Personas a las que les cuesta decir "te quiero": ¿a qué se debe?

Hay muchas personas a las que les es más fácil decir "me gustas" que "te quiero". A pesar de que sus sentimientos hacia nosotros sean profundos, les cuesta expresarlos en voz alta. ¿A qué se debe?
Personas a las que les cuesta decir "te quiero": ¿a qué se debe?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 27 abril, 2022

Hay muchas personas a las que les cuesta decir “te quiero”. Estas dos palabras que han dado título a centenares de canciones, poemas y guiones cinematográficos parecen resistirse en algunos hombres y mujeres. Cuesta decirlo en voz alta, aunque el corazón lo sienta. Parece que la voz se queda muda cuando los sentimientos son sinceros, pero los miedos o las inseguridades ponen filtros y murallas.

Es cierto que, aunque no se diga, lo importante es saber demostrarlo. Al fin y al cabo, los sentimientos profundos pueden revelarse de infinitas maneras y eso siempre es decisivo. Sin embargo, admitámoslo, a todos nos agrada que nos digan aquello que sienten por nosotros. Es un modo de validarnos mutuamente, son caricias emocionales que siempre gusta recibir.

Asimismo, se da otro hecho no menos curioso. Hay quien señala que, en estos tiempos líquidos de vínculos frágiles, apenas se dice “te quiero”. Hacerlo indica una voluntad de compromiso que determinadas personas no quieren asumir. Siempre será más fácil, sencillo y hasta inocuo recurrir al clásico “me gustas”.

Mujer triste pensando en las Personas a las que les cuesta decir "te quiero"
Decir “te quiero” no es fácil para nadie. A todos nos cuesta. Sin embargo, hay personas con claras dificultades para expresar aquello que sienten.

Motivos por los que a las que les cuesta decir “te quiero”

Normalmente, no siempre hace falta que una persona exprese en voz alta sus sentimientos para que eso que siente se note o se perciba. De algún modo, todos identificamos si alguien se siente atraído por nosotros o alberga emociones más profundas. Nos lo pueden demostrar a su vez de múltiples maneras, pero todos anhelamos escuchar en voz alta que nos quieren.

Que nos digan “te quiero” es casi como el doble check azul del WhatsApp. Curiosamente, también abundan quienes pronuncian estas dos palabras en exceso, quienes lo repiten demasiadas veces y casi se pierde la trascendencia del verbo más hermoso en todas las lenguas. Amar y querer dan sentido a nuestras vidas, y pocas cosas nos hacen más felices que sentirnos amados.

Ahora bien… ¿Es tan importante que nos digan que nos quieren en voz alta? Podríamos decir aquello de que lo más decisivo es que nos lo demuestren de manera sincera y enriquecedora. Sin embargo, todas esas personas a las que les cuesta decir “te quiero” suelen revelar singulares características psicológicas. Lo analizamos.

Nuestros patrones educacionales pueden determinarnos de muchas maneras. Cuando nadie nos ha dicho nunca que nos quiere, cuesta mucho expresarlo en voz alta.

1. La forma en que fuimos criados (el lastre de familiar)

Hay quien nunca escuchó un “te quiero” por parte de sus progenitores. Abundan los niños que han sido educados en un entorno deficiente en cuanto a comunicación emocional. Son escenarios familiares en los que no se validan emociones, en los que la represión y la contención de sentimientos es una constante.

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte destaca este factor. Las habilidades en materia socioemocional de los padres determinan que un niño sea más o menos hábil en el reconocimiento y expresión de emociones.

Por lo tanto, siempre será más fácil expresar lo que sentimos si lo venimos haciendo desde pequeños y nuestros progenitores nos han habituado a ello…

2. El miedo a mostrarse vulnerables (inseguridad)

Muchas personas a las que les cuesta decir “te quiero” creen que expresar estas palabras es un rasgo de vulnerabilidad. Asumen que la expresión en voz alta de aquello que sienten les hace frágiles. También es frecuente que se sientan inseguros, y que decir lo que sienten puede ser algo precipitado.

Son personalidades a quienes les cuesta abrirse emocionalmente a los demás, porque han pasado toda su vida escondidas bajo corazas y defensas con las que salvaguardarse, con las que dar una apariencia de falsa resolución.

3. La decisión de evitar el compromiso

Hay quien opta por decir “me gustas” antes de pronunciar un “te quiero”. Esta práctica es algo que se aprecia en la actualidad, sobre todo en esas personas que evitan el compromiso. Puede darse el caso de que estén enamorados, pero si no desean (o no están preparados) una relación sólida, se opta por malabarismos dialécticos en aquello que dicen y expresan.

Un “me gustas” deja claro que hay atracción, que uno disfruta de la compañía del otro. Sin embargo, se evita expresar algo más profundo para esquivar una vinculación más sólida o despertar en el otro esperanzas de futuro.

4. La alextimia

La alexitimia podría dar también respuesta a esta característica. Esta condición psicológica se define como una clara dificultad para identificar y expresar las propias emociones. No pueden dar nombre a lo que sienten y, en consecuencia, no podrán expresar un “te quiero”, aunque lo sientan.

Es interesante saber que, según un estudio publicado en el Centro Nacional de Neurología y Psiquiatría de Ogawahigashi, en Japón, la alexitimia tendría su origen en alteraciones neuronales en las áreas límbica y paralímbica.

Pareja paseando
La alexitimia dificulta a muchas personas el identificar, expresar y comprender emociones propias y ajenas. No pueden entender lo que sienten y tampoco comunicarlo o hablar de ello.

5. No decir lo que no se siente

No podemos concluir este artículo sin hacer referencia a algo evidente. Nadie puede expresar lo que no siente, aunque lo deseemos, aunque lo anhelemos. Aún más, no decir “te quiero” cuando el sentimiento no es real es un acto de madurez y responsabilidad. No podemos engañar a nadie ni despertar falsas esperanzas.

Por ello, si en medio de una relación de pareja percibimos que la otra persona deja de expresar estas palabras y su comunicación emocional ha perdido intensidad es evidente que el amor se está apagando.

Para terminar, como hemos podido comprobar, hay varias explicaciones al por qué hay personas a las que les cuesta decir “te quiero”. A veces, es resultado de nuestra educación, otras es por simple inseguridad, miedo o por reticencia al compromiso.

Sea como sea, siempre es bueno y recomendable dejar caer esas defensas que nos limitan y expresar con sinceridad aquello que alberga nuestro corazón.

Te podría interesar...
9 lecciones para novatos en el amor
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
9 lecciones para novatos en el amor

Hay lecciones para novatos en el amor que todos deberíamos tener en cuenta, más allá de nuestra experiencia personal. Las analizamos.



  • Castro, V. L., Halberstadt, A. G., Lozada, F. T., & Craig, A. B. (2015). Parents' Emotion-Related Beliefs, Behaviors, and Skills Predict Children's Recognition of Emotion. Infant and child development24(1), 1–22. https://doi.org/10.1002/icd.1868
  • Moriguchi, Y., Komaki, G. Neuroimaging studies of alexithymia: physical, affective, and social perspectives. BioPsychoSocial Med 7, 8 (2013). https://doi.org/10.1186/1751-0759-7-8