Mi perro no es una mascota, es mi familia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 14 marzo, 2018
Valeria Sabater · 5 septiembre, 2015

A menudo suelen decir que quien no ha descubierto lo que es vivir con un gato cautivador o un perro obsesionado en pedirte un poco de atención, quien nunca ha tenido una mascota, no sabe lo que es el amor más puro y desinteresado…

Ese que se ofrece a cambio de nada, el que carece de resentimientos y que calladamente, y a través de pequeños detalles, va haciendo de tu vida un escenario más plácido, agradable y auténtico.

Entendemos el término mascota como a ese animal domesticado que convive con los seres humanos. Sin embargo, podríamos decir que esta idea va más allá: no solo convive, son parte esencial de la propia familia.

Es posible que para mucha gente esta idea sea difícil de entender, en especial si nos centramos solo entender la palabra familia como esa unión a través de la sangre que establece un tipo determinado de relación y parentesco.

Los animales también pueden ser familia

Mano de humano con la de un perro haciendo un corazón
Ahora bien, en realidad esta palabra contiene muchos enfoques. En ocasiones, la sangre no es bastante para “crear familia”, porque son los vínculos basados en la reciprocidad, las relaciones significativas y esa autenticidad del día a día la que nos une, la que hace que necesitemos a nuestro alrededor tanto a personas como animales.

Toda emoción positiva, venga de donde venga nos enriquece y nos hace crecer. Así pues, no pasa nada si a nuestras mascotas les hacemos cada día ese hueco en el sofá junto a nuestras parejas o nuestros hijos. Puede que alguien se ría si les explicas que cada mañana te viene a despertar tu gato, o si tu perro intuye antes tus tristezas que tu propio padre.

“Si tener alma significa ser capaz de sentir amor, lealtad y gratitud, los animales son mejores que muchos humanos.”

-James Herriot-

También los animales forman parte de nuestra vida emocional, y por ello, los acogemos, los integramos y los reconocemos como parte íntima de nuestro microcosmos particular. De nuestra familia.

 

Cuando somos adoptados por una mascota

Chica con su mascota

¿Has experimentado ya lo que supone ser adoptado por una mascota? Cuando un animal llega a nuestra vida nos observa con timidez y asombro, porque el mundo de los humanos es a veces demasiado complejo para él.

Las personas somos volubles, almacenamos momentos de ira e instantes de felicidad, en ocasiones practicamos el rencor y lo que hoy no nos gusta mañana nos apasiona. En cambio ellos, los gatos, los perros, son siempre iguales y solo esperan una cosa: que los quieras.

Cuando nos adopta una mascota cambian muchas cosas en nuestro interior de las que no nos damos cuenta. Sin embargo, ellos, a través de sus miradas limpias, juguetonas y sinceras saben leer muchas más cosas de las que pensamos.

  • Al adoptar a una mascota descubrimos de pronto que somos el centro de atención de un animal, que depende de nosotros… y nosotros de ellos. Adoramos ese instante en que llegar a casa, y ser recibidos con esa alegría desbordante.
  • Ellos necesitan integrarse en la familia como un miembro más. Les gustan las rutinas, los hábitos y que siempre les tratemos de la misma forma, sin incongruencias.
  • Cuando la adopción se convierte en plena integración, todos cambiamos un poco. Ellos se vuelven protectores, somos sus vínculos más estrechos, sus referentes, su manada y su regazo de la tarde donde echar una siesta.
  • Los animales para nosotros son ese desahogo emocional de cada día, nuestros confidentes silenciosos, el consuelo de las tristezas y la explosión de los instantes de risas y distensión.

Cuando nos adopta una mascota nuestra familia se hace más grande, y nuestro corazón más fuerte. Cuidarlos será entonces una obligación, pero quererlos, es el mejor de los privilegios.

Mi mascota es única, y yo soy único para él

perros jugando

Si hay un aspecto gratificante a la hora de integrar a un perro o un gato en nuestra familia, es la sensación de que somos el centro de sus existencias. No pasa nada si un día te levantas de mal humor, o si hoy la jornada ha terminado de la peor forma posible y has fracasado en tus objetivos…

Para ellos, para nuestros animales siempre somos los mismos, pase lo que pase. No importan tus errores, tus descuidos, tu aspecto y aún menos cuál sea tu pasado. Ellos viven el momento presente y solo saben demostrarte que eres alguien a quien merece la pena amar.

En ocasiones, ataviados como vamos con nuestras preocupaciones diarias, con nuestras prisas y responsabilidades, no nos damos cuenta de cómo nos atienden las miradas de nuestros perros, de nuestros gatos… Y es algo que deberíamos hacer.

Ellos viven cada momento de la forma más plena posible. El ayer no existe y el mañana no tiene sentido, solo ansían pasar un buen rato contigo, esperando siempre que sea el mejor, el más intenso distendido y feliz.

No son exigentes, nunca te juzgarán y tienen la sutil habilidad de sacar lo mejor de ti. Cuando llegas a casa con la tristeza pegada en tu rostro, ellos, tus mascotas, tu familia, saben como desvanecer tus penas al instante.

Siempre aceptan un abrazo, una caricia y una palabra amable. Se dejan querer esperando que tú hagas lo mismo. Son criaturas leales que hacen nuestro día a día una aventura de anécdotas, de instantes amables que siempre dormirán en el mejor lado de tu corazón

Cortesía imagen: Nadezhda Yume