¿Por qué los hombres necesitan a las mujeres?

27 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Dado que a mujeres y hombres nos educan de forma distinta, hay ciertas características femeninas que influyen en su relación con los hombres. Aquí te contamos algunas curiosidades al respecto.
 

Tradicionalmente, se ha asumido que los hombres y las mujeres poseen características muy diferentes entre ellos. Estos roles de género determinaron a los hombres como personas más fuertes, física y emocionalmente, fríos e instintivos. Por su lado, la mujer se plantea como más sensible, empática o atenta. Igualmente, se creó la idea popular de que una mujer necesitaba encontrar a un hombre para estar completa. Siendo la realidad que ninguno de los dos necesita, fundamentalmente, al otro. No obstante, existen algunos estudios que dan razones muy curiosas de por qué los hombres necesitan a las mujeres.

Al parecer, los hombres que tienen relaciones cercanas con mujeres (parejas, hijas, hermanas, etc.) ven mejorados algunos aspectos de su vida o personalidad. Por ejemplo, aumentos de salario, mayor cooperación, más habilidades sociales… A continuación lo explicamos un poco más a fondo.

Salario

Un peculiar estudio realizado en la Universidad de Aalborg, Dinamarca, analizó los cambios en los salarios de los jefes, así como de los que proporcionaban a sus empleados. Para ello, rastrearon los salarios de más de 10.000 empresas danesas, durante una década.

Vieron que cuando los empleados se convertían en padres, el salario se reducía unos 100 dólares menos anualmente. Sin embargo, este hallazgo tenía ciertos matices. Los cambios en el salario dependían del sexo de sus descendientes. Así, si el jefe tenía un hijo, se adjudicaba un sueldo más alto y decidía pagar menos a sus trabajadores. Visto de otra forma, se volvían más egoístas, pensando en sí mismos. En cambio, si tenían una hija, mostraban una actitud más generosa aumentando el sueldo de los trabajadores.

 

Ideología

¿Quién iba a decir que las mujeres o hijas podían influir directamente en la ideología de los votantes masculinos? En este sentido, hay algunos estudios, como uno realizado en la Universidad de Yale, que afirman que el sexo de los hijos influencia la simpatía hacia un tipo u otro de decisiones políticas.

Así, según este trabajo, aquellos hombres que conviven con mujeres, son más propensos a tener una ideología más liberal, especialmente en derechos civiles, política exterior y temas específicos femeninos, como el derecho reproductivo. Además, parece ser que es proporcional a la cantidad de mujeres que tiene alrededor.

Habilidades sociales

Las diferencias por género en las habilidades sociales y otras características psicológicas ha sido ampliamente estudiada. Igualmente, se ha investigado acerca de cómo influye el género de las personas que se tienen alrededor. En este sentido, un estudio de la Universidad de Arizona vio cómo los niños con hermanas desarrollaban mejores habilidades sociales que los chicos que no tenían hermanas.

Este efecto estaba más acentuado cuando las hermanas eran menores, y es que esto proporciona más oportunidades para ponerlas en marcha. Es decir, un chico que tiene una hermana menor tiene más posibilidades para ejercer de cuidador, enseñar ciertas lecciones, aconsejar, hacer cumplidos, compartir o negociar.

Generosidad

Otro aspecto que parece incrementar cuando un hombre se relaciona con chicas o mujeres es la generosidad. Así lo reportaba un estudio de la Universidad de Amsterdam, en el que en una tarea de reparto de dinero, aquellas hombres con hijas, solían mostrar una actitud más cooperativa y generosa.

 

En definitiva, parece ser que el género de las personas que nos rodean, nos influye en nuestra propia personalidad. No obstante, hay que remarcar que las actitudes de los padres son diferentes si se dirigen a niños o niñas. Así, los padres y madres dedican más tiempo a hablar con las hijas, que con los hijos, sobre aspectos emocionales y enfatizando sobre las relaciones personales. Igualmente, a los chicos les permiten más mostrar emociones como el enfado. Con esto, lo que se manifiesta es que las diferencias entre un género y otro vienen dadas por la educación.

Por lo tanto, si educamos en los mismos valores y con las mismas expectativas a chicos y a chicas, ambos desarrollarán similares creencias y valores acerca de la empatía, la cooperación o habilidades sociales.