No seamos el uno para el otro - La Mente Es Maravillosa

No seamos el uno para el otro

Raquel Aldana 18 junio, 2015 en Emociones 0 compartidos
Hombre y mujer vestidos de traje sin miedo al amor

Lo siento, pero tú no eres mi felicidad. No, no lo eres y por eso me libero. Me niego a poner mi vida emocional en tus manos. Si tú fueras mi felicidad, tu ausencia sería mi acabose y viviría en el filo de la navaja. No quiero intentar “adueñarme” de ti, no va conmigo, no me interesa.

Mi bienestar y mi autorrealización dependen básicamente de mí, lo demás contribuye, pero el proceso interior que va configurando mi ser no vendrá de afuera, no será prestado. Es cuestión de estética. No solo quiero mejorar, quiero hacerlo con la inspiración del artista, como una obra de la cual me sienta satisfecha.

¡Qué pesado es hacerse cargo de la dicha de otro! ¡Qué tarea tan difícil, por no decir imposible! Prefiero respirar por mí misma, andar sin muletas y ser como soy. No quiero pertenecerte, ni que tú me pertenezcas. Andemos juntos, si nos apetece, pero no seamos “el uno para el otro”, por favor.
Compartir

El bienestar psicológico o el intento de ser feliz requiere de un compromiso personal e intransferible. No es algo que nos regalen, se compre o se posea por decreto: es intransferible. Y como yo no estoy en venta, y espero que tú tampoco lo estés, tenemos la oportunidad de ser libres.

Tú no defines mi existencia ni yo la tuya, de ser así, no podríamos vivir el uno sin el otro. Tú no eres mi felicidad, afortunadamente, ni yo soy tu ama y señora. La mejor relación que podemos tener es no pertenecernos. El que no posee al otro lo respeta, y eso es belleza, ternura y desapego”.

Texto adaptado de Walter Riso

modificacion

La mejor relación que podemos tener es la de no pertenecernos. Esto es ser y existir. Quiero encontrarme contigo, pero en otro punto emocional. No quiero que seamos el uno para el otro, ni el amor de nuestra vida. No quiero necesitarte, quiero preferirte.

No quiero amarte ciegamente, no quiero cerrar mis ojos. Quiero abrirlos y ver a dos seres completos, diferentes y no dependientes entregando su pasión, viviendo momentos y colaborando en la vida.

Convertirnos en seres completos

No quiero que nos transformemos ni que nos necesitemos. Quiero dejar atrás las medias naranjas. Tú puedes ser una naranja, un limón o un melón. Puedes ser lo que quieras, no seré yo quien te pida que cambies. Lo importante es que rodemos juntos.

Tampoco tenemos que rodar por siempre de la mano. A veces el amor se acaba, no quiero verme exprimiéndote y sacando tu jugo. Por eso, si quieres tomar el sol, tómalo. Si quieres deshacerte de tu piel, hazlo. No hay más que hablar.

Por eso, no somos uno, somos dos. Tampoco somos el uno para el otro, es mejor que no lo seamos. Yo soy para mí y tú eres para ti.

Corazón

Todos tenemos un amor para toda la vida

Todos tenemos un amor para toda la vida: nosotros. Solo cuando yo me ame sin restricciones, sin inseguridades y sin complejos lograré hacer lo mismo contigo.

Si para estar contigo tengo que renunciar a ser yo misma, la cosa no va a funcionar. La gente se queja de que no es querida, pero lo que en realidad sucede es que no sabemos querer.

Vivimos en el anhelo de suplir nuestras carencias y no nos damos cuenta de que el verdadero amor es el que sentimos por nosotros mismos. Por eso, no quiero que nos idealicemos, nuestro amor no nos salvará, no resolverá nuestros problemas y no nos ofrecerá estabilidad emocional.

Nadie puede amar por ti, ni crecer por ti ni sonreír por ti ni respirar por ti. Solo tú tienes el poder de salvarte y de crear un amor saludable, esa es la mayor dicha del mundo.
Compartir

Imagen destacada de La Mecánica del corazón

Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar