¿Por qué las mujeres viven más tiempo?

Sonia Budner · 10 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 10 enero, 2019
Un estudio realizado en la Universidad de California-San Francisco acaba de arrojar datos que señalan la importancia del segundo cromosoma X en la esperanza de vida.

Desde hace años, la comunidad científica intenta esclarecer por qué las hembras viven más tiempo que los machos en la mayoría de las especies animales. Se han barajado innumerables factores biológicos y psicosociales. Aunque a día de hoy este es un hecho comprobado estadísticamente, aún se desconocen los motivos por los que esto ocurre.

Un estudio realizado en la Universidad de California-San Francisco acaba de arrojar datos que ponen en el centro de atención al segundo cromosoma X, que podría revelarse como el gran secreto de la longevidad y el motivo por el que las mujeres viven más tiempo.

Esta investigación pone sobre la mesa la importancia de los cromosomas X, sin los cuales no es posible la vida. A diferencia de los cromosomas Y, que contienen muy pocos genes distintos y que se limitan a crear características físicas, como los genitales masculinos o el vello facial, pero que no son necesarios para la supervivencia. Así, este factor podría empezar a explicar por qué la esperanza de vida es superior en las mujeres.

Que las mujeres vivan más tiempo parece estar relacionado con el segundo cromosoma X.

La investigación

La autora principal del estudio es una profesora de neurología de la Universidad de California-San Francisco, Dena Dubal. Los resultados fueron publicados en la revista científica Aging Cell. La investigación se ha realizado en un grupo de ratones experimentales creados en laboratorio.

Los ratones se crearon genéticamente idénticos, excepto por sus cromosomas sexuales. Se hizo sobre cuatro grupos diferentes. El primer y segundo grupo lo componían ratones XX con ovarios y XY con testículos. Los grupos tercero y cuarto se crearon artificialmente como XX con testículos y XY con ovarios.

El estudio ha demostrado que los ratones portadores del doble cromosoma X vivieron más tiempo que los portadores XY, con independencia de si tenían ovarios o testículos. También comprobaron que, de todos los portadores XX, los más longevos fueron los que poseían ovarios.

Vivieron mucho más allá de la media de edad en ratones. Es decir, la combinación más longeva fueron los ratones con ovarios y doble cromosoma X, la misma creada por el orden natural. A estos les siguieron los ratones XX con testículos, que no sobrevivieron mucho más allá del promedio de vida de un ratón.

Ambos sobrevivieron a todos los portadores de cromosomas XY. La expectativa de vida en los ratones portadores de doble cromosoma XX con ovarios alcanzó los 30 meses, cuando la media de un ratón XY no suele superar los 12 meses de vida.

«Para una mayor vida útil, los ratones necesitan tener ovarios con dos cromosomas XX, según el orden natural», resumió Iryna Lobach, profesora asistente de epidemiología y bioestadística de UCSF y coautora del informe.

Dos ratones de laboratorio

Las mujeres viven más tiempo gracias al mecanismo genético del cromosoma X

El cromosoma X, que portan tanto mujeres como hombres, es crucial para la supervivencia. Contiene muchos genes relacionados con el cerebro. Además, la presencia de mutaciones patológicas recesivas en un gen del microsoma X hace a los machos más vulnerables a padecer la patología heredada. Para que una hembra desarrolle una patología recesiva en un gen del microsoma X son necesarias dos copias con mutación patológica, mientras que en los machos solo es necesaria una copia.

Parece que en un cromosoma X hay seis veces más genes relacionados con la inteligencia que el resto del cromosoma. De esta manera, si un gen falla, esta carencia se suple con el segundo cromosoma X, mientras que en varón esta suplencia no es posible.

Cromosoma X

Estudios anteriores al realizado por la Doctora Dubal ya sostenían que esto podría explicar por qué existe entre un 30% y un 50% más de discapacitados intelectuales entre los hombres. A esta conclusión llegaron recientemente Gillian Turner y Michael Partington, de los hospitales de Niños Príncipe de Gales de Sidney y de los Suburbios Occidentales de Newcastle, ambos en Australia.

No se sabe a ciencia cierta qué aporta el segundo cromosoma X a la esperanza de vida, pero se ha demostrado que está fuertemente involucrado en la longevidad de los seres humanos que lo portan. Por otro lado, los investigadores afirman que este descubrimiento no anula las influencias ambientales y socioculturales que afectan a la expectativa de vida.