¿Por qué nos gustan tanto las series de intriga?

Las series de intriga intentan despertar distintos tipos de emociones, invitando al espectador a ver los siguientes capítulos. Ahora, ¿qué recursos emplean este tipo de series para lograr su propósito y que nos resulten tan atractivas?
¿Por qué nos gustan tanto las series de intriga?
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 28 junio, 2021.

Escrito por Francisco Jimenez Criado, 28 junio, 2021

Última actualización: 28 junio, 2021

Los directores de las series de intriga tratan de crear un argumento que despierte la curiosidad del espectador. Cuando lo logran, valoramos el resultado de su esfuerzo de manera positiva. Ahora, por qué nos gustan tanto las series de intriga.

Algunos géneros, como el policíaco, el thriller, el de terror o el romántico, recurren al desarrollo de una historia que, desde el primer capítulo, plantea interrogantes que pretenden atrapar nuestra atención. La idea es que se respondan o den lugar a otros nuevos a medida que avanza la trama.

Animar al espectador a conocer más

El principal objetivo de las series de intriga es que el espectador sienta la necesidad de seguir viendo, asistiendo así a la resolución. Es decir, la trama suele iniciarse con una presentación de personajes, la sucesión de distintos hechos, un desarrollo y, finalmente, un desenlace.

Básicamente, el espectador desconecta de su vida real para introducirse en la de otros personajes. En el fondo, estas series juegan con el factor de hacer al espectador partícipe de lo que sucede, pero por otro lado cuenta con la ventaja de saber que es ficción.

“¿Qué es en el fondo actual, sino mentir? ¿y qué es actuar bien, sino mentir convenciendo?”.

-Laurence Olivier-

Amigos intrigados viendo una serie

¿Por qué nos gustan las series de intriga?

Los siguientes aspectos explican en buena medida nuestra pasión por las series de intriga:

  • En la pantalla se exponen una serie de acontecimientos muy distintos a los que suelen suceder en nuestras vidas. Pensamos, ¿qué ocurrirá ahora? ¿Cómo se resolverá el conflicto?
  • Los guionistas intentan conectar con nuestro lado más emocional. Seguramente, queremos que el protagonista salga ileso de algunas situaciones, que sepa resolver el conflicto o que venza el bien sobre el mal. Esto es algo que nos reconforta y con lo que nos identificamos, según señala el psicólogo Daniel Goleman.
  • Durante la serie aparecen emociones de todo tipo que pueden ser ese café para nuestro sistema límbico después de un día aburrido en la oficina: asombro, conmoción o motivación. Se producen en un espacio de tiempo corto, sabiendo que nosotros estamos a salvo de todo lo que ocurra; no obstante, estas emociones también pueden aparecer en nuestra vida, es algo propio del ser humano y que, según el psicólogo Rafael Bisquerra, van a estar presentes en el día a día.
  • El sentimiento de placer cobra fuerza, sobre todo, en el capítulo final en el que normalmente se resuelve la trama argumental. De este modo, contemplamos un proceso en el que el director da rienda suelta a su creatividad, teniendo en cuenta la psicología de los personajes y del espectador.
Hombre viendo una serie en el ordenador

El hilo conductor durante la serie

Las buenas series de intriga suelen tener un hilo conductor que une a diferentes historias que, en un principio, pueden parecer paralelas. Un barrio pobre y un barrio rico, dos ciudades que están a muchos kilómetros de distancia, lo que le ocurre en un momento determinado a dos personas que no se conocen. En otras palabras, se consolida un recorrido a lo largo de los capítulos donde se consigue atraer la atención del espectador, el cual quiere encontrar respuestas a las preguntas que se plantea.

Este género suele iniciarse, en un principio, con un acontecimiento que cambia la vida de los personajes y que pone a prueba sus recursos de afrontamiento. A partir de ahí se suelen suceder decisiones y consecuencias, dando lugar a situaciones nuevas en las que, inevitablemente, el espectador va sentir empatía, tristeza, bienestar, tensión, amargura, alegría, etc.

La psicoterapeuta Ana Livier Govea comenta que los thrillers son, por ejemplo, el viaducto para provocar fuertes emociones de intriga, misterio y peligro, sin olvidar el suspense que se alcanza en cada uno de los capítulos y que tanto nos inquieta como para que sigamos viendo más.

En definitiva, el propósito de los productores de este tipo de series es que queramos ver todos los capítulos para satisfacer nuestra necesidad de saber más, la curiosidad de conocer lo antes posible lo que pueda suceder y acabar con la intriga. Esa es la clave de este tipo de series.

Te podría interesar...
La adicción a las series, una nueva (y lucrativa) forma de vida
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La adicción a las series, una nueva (y lucrativa) forma de vida

Ver ser series es mucho más que un placer. Ahora mismo, es casi una forma de vida a la cual le dedicamos cada vez más horas. Las grandes industrias...



  • Bisquerra Alzina, R. (2010).
  • . Síntesis. Madrid. Livier Govea, A. (2019).
  • Terracota. Madrid.