Personas que no respetan tus sentimientos: ¿a qué se debe?

28 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Ninguneo, frialdad emocional, burlas... Las personas que no entienden lo que sientes socavan tu bienestar al ignorar tus emociones y demostrar una evidente gelidez ante aquello que te ocurre. ¿Por qué actúan así? ¿Cuáles son las causas de esa falta de respeto?
 

«¿Otra vez triste y sin ganas de nada? Es que siempre estás igual, no tienes remedio. Lo que tienes que hacer es salir y divertirte». Las personas que no respetan tus sentimientos no dudan en juzgarte, en demostrar esa frialdad emocional que te desconcierta y que, de algún modo, incrementan aún más tu malestar. Si te es familiar esta sensación, seguramente te habrás preguntado por qué razón actúan de este modo.

¿Es que no tienen corazón? Tal vez sea así, puede que en lugar de tener uno de válvulas, venas y arterias dispongan de uno de hojalata y bastante oxidado. Sin embargo, como bien sabemos, no es el corazón el que rige el universo de la conexión emocional y el respeto hacia el otro. Es el cerebro el que orquesta situaciones tan básicas como conectar con los sentimientos de quien tengo en frente para actuar en consecuencia.

A este último proceso lo llamamos empatizar. Sin embargo, esa falta de comprensión e incluso de respeto al otro trasciende en ocasiones un poco más allá de dicha competencia emocional. También está la falta de interés y hasta ciertas anomalías neurológicas que vale la pena tener en cuenta.

La falta de respeto y esa gelidez en el trato socava en muchos casos nuestra felicidad y equilibrio interno. Porque si hay algo que necesita el ser humano desde edades muy tempranas es sentirse comprendido, percibir que quien está cerca manifiesta un interés activo por su bienestar.

Mujer discutiendo con su pareja representando a las personas que no respetan tus sentimientos
 

Personas que no respetan tus sentimientos: causas que debes conocer

Hay una piedra angular en todo tipo de relación que nos sustenta y alimenta: el respeto. Gracias a este músculo psicológico las relaciones interpersonales fluyen, se mueven, respiran y se consolidan. Es, además, una vía de dos direcciones: tú me lo das y yo te lo ofrezco, tú me tienes en cuenta y yo te reconozco, te acepto y te respeto. Todo ello configura uno de los verbos más bellos de los vínculos entre las personas: respetar.

Ahora bien, hay un idioma más determinante y es sin duda la necesidad de respetar sentimientos. Esta es, posiblemente, una artesanía mucho más compleja, porque como bien sabemos muchos de nosotros seguimos suspendiendo en esa materia de la vida que son las emociones y  los sentimientos. Así, podríamos decir sin equivocarnos que hay personas que no respetan tus sentimientos porque ni los ven ni conectan con ellos.

Puedes llegar del trabajo preocupado ante la posibilidad de un despido y es posible que tu pareja no perciba en ti esa realidad interna. Puede también que un niño sufra bullying y ni padres ni profesores perciban la realidad por la que está atravesando. Son situaciones en las que no se ven ni se detectan las realidades emocionales ajenas.

Por otro lado, también se dan otro tipo de situaciones y es que la otra persona sí vea esas emociones en nosotros y opte por censurarlas. «Es que te preocupas por nada, enseguida te lo coges todo a la tremenda y piensas lo peor. Así que lo mejor que puedes hacer es olvidar el tema de una vez». Con comentarios de este tipo bloquean sentimientos y no solo eso infravaloran y humillan.

 

E insistimos, una vez más, pocas cosas son más lesivas que la falta de comprensión en materia de emociones. Veamos ahora qué explica por qué hay personas que no respetan tus sentimientos.

Los tres tipos de empatía y la ausencia de alguna de ellas

Los psicólogos Daniel Goleman y Paul Ekman desglosaron el concepto de empatía en tres categorías muy concretas:

  • En primer lugar, está la empatía cognitiva, esa que define la capacidad de comprender cómo se siente una persona y qué podría estar pensando.
  • La empatía emocional o empatía afectiva, por su parte, define esa habilidad para sentir lo que el otro siente. Gracias a esa competencia podemos construir conexiones emocionales más profundas con los demás.
  • Por último, nos encontramos también con la empatía compasiva, la cual,  va más allá de la comprensión y lo que busca ante todo es actuar, tomar medidas para ayudar y mejorar la realidad de quien tenemos delante.

Diferenciando estos tres tipos de empatía podríamos decir que quien no respeta nuestros sentimientos puede, por ejemplo, comprender y saber muy bien lo que nos ocurre pero aún así, sentir que le da igual (evidencian empatía cognitiva pero no empatía emocional). En otros casos, sin embargo, puede suceder que no aparezca ningún tipo de proceso empático.

Ni comprenden, ni sienten ni aún menos se ven motivados para actuar.

No respetan tus sentimientos porque priorizan los suyos

Puede que tú estés enfadado, pero yo lo estoy más, así que mi estado emocional tiene más relevancia que el tuyo. Es posible que ahora mismo te sientas triste por esa noticia que has recibido, pero en este momento tengo otras cosas en mente y tampoco sabría qué decirte. Así que voy a hacer como que no me he dado cuenta de tu estado de ánimo y sigo con mi vida.

 

Este tipo de situaciones evidencian algo más que falta de empatía. Se vislumbra el relieve del egoísmo y del abandono emocional. No nos sirve de nada tener un vínculo con ese alguien que no nos tiene en cuenta emocionalmente. Quien antepone sus sentimientos a los de quien tiene frente actúa como un auténtico francotirador emocional.

Mujer pensando que las personas que no respetan tus sentimientos

Sé que tienes sentimientos, pero no sé cómo actuar

Hay personas que no respetan tu sentimientos y no es por falta de empatía. Saben que te ocurre algo, advierten tus emociones pero aún así no saben cómo actuar o qué hacer. Estas situaciones pueden estar mediadas por la alexitimia, una condición que puede explicarse por un trastorno del aprendizaje emocional o bien, por una anomalía neurológica.

Son perfiles que evidencian cierta frialdad, reserva, introspección y bajo sentido del humor. Hay diferentes grados y algunas personas muestran solo unas pequeñas características. Otros muestran una clara frialdad e incapacidad para comprender y actuar ante las emociones ajenas. Ahora bien, no solo muestran esta incompetencia frente al estado emocional ajeno.

 

Los alexitímicos también tienen problemas para entender lo que sienten ellos mismos, para dar nombre a sus emociones y actuar en consecuencia. Son como vemos, situaciones altamente complejas.

Para concluir, las personas que no respetan tus sentimientos ni los entienden actúan así por varias causas. No es fácil convivir con alguien que bloquea o ignora lo que sientes, los efectos de este desgaste pueden ser inmensos. Tengámoslo en cuenta y respondamos priorizando nuestra salud mental.