Personas tímidas: 11 frases que les vendrán muy bien

La timidez en determinados contextos es una auténtica desventaja. Hablamos de un rasgo que no es patológico, pero que sí penaliza a muchas personas en su día a día. Si eres una de ellas, este artículo te interesará.
Personas tímidas: 11 frases que les vendrán muy bien
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 07 noviembre, 2022

La timidez no constituye una patología en sí misma. En realidad, todos hemos sido tímidos en algún contexto. Ahora bien, cuando esta característica nos hace sufrir o limita nuestra vida cotidiana, es conveniente hacer algo al respecto. Por ello, queremos ofrecerte algunas frases para superar la vergüenza y la timidez que pueden animarte a reflexionar.

Las personas tímidas y vergonzosas tienen dificultades para entablar nuevas relaciones y desempeñar ciertas tareas que impliquen la exposición al juicio ajeno. Esto puede interferir en su rendimiento académico o laboral e incluso conducirlas, en ocasiones, a una soledad no deseada.

Sin embargo, un cambio de perspectiva puede ser suficiente para animarnos a adoptar pequeños riesgos que nos saquen de esa zona de confort. Esperamos que las siguientes frases te ayuden a lograr este objetivo.

Frases para superar la vergüenza y la timidez

Médicos, escritores, filósofos, políticos y personalidades de diversos ámbitos han reflexionado sobre la timidez, prestando una atención especial a su origen y a sus consecuencias.

1. “La timidez se compone del deseo de agradar y del temor de no conseguirlo”. (Edme-Pierre Beauchêne)

Aunque puedan dar la sensación de fríos, distantes o desinteresados, por norma, y como todos, albergan la esperanza de ganarse el favor de su entorno. Y es precisamente el temor a no lograrlo lo que, con frecuencia, los paraliza, los inhibe y los lleva a esconderse tras esa máscara de silencio.

Mujer preocupada mirando por una ventana
Las personas tímidas suelen sentirse muy inseguras.

2. “Muchas personas tienden a encerrarse en sí mismas, aunque se abrirán si te interesas por ellas”. (Sylvia Plath)

A raíz de lo anterior, cabe mencionar el cambio que podemos observar en una persona tímida si le ofrecemos un espacio seguro para expresarse. Si le prestamos atención e interés, si respetamos su ritmo y la hacemos sentir segura, descubriremos una personalidad sensible y rica, totalmente dispuesta a abrirse a nosotros.

3. “El que pide con timidez, invita a negar”. (Arthur Schopenhauer)

Esta es una de las principales consecuencias negativas de la timidez: nos impide expresarnos con la asertividad suficiente para hacer valer nuestros deseos y preferencias. Una persona insegura, dubitativa y carente de confianza es mucho más vulnerable frente a posibles ataques de otra persona.

4. “La timidez tiene un extraño componente de narcisismo: la creencia de que a los demás realmente les importa nuestra forma de vestir o de actuar”. (André Dubus)

Esta es otra frase interesante para superar la vergüenza y la timidez, ya que nos abre los ojos a una paradoja. Aunque puede parecer que la timidez se relaciona con la humildad, con darse poca importancia a uno mismo, en realidad es todo lo contrario.

La vergüenza surge de la idea de que los demás tienen su foco puesto en nosotros y que lo que hagamos o digamos es realmente muy relevante.

5. “No te preocuparías tanto por lo que otros piensan de ti si te dieses cuenta de lo poco que lo hacen”. (Eleanor Roosevelt)

Curiosamente, la mayoría de las personas están siempre tan centradas en sí mismas, en sus propios asuntos y preocupaciones que apenas reparan en los demás. Esa evaluación con lupa a la que los tímidos creen que son sometidos no se produce realmente; del mismo modo que los otros tampoco son tan implacables en sus juicios ni tan severos al juzgar. Por ello, la persona vergonzosa teme más lo que imagina que lo que verdaderamente sucede.

6. “A los tímidos y a los indecisos todo les resulta imposible, porque así se lo parece”. (Walter Scott)

En muchas ocasiones la timidez y la vergüenza pueden actuar como una profecía autocumplida. Tengo miedo de hacer el ridículo, de tartamudear, de decir algo inapropiado… Así, experimento un nivel de ansiedad tan elevado que me paraliza, no me permite ser yo mismo y me lleva a cometer exactamente esos errores.

La experiencia termina siendo desagradable y me convenzo de que, efectivamente, tenía razón: no soy bueno hablando en público o haciendo amigos. Sin embargo, si hubiera logrado deshacerme de esas limitaciones mentales, nada de eso habría ocurrido. Lo que pienso que es difícil para mí lo es porque así me lo parece.

7. “Siempre estás diciendo que no le gustas a la gente, pero a la gente no puede gustarle algo que no está ahí”. (Cath Crowley)

Si eres una persona tímida, es probable que pienses que no le caes bien a la gente, que te cuesta socializar y puede que te sientas rechazado con frecuencia. No obstante, es tu propia timidez la que te impide mostrarte, la que impide que otros te conozcan y te aprecien por quien eres. No puedes conectar con alguien sin atreverte a ser vulnerable.

8. “El camino para superar la timidez es llegar a estar tan envuelto en algo que uno se olvida de tener miedo”. (Claudia Lady Bird Johnson)

Si buscas un método para superar la timidez, es este: deja de centrarte en ti y en tu desempeño social e implícate totalmente en lo que está sucediendo. Atiende a esa conversación, a esa persona que tienes delante, involúcrate en la charla, en lo que estás contando y escuchando. Cuando te quites a ti mismo del centro de la ecuación y te envuelvas realmente en la situación, esa vergüenza desaparecerá.

9. “Tu timidez te traerá más pérdidas emocionales y materiales que todos tus otros atributos negativos”. (Amit Kalantri)

Una persona tímida tiende a inhibirse y a mantenerse en un segundo plano con la esperanza de ocultar sus fallos y torpezas de los ojos de los otros. Se dicen “si me escondo, evitaré que me juzguen por mis defectos”. Sin embargo, esta actitud derivará en mucho más sufrimiento, aislamiento o rechazo que atreverte a mostrarte al mundo.

10. “Los ríos profundos corren tranquilos”. (Haruki Murakami)

No todo es negativo cuando hablamos de timidez. Y es que, como hemos comentado antes, este tipo de personalidades tienen asociadas algunas cualidades muy positivas.

Las personas tímidas suelen tener un mundo interior rico y complejo, son sensibles, leales y poseen una gran capacidad de escucha. Valorar las virtudes propias también es muy necesario.

Amigos hablando en la oficina
Las personas tímidas suelen ser grandes oyentes.

11. “Si te van a rechazar, al menos que sea por ser auténtico”. (Walter Riso)

Finalizamos esta selección de frases para superar la vergüenza y la timidez con un aporte del afamado doctor en psicología Walter Riso. Y es que siempre es preferible exponernos al rechazo por habernos permitido ser quien somos que por habernos ocultado tras una máscara de inseguridad.

En suma, la vergüenza y la timidez pueden ser un lastre para nuestro desarrollo en diferentes ámbitos; y, lo más importante, pueden llegar a causarnos gran sufrimiento si están excesivamente presente. Esperamos que las anteriores frases te hayan ayudado a reflexionar al respecto y te hayan motivado a dar un primer paso para vencer ese miedo.

Te podría interesar...
Ser tímido no es ser insípido
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Ser tímido no es ser insípido

Ser tímido se asocia con ser aburrido o carente de carisma, pero en realidad ser tímido es solo una forma de ser más entre las demás. Ser tímido no...



  • Cano Vindel, A., Pellejero, M., Ferrer, M. A., Iruarrizaga, I., & Zuano, A. (2006). Aspectos cognitivos, emocionales genéticos y diferenciales de la timidez. Revista Electrónica de Motivación y emoción, 3(4), 1.
  • Olivares, J., & Caballo, V. E. (2003). Un modelo tentativo sobre la génesis, desarrollo y mantenimiento de la fobia social. Psicología conductual11(3), 483-515. https://www.behavioralpsycho.com/wp-content/uploads/2020/04/05.Olivares-3_11-3oa-1.pdf
  • Ordóñez-Ortega, Alfonso, Espinosa-Fernández, Lourdes, García-López, Luis-Joaquín, & Muela-Martínez, José-Antonio. (2013). Behavioral Inhibition and Relationship with Childhood Anxiety Disorders. Terapia psicológica31(3), 355-362.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.