¿Por qué algunas parejas infelices siguen juntas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 6 abril, 2018
Alejandro Rodríguez · 6 abril, 2018

Las relaciones amorosas son una de las partes más importantes de nuestra vida. Para muchos de nosotros, el éxito en el amor es tan o más importante que el éxito en el trabajo o con nuestra familia. Sin embargo, no es nada sencillo conseguir estar en una relación que funcione a la perfección. Por ello, muchas parejas infelices se conforman con una situación que no es óptima, y siguen juntas a pesar de los problemas.

En el artículo de hoy veremos los principales motivos por los que las parejas infelices evitan romper, incluso cuando no están bien juntas.

¿Cuáles son los motivos por los que las parejas infelices siguen adelante?

Todos conocemos (o hemos conocido) al menos a dos personas en una relación que no funciona, pero que a pesar de todo no se deciden a cortar. Por otro lado, aunque la psicología de las relaciones todavía se encuentra en pleno desarrollo, la respuesta a la pregunta de por qué las parejas infelices siguen juntas ha ocupado un buen espacio dentro del grueso de la investigación.

Pareja enfadada

Según diferentes estudios, las razones más comunes para continuar con una relación, incluso cuando esta provoca dolor, son las siguientes:

  • Motivos externos a la propia relación.
  • Motivos religiosos.
  • Existencia de un compromiso fuerte.
  • Falacia del costo hundido.

Veamos cada una de ellas.

1- Motivos externos a la propia relación

Una de las principales razones mencionadas por la mayoría de las parejas infelices como motivo para no romper es la existencia de factores externos, como la falta de dinero o los hijos en común. Debido a que cortar la relación provocaría un gran sufrimiento por estos factores externos, la pareja decide seguir adelante incluso aunque hacerlo constituya una fuente de emociones negativas en el momento actual.

Sin embargo, en muchas ocasiones actuar de esta manera evita tener que afrontar un dolor mayor a corto plazo a cambio de prolongarlo en el tiempo. Por ejemplo, la mayoría de parejas que siguen juntas solo por el bien de sus hijos a largo plazo lo que consiguen es hacerles más mal que bien. Por eso, la mayoría de las veces merece la pena buscar una solución a los factores externos que puedan estar manteniendo la relación, incluso aunque esta haya dejado de funcionar hace tiempo.

Niño con ansiedad por separación agarrado a su madre

2- Motivos religiosos

Otro de los motivos principales por los que muchas parejas infelices siguen adelante son las creencias religiosas. En los países en los que la religión católica es muy importante, por ejemplo, las tasas de divorcio son mucho menores que en aquellos que se consideran laicos.

Esto tiene que ver con la creencia religiosa de que un matrimonio es algo sagrado, y por lo tanto romperlo es una de las peores acciones que puede cometer una pareja. Por ello, las personas católicas casadas suelen preferir ser infelices en su relación a cometer un acto (para ellos) tan terrible cuando el amor se acaba.

3- Existencia de un compromiso fuerte

Sin embargo, no todas las parejas infelices que deciden seguir adelante lo hacen por factores externos, como el dinero o la religión. En algunos casos, la principal causa para continuar con una relación moribunda es el fuerte compromiso existente entre ambos miembros de la pareja.

Según la teoría triangular del amor de Sternberg, la más aceptada entre los psicólogos para explicar cómo funcionan las relaciones de pareja, uno de los componentes del amor es el compromiso. Aunque en general es necesaria la presencia de los otros dos componentes (intimidad y pasión) para la existencia de una relación fuerte, existe un tipo de amor basado tan solo en el compromiso: el llamado amor vacío.

En ocasiones, este tipo de vínculo es suficiente para mantener una relación a pesar de los problemas que la pareja pueda estar sufriendo.

4- Falacia del costo hundido

Uno de los sesgos cognitivos que más daño pueden hacernos es la falacia del costo hundido. Se trata de la creencia de que, debido a que ya hemos invertido muchos recursos y esfuerzos en algo, debemos perseverar en ello a pesar de que sea evidente que no está funcionando. Les ocurre a muchos jugadores y nos ocurre a nosotros en la vida real.

Pareja de espaldas en la habitación

La falacia del costo hundido nos puede perjudicar en muchos ámbitos, y en el campo de las relaciones puede impulsarnos a luchar por una relación que ya no funciona debido a que ya llevamos mucho tiempo juntos. Esto puede sonar muy bien en la teoría, pero en la práctica hará que acabemos cada vez más resentidos con nuestra pareja y nos vayamos distanciando aún más de ella.

Por eso, si en algún momento te sientes tentado a seguir con tu pareja solo porque ya llevas mucho tiempo con ella, recuerda que en ocasiones es mejor sufrir un poco a corto plazo que pasarlo fatal durante mucho tiempo.