El pensamiento superfluido, clave para las ideas innovadoras

El pensamiento superfluido, aquel en el que surgen las mejores ideas y nos sentimos más productivos, necesita de una correcta activación de nuestro cerebelo.
El pensamiento superfluido, clave para las ideas innovadoras
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 01 agosto, 2022

El pensamiento superfluido traza un estado emocional positivo en el que la atención está muy focalizada. Desde un punto de vista neurológico, esta dimensión resulta muy interesante. La razón reside en que en este tipo de situaciones se establece una armonía y conexión casi perfecta entre los dos hemisferios cerebrales y también con el cerebelo.

Este último dato puede sorprendernos. Sin embargo, es importante saber que el cerebelo no solo se limita a coordinar movimientos motores: también cumple decisivas tareas cognitivas. El “pequeño cerebro”, como se le llama también habitualmente, es clave en nuestra concentración e incluso la fluidez verbal.

Aún más, algo que ha descubierto la ciencia es que el cerebelo también es decisivo durante las tareas creativas e innovadoras. Gracias a él las neuronas del sistema cerebral pueden trabajar en sintonía. Tareas tan decisivas, como planificar, reflexionar, atender o tomar decisiones, se localizan en esta área…

Cerebro iluminado con colores simbolizando el pensamiento superfluido
Los circuitos cerebro-cerebelosos son los que orquestan el pensamiento superfluido, el que mayor concentración e innovación demuestra.

¿En qué consiste el pensamiento superfluido?

El pensamiento superfluido es aquel que permite alcanzar la máxima productividad y bienestar emocional. No hay estrés ni presión. Nos sentimos bien con nosotros mismos, sintonizados con la tarea que estamos haciendo, conscientes además de que estamos trabajando al máximo nivel. ¿A quién no le gustaría alcanzar este estado tan beneficioso?

Cabe decir que no es fácil conquistarlo. Factores, como la preocupación, el estrés y los problemas para focalizar la atención, dificultan que entremos en ese estado superfluido. Ahora bien, el problema no es solo emocional o cognitivo; también es neurológico. El cerebro es una máquina casi perfecta que estamos intentando conocer para poder explotar todo su potencial o revertir algunos procesos patológicos de deterioro.

Lograr este estado en el que nuestras capacidades y habilidades están en equilibrio para sortear desafíos y responder de manera innovadora requiere que el cerebro esté sincronizado. ¿Significa esto que no lo está siempre? Lo cierto es que no del todo, porque para lograr un pensamiento superfluido necesitamos mejorar los procesos de los circuitos cerebro-cerebelosos. Descubramos en qué consiste.

La clave está en el cerebelo

Los estudios relativos a las numerosas funciones del cerebelo no dejan de aparecer. Incidimos, si hasta hace poco se pensaba que solo se ocupaba de tareas relativas a la coordinación física (andar, correr, conducir, etc.), la cosa ha cambiado bastante. Una investigación de la Universidad de Xi’an ofrece datos reveladores.

El cerebelo está involucrado en funciones cognitivas decisivas, como el lenguaje, la atención, el aprendizaje, el procesamiento visuoespacial o la memoria. El pensamiento superfluido, es decir, aquel con el que nos sentimos más creativos y comprometidos con la tarea, parte siempre del cerebelo.

Más aún, para alcanzar ese nivel máximo de concentración y creatividad, es necesaria una buena coordinación entre los dos hemisferios cerebrales y los dos hemisferios cerebelosos. Es decir,el gran cerebro” necesita del “pequeño cerebro” para alcanzar un máximo rendimiento cognitivo.

Objetivo: favorecer la conectividad funcional de los cuatro hemisferios cerebrales

El pensamiento superfluido se produce con la máxima conectividad de los cuatro hemisferios cerebrales (incluidos los del cerebelo). Como bien podemos deducir, la conectividad entre todas estas áreas ya existe, pero la clave está en potenciarla. A mayor conectividad neuronal, mayor optimización cognitiva.

Entonces… ¿Cómo alcanzarla? El ejercicio cardiovascular favorece la retroalimentación bidireccional entre los cuatro hemisferios cerebrales. Algo tan simple, tan al alcance de todos como salir a caminar o correr, optimiza al máximo tanto la conectividad como la sincronización cerebral.

Puede que este dato nos resulte llamativo, pero no podemos olvidar los beneficios del deporte tanto para la salud cerebral como para el pensamiento creativo. A menudo, las mejores ideas nos visitan cuando estamos en movimiento. Salir a caminar por la ciudad o el campo es un ejercicio que activa el cuerpo y estimula la mente… Moverse es vivir.

Cuando sales a correr la mente vuela, se escapa, el estrés se disipa y solo entonces llegan las mejores ideas.

Mujer agotada después de correr activando el pensamiento superfluido
El pensamiento superfluido no solo optimiza nuestro rendimiento intelectual, también es decisivo para los deportes.

El pensamiento superfluido se entrena cada día

¿Te gustaría desarrollar al máximo tu pensamiento superfluido? Entonces necesitas iniciar nuevos hábitos de vida para que tu cerebro genere cambios. No podemos olvidar que si hay una característica que define a este órgano sensacional es la plasticidad. La fuerza de la costumbre y de conductas saludables empezarán a crear nuevas conexiones neuronales que mediarán en ese enfoque mental más fluido.

Estas son las claves para lograrlo:

  • Evita el sedentarismo. Organiza tus jornadas para dedicar entre media hora y una hora de ejercicio cardiovascular al día.
  • Reduce el estrés. Si hay unos antagonistas para la salud cerebral y el potencial cognitivo son el estrés y la ansiedad. Aplica adecuadas técnicas para la gestión de estos estados tan limitantes.
  • Proponte pequeños desafíos cotidianos. Sitúa pequeñas metas en tu día a día que puedas lograr; esto mantendrá tu cerebro activo y tu motivación encendida.
  • Cuida tu alimentación y no olvides tu higiene del sueño. Disfrutar de un descanso nocturno profundo y reparador media en la salud cerebral.

Para concluir, siempre estamos a tiempo de mejorar nuestro estilo de vida. Mantenernos activos física y mentalmente nos permitirá dar lo mejor de nosotros mismos en cualquier circunstancia.

Te podría interesar...
El pensamiento de segundo orden, ¿qué es y cómo desarrollarlo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El pensamiento de segundo orden, ¿qué es y cómo desarrollarlo?

El pensamiento de segundo orden es una modalidad de pensamiento en la cual se analiza lo ya pensado y se proyectan sus efectos en el tiempo.



  • Samuel S. McAfee, Yu Liu, Roy V. Sillitoe, and Detlef H. Heck. "Cerebellar Coordination of Neuronal Communication in Cerebral Cortex." Frontiers in Systems Neuroscience (First published: January 11, 2022) DOI: 10.3389/fnsys.2021.781527
  • Yanyan Li, Lihao Yang, Lihua Li, Yuanjun Xi, Peng Fang. "The Resting-State Cerebro-Cerebellar Function Connectivity and Associations With Verbal Working Memory Performance." Behavioural Brain Research (First published: January 24, 2022) DOI: 10.1016/j.bbr.2021.113586