El parto respetado y su importancia psicológica

Durante un parto respetado la mujer se siente libre y acompañada y se hace dueña de su experiencia. Descubre qué beneficios psicológicos aporta este tipo de parto.
El parto respetado y su importancia psicológica
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 01 agosto, 2022

El parto es un momento relevante en la vida de la mujer, uno en el que es muy vulnerable emocionalmente. Es, además, un proceso para el que el cuerpo está preparado, pero en el que con frecuencia no se le deja actuar. Se acelera, se medicaliza, se interviene en exceso, se anula la voluntad de la mujer, y esto acarrea serias consecuencias psicológicas. Precisamente por ello es fundamental ser conscientes de la importancia del parto respetado.

Hasta hace dos años no se ha comenzado a visibilizar la tan extendida violencia obstétrica. Millones de mujeres han experimentado partos traumáticos y emocionalmente dolorosos por una mala praxis médica, partos que hoy recuerdan como sumamente negativos. Pero incluso en aquellos que se desenvuelven sin ningún aparente abuso o negligencia, la intervención puede haber sido excesiva o poco apropiada.

El parto respetado tendría que ser un derecho en todas las ocasiones, dado que las consecuencias son severas y se presentan tanto en el corto como en el largo plazo. Pero, ¿qué es exactamente lo que ocurre y cómo podemos prevenirlo?

Mujer mirando a su bebé
En cuanto al parto respetado, se puede hablar de cuatro tipos de respeto: a la fisiología del parto, a los deseos y necesidades de la mujer, a los derechos de la mujer como usuaria del sistema sanitario y a los derechos del bebé.

El parto traumático y sus consecuencias

Un parto no respetado es aquel en el que no se permite el desarrollo del proceso y se priva a la mujer de su capacidad de saber, de decidir y de ser emocionalmente acompañada. Cuando esto ocurre, la madre puede vivir el alumbramiento con gran temor, angustia y sufrimiento.

Más allá del malestar experimentado, pueden desencadenarse una serie de importantes consecuencias psicológicas. El riesgo de depresión posparto aumenta considerablemente, surgiendo así una serie de dificultades para vincularse con el bebé. Es posible que la mujer evite volver a quedar embarazada o incluso que desarrolle tocofobia, y en los casos más severos puede aparecer un trastorno de estrés postraumático.

Adicionalmente, es probable que la madre no reciba apoyo durante el posparto y que todo el entorno minimice lo negativo de su experiencia. Muchas de ellas tratan de aferrarse a la idea de que ya tienen a su hijo en sus brazos para olvidar todo lo ocurrido durante el parto. Sin embargo, un cambio de enfoque lograría prevenir estas desagradables secuelas.

¿Qué es el parto respetado?

Afortunadamente, cada vez más mujeres, asociaciones y profesionales luchan y abogan por la importancia del parto respetado. Este, a grandes rasgos, es aquel en el que se permite que sea el propio cuerpo de la mujer el que guíe el proceso y que se desarrolla en un ambiente cálido y afectuoso. Bajo este prisma, la labor de los profesionales sanitarios no es intervenir sino acompañar, observar y supervisar. 

El parto es de la mujer y de su bebé. Para garantizarlo, es recomendable llevar a cabo una serie de medidas:

  • Respetar la fisiología del parto, sus tiempos y requerimientos. Así, siempre que sea posible, se debe evitar intervenir, aplicar hormonas sintéticas, realizar cesáreas o episiotomías innecesarias u obligar a la mujer a permanecer en posiciones que no son las más adecuadas (por ejemplo, tumbada en la cama).
  • Ofrecer información clara y fiable a la madre en todo momento. Ha de saber qué ocurre, si se produce alguna complicación, qué opciones tiene y cuáles son los pros y los contras de cada una. Igualmente, será su derecho decidir sin ser infantilizada por los profesionales y sin que estos hagan elecciones sin su consentimiento.
  • Acoger y acompañar las emociones de la mujer. Permitir la expresión de miedo, de angustia, de cansancio o de dolor, validando el sentimiento. Desafortunadamente, en demasiadas ocasiones se juzga, critica o reprime a la embarazada en este aspecto.
  • Permitir que la mujer coma o beba si lo desea, que cambie de posición cuando lo necesite y que esté acompañada por quien ella decida.
  • Respetar el derecho de madre e hijo a estar juntos tras el parto, a practicar el contacto piel con piel y a establecer y disfrutar de la lactancia sin interferencias.
Mujer con su hijo en brazos después del parto
El parto respetado se sustenta en el trato empático hacia la embarazada y el bebé.

Una experiencia de parto libre, propia y positiva

Si se cumplen los anteriores requerimientos, es más probable que la parturienta viva el alumbramiento con menos ansiedad, producto de una mayor confianza en su cuerpo y en los profesionales que la acompañan. Se sentirá respetada, escuchada, acompañada y acogida en proceso que tiene un potencial impacto psicológico enorme.

Así, la experiencia de parto será mucho más agradable y el posparto más positivo. La mujer se sentirá más conectada a su bebé y más capaz de afrontar la lactancia o la crianza. Además, será mucho menos probable que se desencadenen trastornos psicológicos a raíz de este evento.

En suma, el parto respetado es un derecho que, si bien está cada vez más presente, necesita que sigamos avanzando en esa dirección.

Te podría interesar...
Parir con dignidad: no más violencia obstétrica
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Parir con dignidad: no más violencia obstétrica

Violencia obstétrica es negar información,maltratar verbal y físicamente antes, durante y después del parto.Parir con dignidad es un derecho.



  • Creedy, D. K., Shochet, I. M., & Horsfall, J. (2000). Childbirth and the development of acute trauma symptoms: incidence and contributing factors. Birth27(2), 104-111.
  • Martinez-Vázquez, S., Hernández-Martínez, A., Rodríguez-Almagro, J., Delgado-Rodríguez, M., & Martínez-Galiano, J. M. (2022). Relationship between perceived obstetric violence and the risk of postpartum depression: an observational study. Midwifery108, 103297.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.