Personas desconfiadas: la realidad oculta que explica su comportamiento

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 18 marzo, 2019
Las personas desconfiadas no siempre lo son por propia elección. A menudo, el peso de una traición o decepción profunda dejó una marca en ellas que les impide volver a conectar; de ahí que vivan con la obsesión de protegerse, de alzar muros y marcar distancias.

Detrás de las personas desconfiadas hay inseguridad mientras actúan los mecanismos de unas emociones que no dejan ser, que obstaculizan y recortan potenciales. Es posible que su comportamiento nos cause extrañeza, mientras que a la mente nos venga aquello de “quien no se fía es que no es de fiar”. Ahora bien, es necesario entender lo complicado que resulta a veces confiar al 100% en quienes nos rodean.

Ninguna soledad es más profunda y dolorosa que la falta de confianza. Quienes la padecen, quienes hacen uso de esa conducta esquiva, rígida y con tendencia a la frialdad no son precisamente personas felices.

Gran parte de estos perfiles son el resultado de una decepción profunda, de una traición, de la negligencia de una infancia carente de apego y afecto. Cuando la conexión con quienes nos son queridos se rompe de manera traumática, resulta difícil volver a conjugar esta bella palabra: confianza.

Nuestro cerebro, como entidad social y programada básicamente para la conexión emocional, sufre cuando no tiene acceso a la interrelación, cuando carece, en esencia, de vínculos fuertes, generadores a su vez de espacios en los que sentirnos atendidos, queridos, valorados. Si esto falla, si no percibimos ese refuerzo positivo, y sobre todo sincero, nuestra inseguridad pasará a ser nuestra propia carcelera.

Las personas desconfiadas no siempre lo son por propia elección. Es más, este tipo de perfil vive de forma constante bajo el velo del miedo. Porque si hay algo que teme es ser herido nuevamente. Por tanto, no duda en alzar muros a su alrededor y colocar detectores para que nadie sobrepase esa línea de autoprotección.

“La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiando”.

-Ernest Hemingway-

chico con barba representando a las personas desconfiadas

Las personas desconfiadas y el peso de las emociones negativas

En 1861, Charles Darwin escribió a un amigo una carta, una de esas tan especiales que más tarde serían publicadas en el libro Autobiografía y cartas escogidas (1881). En ella decía de manera literal lo siguiente “hoy me siento muy mal, me siento estúpido y odio a todo el mundo”. Esta frase -casi a modo de pataleta infantil- llevaba impresa la rabia, el rencor y la frustración. Aspectos que más tarde serían analizados por el propio Darwin.

Recordemos que el célebre naturalista y padre de la teoría de la evolución humana sentía una gran curiosidad por el mundo de las emociones. La razón por la que escribió esa frase fue porque se sentía traicionado por un colega. Había perdido la confianza en alguien y se sentía dolido. Ese sufrimiento se tradujo en unas intensas emociones negativas que lo acompañaron durante meses.

En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Amsterdam y la Universidad de Zúrich encontraron evidencias para respaldar una idea relacionada con lo que había vivido Darwin. El neurólogo Jan Engelmann describió ese mecanismo neural que define a las personas desconfiadas. Según este trabajo, hay personas que cronifican las emociones negativas surgidas a raíz de una decepción o una traición y ello, ese miedo constante, retiene la confianza de la persona.

La amígdala, nuestra centinela del miedo

Cuando una persona sufre en su piel el peso de las mentiras, las decepciones, el abandono o la traición, teme por encima de todo, volver a pasar por lo mismo. Bien es cierto que hay quien afronta y gestiona estas situaciones de manera efectiva. Son esas personas que aprenden de lo sucedido, pero que no se estancan en la emocionalidad negativa, asumen lo vivido, pasan página y se abren a otras experiencias.

  • Por el contrario, hay otros que se ciernen en el peso de la negatividad, en el “me siento estúpido y odio a todos” que expresó Darwin en su día. Este tipo de situación viene mediada sobre todo por una estructura cerebral muy concreta: la amígdala.
  • Es ella quien coloca a las personas desconfiadas en un estado de hipervigilancia constante. Casi de manera automática empiezan a asociar casi cualquier detalle a una amenaza. Aplican categorizaciones, hacen uso de los sesgos, de los prejuicios y de un diálogo interno tan limitante y negativo que ellos mismos acaban “intoxicándose” de su propia angustia y desconfianza extrema.

No es fácil vivir de este modo, en este territorio de infelicidad absoluta.

Niña triste con apuntes representando a las personas desconfiadas

¿Qué podemos hacer si nos sentimos incapaces de confiar de nuevo en las personas?

Las personas desconfiadas quedan atrapadas a menudo en un agónico círculo vicioso. Son incapaces de confiar de nuevo en quienes puedan aparecer en su día a día. A su vez, su enfoque, su conducta y actitud, genera más rechazo a su alrededor. Ver cómo los demás se distancian eleva aún más su malestar y refuerza de nuevo el deseo de aislarse, de autoprotegerse.

Por tanto, ¿qué se puede hacer en estos casos? Si respondemos nosotros a este mismo perfil, ¿qué deberíamos hacer para volver a conectar con autenticidad con quienes nos rodean? La respuesta es simple de decir y compleja de llevar a cabo: antes de confiar en los demás debemos confiar en nosotros mismos.

No es un trabajo externo, no se trata de mejorar nuestras habilidades sociales, simpatía o nuestro carisma. Se trata de conectar con nuestras partes rotas, con esa autoestima descuidada y la marca de esa decepción o herida del pasado que pervive en nosotros de manera intensa.

Es un trabajo laborioso donde recuperar la identidad, donde validarnos en todos los sentidos y sobre todo, sentirnos merecedores de experimentar felicidad.

Solo cuando recuperemos la conexión con nosotros mismos, sintiéndonos fuertes y confiados, derribaremos esos muros que nos rodean para permitir nuevos accesos. Y lo haremos libres de miedos, sabiendo que la autoconfianza y la confianza en los demás es ese engranaje que facilita la vida y que todos deberíamos practicar con responsabilidad.

 

  • Bodenhausen, G. V., Sheppard, L. A., & Kramer, G. P. (1994). Negative affect and social judgment: The differential impact of anger and sadness. European Journal of social psychology, 24(1), 45-62.
  • Engelmann, J. B. (2010). Measuring Trust in Social Neuroeconomics: a Tutorial. Hermeneutische Blätter, 1(2), 225-242.
  • Engelmann, JB and Fehr, E (2017). The Neurobiology of Trust: the Important Role of Emotions. P. A. M. van Lange, B. Rockenbach, & T. Yamagishi (Eds.), Social Dilemmas: New Perspectives on Reward and Punishment. New York, NY: Oxford University Press.