Pérdida de cabello por ansiedad

06 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
¿Se te cae el pelo en exceso? Debes saber que su salud puede estar relacionada con el estado de ánimo. Factores como el estrés y la ansiedad están detrás de su caída y de alteraciones como la alopecia nerviosa. Lo analizamos a continuación.

La pérdida de cabello por ansiedad es más común de lo que pensamos. Tanto es así que es habitual pasar entre 2 y 3 meses con auténtico miedo cada vez que nos cepillamos el pelo o nos duchamos al ver como se nos van cayendo cantidades alarmantes. Cuando esto ocurre, no dudamos en acudir a la farmacia en busca de remedios, tratamientos e incluso de complementos vitamínicos.

Puede que a más de uno le sorprenda si le decimos que nada de esto es del todo útil. Cuando esa caída del cabello tiene como origen el estrés o la ansiedad de poco sirven los remedios naturales o las fórmulas de las grandes farmacéuticas. Sirve comprender el desencadenante de este estado de ansiedad y manejarlo antes de que vaya a más, antes de que nos conduzca hasta un estado aún más desgastante.

La salud del pelo, como la de la piel o muchos de nuestros procesos fisiológicos tienen una íntima relación con el estado de ánimo. Pasar por épocas de elevado estrés o más aún padecer desde ansiedad social o un trastorno de ansiedad generalizada puede hacer que suframos diversas alteraciones en la salud capilar. Un ejemplo de ello es la alopecia nerviosa. Lo analizamos.

Chico rubio que sufre perdida de cabello por ansiedad

Pérdida de cabello por ansiedad: tipos, síntomas, causas y tratamiento

Dolor muscular, problemas de estómago, cefaleas, manchas en la piel, uñas quebradizas… Los estados de ansiedad se manifiestan en el cuerpo de muchas maneras y la pérdida de cabello es una de ellas. Bien es cierto que este hecho tiene múltiples disparadores, como la propia genética hasta enfermedades como alteraciones en la glándula tiroides. Sin embargo, el factor asociado a los estados emocionales suele ser el más frecuente.

Estudios como los llevados en la Universidad de Bolonia, en Italia, por ejemplo, inciden en la relación entre la ansiedad psicosocial y los diferentes tipos de caída del cabello. Se ha podido ver incluso que este vínculo es más común en las mujeres que en los hombres. Asimismo, el carecer de estrategias de inteligencia emocional y habilidades para gestionar el estrés cotidiano se traducen en una mayor incidencia en este problema capilar. Conozcamos más datos.

¿Cómo saber si sufro pérdida de cabello por ansiedad?

Lo señalábamos anteriormente, el hecho de que se nos caiga el pelo con mayor intensidad puede deberse a diversas razones, tales como el postparto, problemas nutricionales, tiroides hipoactiva, anemia ferropénica o simple herencia de nuestros padres.

Ahora bien, por término medio, existen diversos tipos de pérdida de cabello asociados a nuestros estados psicológicos. Son los siguientes:

  • Efluvio telógeno. Es una alteración en el ciclo del crecimiento del cabello. Tanto el estrés como la ansiedad intensa y mantenida en el tiempo hacen que un gran número de folículos pilosos se queden en una fase de reposo. Es decir, no solo el cabello cae de manera llamativa, sino que deja de crecer durante 2 o 3 meses. No obstante, esta alteración es reversible.
  • Tricotilomanía. La tricotilomanía es un trastorno compulsivo asociado a la ansiedad. En este caso, lo que hacen las personas es arrancarse mechones de cabello. Sabemos que entre el 0,6 % al 3,6 % de la población mundial sufre esta condición, asociada a estados emocionales intensos.
  • En la alopecia nerviosa (a diferencia de la areata) el cabello se cae de forma difusa en poco más de una semana. En este caso, no aparecen las típicas calvas en forma de círculo, sino que la pérdida es en todo el cuero cabelludo es más homogéneo y se asocia a la ansiedad.

¿Por qué el estrés y la ansiedad provocan la caída del cabello?

Tanto el estrés como la ansiedad que no gestionamos y que arrastramos durante meses o incluso años, desencadenan problemas neuroendocrinos e inmunitarios. En ocasiones, el propio organismo puede atacarse a sí mismo, como ocurre con los folículos pilosos, impidiendo que estos nutran el cabello, crezcan y se produzca una caída masiva.

No podemos olvidar tampoco otro aspecto. Los estados psicológicos como la ansiedad provocan que el organismo se centre solo en lo que considera importante, como llevar oxígeno y sangre a los músculos para favorecer la defensa o la huida ante una posible amenaza. De este modo, es común que deje a los folículos en una fase catágena prolongada, esa en la cual el cabello no crece.

Por otro lado, también puede surgir otro factor como es el desequilibrio de las citocinas. Estos elementos son pequeñas proteínas con una función muy concreta: modular las respuestas inmunitarias de las células y favorecer el crecimiento del cabello. Cualquier alteración en ellas acaba afectando a nuestra salud capilar.

Chica que sufre pérdida de cabello por ansiedad

¿Existe algún tratamiento efectivo?

La pérdida de cabello por ansiedad suele ser reversible. ¿Qué significa esto? Implica que por término medio, al cabo de medio año o un año toda esa pérdida se acaba restaurando. Siempre y cuando, eso sí, manejemos ese estado emocional y apliquemos adecuadas medidas de afrontamiento. Esta debe ser siempre la primera estrategia, este el primer objetivo en el que debemos centrarnos.

De nada nos servirán los tratamientos fortalecedores, una dieta rica en vitaminas o remedios a base de bótox o biotina si seguimos con ese trastorno de ansiedad intensificándose día tras día. Por lo tanto, lo más acertado será siempre consultar con el médico y descartar otras alteraciones como problemas de salud.

Seguidamente, y si somos conscientes de que nosotros solos no podemos afrontar esa situación, es necesario consultar con un profesional. La terapia psicológica sumada a los consejos de un buen dermatólogo especializado en tricología será siempre la mejor estrategia a seguir.

  • Russo, P. M., Fino, E., Mancini, C., Mazzetti, M., Starace, M., & Piraccini, B. M. (2019). HrQoL in hair loss-affected patients with alopecia areata, androgenetic alopecia and telogen effluvium: the role of personality traits and psychosocial anxiety. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology33(3), 608–611. https://doi.org/10.1111/jdv.15327