Por qué las parejas se hablan como bebés a veces

Son muchas las parejas que crean su idioma propio para hablarse entre ellas. Es un lenguaje infantil, con el que sacar a relucir ese niño interior que todos llevamos dentro y que anhela conexión, ternura y amor incondicional.
Por qué las parejas se hablan como bebés a veces
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 07 abril, 2022

Gorgojeos, arrullos, palabras ininteligibles o inventadas, motes divertidos, tonalidad melosa, cariñosa e infantil… ¿Quién no ha usado este idioma tan singular alguna vez? Lo hacemos con los niños pequeños y hasta con nuestras mascotas. Sin embargo, aquí viene el dato interesante: también las parejas se hablan como bebés en ocasiones.

Tanto es así que se estima que el 75 % de los adultos se ha comunicado de este modo con algún ser amado. Bien es cierto que nos puede resultar chocante ver a dos adultos hablándose el uno al otro como quien se dirige a una criatura de pocos meses. Sin embargo, en los instantes de intimidad, el lenguaje es un canal del afecto indiscutible y un territorio abonado para el amor más nutritivo.

La construcción del apego se consolida con pequeños gestos cotidianos dotados de gran complicidad. La comunicación es la herramienta más básica para que se edifique la confianza, el cariño y la intimidad. Jugar con el lenguaje y el tono es un signo de deferencia hacia el otro y también un acto de desahogo emocional

Lejos de criticar esta costumbre o de avergonzarnos, cabe señalar que es una práctica enriquecedora.

La ciencia ya nos ha demostrado que hacer uso del lenguaje infantil es un comportamiento enriquecedor que beneficia las relaciones románticas.

Pareja acostada en un banco mirándose simbolizando a las parejas se hablan como bebés a veces
Imitar los gestos infantiles del habla facilita el apego entre las parejas

Las razones por las que las parejas se hablan como bebés

Hay algo instintivo en el ser humano, algo que repetimos generación tras generación. Todo adulto se dirige a los bebés usando tonos agudos y palabras sencillas de pocas sílabas cargadas de gran emoción. El hecho de que sea así no es casual.

Una investigación de la doctora Patricia K. Kuhl recuerda que esta práctica facilita que el niño se familiarice con el lenguaje y la comunicación. Es lo que conocemos como “maternés” o discurso dirigido al bebé.

Ahora bien, ¿y qué ocurre con los adultos? ¿Por qué las parejas se hablan como bebés a veces? ¿Qué función cumple esta práctica tan singular? Como bien podemos deducir, en este caso no buscamos que la otra persona adquiera ningún idioma. Como tampoco lo pretendemos cuando, por ejemplo, nos comunicamos del mismo modo con nuestras mascotas.

Hacer uso de un lenguaje infantil consolida el vínculo afectivo. Es una muestra de cariño, una caricia emocional positiva cargada de validación. En el caso de los adultos, fortalece la relación, facilita el deseo sexual y construye un lazo de intimidad y confianza mutua más significativo. Es más, aquellos que deseen sentirse más unidos al ser amado, esta práctica podría beneficiarles.

Un lenguaje infantil dotado de madurez emocional

Lo primero que podemos pensar cuando escuchamos a dos adultos hablarse en monosílabos o dirigiéndose el uno al otro con motes infantiles es que son dos personas inmaduras. Es muy fácil derivar en esta conclusión precipitada. Sin embargo, cuando las parejas se hablan como bebés, están aplicando una adecuada madurez emocional.

Pensemos en ello. Son personas que dejan a un lado la vergüenza para crear un espacio de confianza con el que nutrir el apego seguro. Lo hacen dando voz a ese niño interior que anhela dar y recibir amor, ternura y cariño incondicional. Es un modo de acercarse al otro de manera íntima, sin miedos, ni reticencias.

Jugar y producir un lenguaje infantil entre dos puede ser crucial para fortalecer los lazos emocionales. Es más, una investigación de la doctora Meredith L. Bombar avala que el uso de este tipo de comunicación es un predictor de la intimidad y la buena complicidad en la pareja.

Cuando las parejas se hablan como bebés e inventan nombres cariñosos

¿Quién no ha creado alguna vez un mote, un nombre o una designación cariñosa para dirigirse al ser amado? Muchas parejas lo hacen y es otro rasgo que contribuye a nutrir la relación. Es más, sabemos que esta práctica, la de llamar a la otra persona con un mote infantil, es algo que se hace sobre todo en los primeros meses/años de relación.

A medida que pasan los años, muchas veces se pierde esa costumbre. Es importante destacar que a medida que esta práctica pierde su encanto y se olvida, también se van desgastando otras áreas. Hablarnos como bebés es un gesto divertido, que incita la complicidad, la sexualidad y la confianza, ¿por qué dejarlo?

La teoría del intercambio de afecto del investigador de la comunicación Kory Floyd indica algo importante. Construir un territorio lingüístico propio, ese que solo conocen dos personas que se quieren, construye un vínculo de apego seguro muy enriquecedor.

Pareja feliz representando a las parejas se hablan como bebés a veces
Hablar como un bebé es un comportamiento normal y saludable, pero debemos asegurarnos de que la otra persona se siente cómoda con ello.

En la intimidad, podemos ir más allá del rol del adulto para jugar, reír y ser niños de nuevo

Puede darse el caso de que alguna persona se sienta incómoda con esta práctica. Por ello, siempre es adecuado indagar primero si nuestra pareja se siente incómoda con el hecho de que le hablemos como un bebé. Sin embargo, siempre es interesante probar este juego, este idioma propio, esta técnica con la que ir más allá del clásico rol de adulto.

A veces, al usar un tono infantil con nuestra pareja, logramos aliviar su estrés, despertamos sonrisas e instantes de afecto, besos, caricias y abrazos. Al fin y al cabo, en un mundo tan caótico, rápido y lleno de desafíos, es adecuado crear un pequeño refugio simbólico con nuestra pareja. Ahí donde evocar emociones positivas mediante los motes cariñosos, las palabras dulces, el tono infantil…

Jugar a ser niños de nuevos cuando el mundo de los adultos es tan inflexible une, relaja y aleja un poco del exterior. Probémoslo, dejemos a un lado la vergüenza y creemos nuestro propio idioma con el ser amado.

Te podría interesar...
Romances de oficina: cuando el amor aparece en el trabajo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Romances de oficina: cuando el amor aparece en el trabajo

Los romances de oficina ocurren en muchos entornos de trabajo. Sin embargo, es un fenómeno más interesante y complejo de lo que pensamos.



    • BOMBAR, MEREDITH & JR, LAWRENCE. (2005). Babytalk as a communication of intimate attachment: An initial study in adult romances and friendships. Personal Relationships. 3. 137 - 158. 10.1111/j.1475-6811.1996.tb00108.x.
    • Piazza EA, Iordan MC, Lew-Williams C. Mothers Consistently Alter Their Unique Vocal Fingerprints When Communicating with Infants. Curr Biol. 2017 Oct 23;27(20):3162-3167.e3. doi: 10.1016/j.cub.2017.08.074. Epub 2017 Oct 12. PMID: 29033333; PMCID: PMC5656453.
    • Kuhl, P. K. (2015). BABY TALK. Scientific American, 313(5), 64–69. https://www.jstor.org/stable/26046469