realiza ejercicio

¡Y es que el ejercicio físico va bien para tantas cosas! Es un hábito saludable para el cuerpo, ayuda a distraer la mente, nos permite centrar la energía en el cuerpo (es decir, en algo diferente a lo que te está causando el síntoma en cuestión), etc. Prueba a caminar media hora al día, a hacer ejercicio desde casa, a salir a correr… Dispones de una gran variedad de alternativas.

Haz actividades placenteras

En línea con el punto de distraerte, otra idea clave que puede ayudarte a reducir o eliminar los nervios en el estómago es realizar actividades placenteras, que te gusten. Puedes probar a pintar mandalas, con escribir, con escuchar música… Cualquier cosa que te apetezca y que te cause bienestar físico y mental.

Los nervios en el estómago son un síntoma muy frecuente en personas que están un poco más ansiosas o nerviosas de lo habitual. Aprender a detectarlos, así como identificar la causa que los está originando, puede ayudarnos a tomar conciencia y a actuar para sentirnos mejor.

Puedes probar alguna de estas 6 estrategias propuestas o encontrar la forma que te vaya bien a ti. Y es que, ¡qué importante es conocerse, para ayudarse a uno mismo!

“A menudo las personas dicen que aún no se han encontrado a sí mismas. Pero el sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea”.

-Thomas Szasz-

Te podría interesar...
La ansiedad y los estados de nerviosismo
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
La ansiedad y los estados de nerviosismo

¿Quién ansiedad antes de un examen, una declaración de amor o durante una presentación? Ese desagradable estado de agitación puede volverse alarman...



  • Buceta, J.M. y Bueno, A.M. (1995). Psicología y Salud: Control del estrés y trastornos asociados. Madrid: Dykinson.
  • Redorta, J., Alzina, R. B., & Galdós, M. O. (2006). Emoción y conflicto: aprenda a manejar las emociones.