Otto Fenichel, un psicoanalista de segunda generación

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera el 12 diciembre, 2018
Edith Sánchez · 13 diciembre, 2018
Otto Fenichel fue uno de los principales impulsores del llamado “psicoanálisis de izquierda”. Trabajó por integrar las teorías de Freud con el marxismo y aportó importantes elementos técnicos para el método de cura psicoanalítica.

El nombre de Otto Fenichel no es uno de los más conocidos del psicoanálisis. De hecho, la vertiente más ortodoxa de esa escuela lo considera solo un “técnico”. Alguien que aportó apenas unos cuantos elementos al método psicoanalítico, sin que haya alcanzado gran trascendencia. Pese a todo, Fenichel fue un importante psicoanalista que en gran medida contribuyó a consolidar las tesis de Freud.

A Otto Fenichel se le considera uno de los psicoanalistas de segunda generación. Esto significa que forma parte del grupo freudiano que nació a finales del siglo XIX o comienzos del siglo XX y que fueron testigos durante su juventud de la revolución rusa, del ascenso del nazismo y de otros fenómenos definitivos de la historia. La mayoría de ellos se convirtieron en herederos de Freud, aunque cada uno matizó la doctrina psicoanalítica de diversas maneras.

También yo considero indudable que una modificación real del hombre con la propiedad, sería (…) más eficaz que cualquier precepto ético”.

-Otto Fenichel-

Otto Fenichel fue también uno de los representantes de la llamada “izquierda psicoanalítica”, junto con otras figuras como Erich Fromm, Siegfried Bernfeld y Wilhelm Reich, entre otros. Todos ellos buscaron la manera de asociar el psicoanálisis con el marxismo y de explorar las aristas políticas del inconsciente y sus fenómenos.

Los primeros años de Otto Fenichel

Otto Fenichel nació en Viena (Austria), el 2 de diciembre de 1897. Provenía de una familia judía muy prestante. Su padre, Leo, era Abogado fiscal del imperio austrohúngaro. Otto militó activamente en el movimiento de la juventud austriaca y en los colectivos juveniles judíos. En aquellos años tenía el propósito de hacer confluir la revolución política con la libertad sexual.

Respecto a ese tema, y junto con algunos compañeros, escribió un texto en 1916. Esto le valió la expulsión del liceo en el cual estudiaba. En realidad, desde 1912 había creado, junto con otros 20 compañeros, un grupo que adelantaba un seminario sobre sexología en la Asociación Académica de Médicos Judíos. Querían compensar la carencia de estos contenidos en los programas de medicina de la universidad.

Desde que entró a la universidad comenzó a interesarse por el psicoanálisis. Concurría con gran entusiasmo a las conferencias de Sigmund Freud. En 1918 entró en contacto con las tesis de Siegfried Bernfeld. Pronto comenzó a formar parte de las famosas “noches de los miércoles” en la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Tan pronto como terminó sus estudios de medicina, Otto Fenichel fue a Berlín para formarse como psicoanalista en la Policlínica psicoanalítica y en el Instituto de formación berlinés.

Freud con un libro

Un trabajo prolífico

En 1922 se realizó su primer análisis con Paul Federn y luego otro con Sandor Rado, en Berlín. Para 1935 publicó su primera obra, Teorías de la neurosis, en una edición de dos tomos. En aquel entonces también comenzó a cuestionar las prácticas burocráticas de la Asociación Psicoanalítica. Por eso decidió crear un grupo aparte, al que llamo “Seminario de niños”, el cual dirigió junto a Schultz-Henke hasta 1933.

En 1930 Wilhem Reich se sumó al grupo, en el que ya estaban otros destacados psicoanalistas de la época. Según sus notas, vio que este colectivo estaba mucho más adelantado que el vienés en cuestiones sociales. Así nació el movimiento de los Freudianos políticos, que alcanzó su apogeo en 1931. Sin embargo, pronto comenzaron las rencillas internas, tanto por motivos personales como por divergencias intelectuales.

Con la llegada de Hitler al poder y la quema de los libros de Freud, el grupo tuvo que disolverse. Sin embargo, Otto Fenichel inventó un sistema de comunicaciones clandestinas, al que se llamó Rundbriefe (cartas circulares). Esto les permitió mantenerse al tanto de lo que cada uno pensaba y hacía. Se dice que se emitieron más de 119 de estas cartas, en las que se discutieron todo tipo de temas.

Un legado interesante

Otto Fenichel se vio obligado a exiliarse en Oslo (Noruega). Varias veces se encontró con Wilhem Reich, pero apareció entre ellos una divergencia importante. Mientras que Reich preconizaba la lucha directa contra el nazismo para preservar el psicoanálisis y el marxismo, Fenichel pensaba que era mejor el trabajo clandestino. Esto finalmente separó a estos dos grandes psicoanalistas.

Perfiles de dos cabezas con hilos en su mente

Fenichel vivió un tiempo en Praga y luego emigró hacia los Estados Unidos, en donde se encontró con algunos de sus viejos compañeros. Enfrentó también una situación complicada. A los 46 años tuvo que volver a obtener su diploma de médico, ya que en Estados Unidos no validaron su formación anterior. También se vio obligado a dejar de expresar sus posiciones de izquierda.

Le molestó profundamente el modelo medicalizado de los psicoanalistas norteamericanos. Consideró que el legado de Freud estaba siendo degradado. Acongojado y relativamente relegado, murió prematuramente a los 48 años. Su obra es referencia obligada para los técnicos de la cura freudiana.

  • Allport, G. W., & Fenichel, O. (1968). Psicología y psicoanálisis de los rasgos de carácter. Paidós.
  • Fenichel, O. (1966). Teoría psicoanalítica de las neurosis. Editorial Paidos, Buenos Aires.
  • Fenichel, O., & Carlisky, M. (1957). Teoría psicoanalítica de las neurosis. Nova.