Niños emocionalmente sanos, adultos más felices

07 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago Sobral
Estimular la inteligencia emocional en casa, es fundamental para el desarrollo óptimo de los niños.

Hay que educar a niños emocionalmente sanos, para que se conviertan en adultos felices y maduros. Para ello, es fundamental el papel de la familia.

Desgraciadamente, existen muchas familias disfuncionales, en las cuales el diálogo respetuoso es casi inexistente. En estos casos, la comunicación se basa en gritos, imposiciones, utilización de términos descalificadores, etc. De modo que los pequeños que crecen en este entorno lleno de tensiones, disgustos e incomprensión, difícilmente logran gestionar las emociones de una manera eficiente.

Niños emocionalmente sanos, adultos más felices

Gestionar las emociones significa tener la capacidad de comprenderlas, aceptarlas y captar lo que estas transmiten. De este modo, las emociones representan una ayuda y no un conflicto o un obstáculo a la hora de perseguir los objetivos personales.

Así, desarrollar la inteligencia emocional sirve para afrontar adecuadamente todo tipo de situaciones. Esto, no quiere decir que molestarse sea algo negativo, es normal que a veces uno se enfade, pero la forma en que se reacciona ante los eventos es lo que define si realmente se ha adquirido, o no, el autocontrol.

Madre ayudando a su hijo a ser emocionalmente sano

Manejar una comunicación con el tono adecuado y aprender a ponerse en el lugar del otro, son aspectos que se deben considerar, si uno quiere manifestar un alto nivel de inteligencia emocional. El hecho de comprender a los demás y de sentirse en armonía con uno mismo, permite enfrentarse mejor ante las adversidades de la vida cotidiana.

Es por ello, que, los niños que desarrollar la inteligencia emocional desde los primeros años de vida, se convierten en adultos más felices. En este sentido, cabe destacar que el papel de los padres es primordial para la formación y el crecimiento óptimo de los hijos. Pues, son ellos los principales encargados de guiar y orientar a los pequeños en el día a día, enseñándoles a percibir el mundo que les rodea por medio de los sentidos y de las propias facultades.

Por lo tanto, todo adulto debería ser capaz de desarrollar una inteligencia emocional que sirva de ejemplo, desde el núcleo familiar, para facilitar un desarrollo sano en los niños y para que sean capaces de potenciar sus propias habilidades sociales. La estimulación y contención adecuadas durante esta primera etapa de la vida dará como resultado un futuro saludable a nivel físico, psicológico y emocional.

Niños emocionalmente sanos: ¿cómo expresan la inteligencia emocional?

¿Cómo saber si un niño desarrolla la inteligencia emocional de una forma saludable? A continuación, presentamos algunos comportamiento que suelen manifestar los pequeños emocionalmente sanos: 

  • Tienden a relacionarse en forma espontánea y positiva con personas de cualquier edad.
  • Tienen una expresión corporal que transmite felicidad y entusiasmo.
  • Están dispuestos a escuchar y a considerar opciones u opiniones diferentes a las suyas.
  • Exteriorizan sus sentimientos y expresan afectos de forma natural y espontánea.
  • Son respetuosos con los deseos y sentimientos de los demás.
  • Manejan la impulsividad correctamente.
  • Resuelven situaciones problemáticas con bastante facilidad.
  • Son capaces de expresar e intercambiar las propias opiniones e ideas con asertividad.

Por supuesto, para valorar la existencia de estas conductas, hay que tener en cuenta la edad y el desarrollo madurativo del pequeño.

¿Observas que tu hijo realiza alguna de estas actitudes de un modo frecuente? Si es así, puedes sentirte satisfecho con la educación que le estás proporcionando. En caso contrario, quizás sea el momento de replantearte algunos aspectos de la metodología de crianza, pues algunas dinámicas familiares podrían estar afectando a ciertas áreas del desarrollo emocional del niño.

Así, si sientes que, como padre o madre, no lo has estado haciendo bien hasta ahora, no te preocupes en exceso. Ya que, siempre es un buen momento para aprender y mejorar, reconociendo e identificando los errores, para poder rectificarlos.

¿Cuál es tu papel como madre o padre?

Padre ayudando a su hija

Para criar a niños emocionalmente sanos, como madre o padre, debes practicar una comunicación sana y positiva en el hogar, armándote de paciencia y voluntad para lograr un mayor acercamiento y armonía en la forma de relacionarse entre todos los miembros de la familia.

«En todas las maneras concebibles, la familia es un vínculo con nuestro pasado y nuestro puente hacia el futuro.»

-Alex Haley-

Los niños tienen derecho a crecer dentro de una familia donde prime el entendimiento y respeto mutuo. De manera que estos adquieran ciertas herramientas relacionadas con la inteligencia emocional, que los capaciten para enfrentarse a cualquier situación que se les presente en la vida, por más complicada que sea, y para que, en definitiva, sean felices.

Tomemos consciencia sobre esto, ya que si deseamos un mañana mejor para nuestros hijos, es ahora cuando debemos involucrarnos e intervenir.