Técnicas para el desahogo emocional

¿Te sientes atrapado en tus emociones y no sabes cómo desahogarte de ellas? Si quieres saber cómo hacerlo, ¡sigue leyendo!
Técnicas para el desahogo emocional
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 15 septiembre, 2022

No podemos negarlo, a veces evitamos el desahogo emocional. Es más fácil callarse y volver el rostro. O sencillamente, intentar pasar página aferrándonos con fuerza a la cotidianidad para intentar olvidar. Para intentar no pensar.

Pero las emociones no se disuelven sin más como el humo escapando por una ventana abierta. Las emociones se acumulan y nos hieren en silencio. Se convierten en espectros internos capaces de dañar nuestro cuerpo y nuestra mente, espectros sin forma definidos a través de nuestras experiencias, nuestros fracasos, desilusiones o pérdidas. Nadie queda libre de su influencia.

Reconocerlas y hacerles frente es un modo de adecuado de asumir nuestra propia realidad interior para cuidar de nuestra salud emocional, imprescindible sin duda para nuestro equilibrio e integridad personal.

¿Pero qué pasos hay que dar? Te explicamos cómo conseguir ese desahogo emocional.

1. Ser consciente de tus emociones

chica ojos cerrados triste

No es fácil. En ocasiones la tristeza se camufla con la rabia o la ira. Podemos tener ante nosotros personas que muestran un marcado desprecio o comportamientos desafiantes.

Es posible que bajo esta coraza ligeramente agresiva no esté otra cosa más que la tristeza, el pesar por haber perdido algo o alguien, la frustración por el fracaso o la soledad. Deberemos ir capa a capa, ahondando en nosotros mismos para llegar al centro de nuestras propias emociones. ¿Cómo me siento? ¿Es odio, es amargura? ¿Qué hay tras estos sentimientos?

2. Sé testigo de la experiencia

Deja que tu atención deambule por tu cuerpo. Toma conciencia de las sensaciones físicas que surgen en tu cuerpo como resultado de la emoción que has identificado. Estos dos elementos, una idea en la mente y una sensación física en el cuerpo, son lo que realmente es una emoción, y en realidad no se pueden separar. Es por eso que lo llamamos sentimiento, porque sentimos emociones en nuestros cuerpos.

Deja que tu atención pase por su cuerpo mientras recuerdas esta experiencia. Localiza las sensaciones que te trae el recuerdo. Para muchos es una presión en el pecho o una sensación de opresión en el intestino. Algunos lo sienten como una presión en la garganta. Encuentra en qué parte de tu cuerpo estás sintiendo y manteniendo la experiencia emocional.

3. Vaciado de mente

El vaciado de mente no es más que ir descendiendo en la escalera de nuestro mundo interior, de nuestras emociones, para ello podemos seguir los siguientes pasos:

  • ¿Qué me da rabia o me enfurece? ¿Y lo que me entristece o me impide encontrarme bien en estos momentos?
  • Intenta razonar en primera persona: me siento, a mí me duele que, yo no quiero que…
  • Seguidamente, piensa en cómo desearías estar el día de mañana. Haz un esfuerzo pensando en tu futuro. ¿Qué podrías hacer hoy para alcanzar esa tranquilidad que ansías? ¿Cómo podrías conseguirlo? ¿Qué puedes hacer en mismo este mismo instante para conseguirlo?

 

4. Expresa tus emociones

Mujer llorando para alcanzar el desahogo emocional

Las emociones pueden canalizarse de muchos modos. Llorar siempre es adecuado. También buscar un instante de necesitada soledad donde estar con uno mismo y reorganizar nuestros pensamientos, pensar en nuestras necesidades.

A la hora de buscar el desahogo emocional no evites tampoco buscar apoyo personal en un familiar o un amigo. Busca siempre personas que sepas que te van a escuchar y a comprender. Poner tus palabras en voz alta siempre es terapéutico y puedes encontrar opciones que no pensabas o que no te planteabas.

5. Expresión artística

La expresión artística es un aliado digno para desahogarte de una manera constructiva y asertiva. Mediante ella puedes vislumbrar emociones y sentimientos difíciles de verbalizar y expresarlos de forma sana.

El arte ha sido siempre un campo de proyección emocional y cognitivo, donde las personas dejamos parte de nosotros plasmado en la obra. La expresión artística es una estrategia que nos permite sublimar emociones desagradables que son inaceptables tanto para nosotros como para la sociedad.

6. Ejercicio físico

La actividad física es una excelente estrategia para que liberes tus emociones de manera constructiva. El ejercicio permite que la sangre fluya más rápido, que se oxigene tu cuerpo y que desahogues todo el estrés y la ansiedad que estás experimentando.

En una investigación se encontró que los participantes que hacen ejercicio regularmente exhiben una menor disminución en el afecto positivo después de un evento estresante que los participantes sedentarios. También se sabe que el ejercicio tiene efectos positivos sobre la selección de estrategias de afrontamiento ante el estrés y que reduce la intensidad de este.

7. Atención plena

El mindfulness o atención plena puede tener efectos psicológicos positivos, como el aumento del bienestar subjetivo, la reducción de los síntomas psicológicos y la reactividad emocional, y una mejor regulación del comportamiento.

A través de la atención plena llevas la atención a la experiencia del aquí y ahora con apertura, receptividad y curiosidad. Si buscas una forma de desahogo emocional, en el mindfulness puedes hallar un camino eficaz, puesto que esta práctica implica un compromiso con el presente y con tus experiencias emocionales.

Además, practicar mindfulness también puede ayudarte a reducir la ansiedad o el estrés. Al ser una actividad que te centra en el presente, descentra la atención de las preocupaciones sobre el futuro. Al reubicarte en el aquí y en el ahora le resta fuerza a la manifestación de la ansiedad que se nutre del tiempo futuro y de su inherente incertidumbre.

8. El valor personal en el desahogo emocional

Para enfrentarse a los propios miedos se necesita coraje. No todo el mundo puede –o sabe- asumir sus obligaciones emocionales y personales para avanzar, para llegar a alcanzar su propia felicidad y también la de las personas que lo rodean.

A veces es más fácil acogerse a la salida de emergencia, esa donde uno sale corriendo sin mirar atrás para huir de aquello que lo inmoviliza. Prefieren no admitir, no pensar, no hablar de aquello que les duele, les molesta o que les impide ser feliz y vivir en armonía.

El valor personal implica una necesidad por enfrentarse a uno mismo con el fin de alcanzar las metas propias, que no son otras más que las de encontrar el equilibrio.

La integridad emocional requiere que vayamos liberándonos de todos esos pesos que enferman nuestro carácter y nuestro cuerpo. Basta con buscar un instante para nosotros mismos y ahondar en el mapa interior que todos tenemos. Hay que buscar recovecos, baúles donde se esconde la rabia, la frustración enfrentarse a ellos y alcanzar la orilla de la tranquilidad y el desahogo emocional.

Te podría interesar...
En la ira y el enfado se esconden nuestros miedos
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
En la ira y el enfado se esconden nuestros miedos

En emociones que nos resultan desagradables, como la ira y el enfado, se encuentran ocultos mensajes reveladores. Descubre qué quieren decirnos.



  • Childs, E., & De Wit, H. (2014). Regular exercise is associated with emotional resilience to acute stress in healthy adults. Frontiers in physiology, 161.
  • Adolphs, R. (2013). The biology of fear. Current biology23(2), R79-R93.