¿Por qué nos reímos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
Cristina Muñoz Morano · 6 abril, 2014


Históricamente la ciencia psicológica ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo en estudiar los aspectos patológicos y negativos del ser humano, tales como la ansiedad, el estrés, la depresión, etc; obviando normalmente el estudio de aquellos aspectos más positivos como son la creatividad, la inteligencia emocional, la sabiduría, la resiliencia, el humor… El impulsor determinante para que la psicología positiva se constituyese como ciencia fue el Prof. Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania y antiguo Director de la Asociación Americana de Psicología.

La pregunta en esencia es: ¿Por qué la gente es feliz? Una pregunta tan simple y compleja al mismo tiempo dio pie a los estudios sobre el origen de la felicidad en vez del de la enfermedad.

Uno de los elementos fundamentales para proporcionar bienestar a nuestras vidas es el sentido del humor y la risa. Tal como demuestran numerosos estudios de rigor científico, la risa, es una reacción única del ser humano, no la tienen las demás especies. La risa en sí es una de las sensaciones más placenteras que experimentamos.

Entendiendo la parte más emocional del humor, es decir, el humor como estado de ánimo, tal como lo define Seligman, éste es una capacidad para experimentar o estimular una reacción muy específica: la risa. 

El sentido del humor es una fortaleza de nuestro carácter que nos proporciona herramientas para enfrentarnos a las dificultades con una actitud más saludable.
La risa es observable, nos mostramos positivos, amables… y lo más importante : ¡Se contagia!

¿Por qué se contagia la risa?

La risa se contagia porque existen las denominadas neuronas espejo que nos impulsan a sonreir; podemos observar que cuando le sonreímos a un bebé, éste, desde muy temprana edad nos devuelve la sonrisa. Se debe a que nuestro cerebro está preparado para favorecer la interacción, la empatía y demuestra una tendencia innata para mostrar y recibir emociones positivas.

¿Qué beneficios tiene la risa?

1. Disminuye la presencia de colesterol en la sangre, ya que equivale a un ejercicio aeróbico
2. Favorece la digestión al aumentar las contracciones de los músculos abdominales
3. Contribuye  a aplacar la ira
4. Contribuye a un cambio de actitud mental que favorece la disminución de enfermedades ya que: aumenta el ritmo cardíaco y el pulso y cuando nos reímos liberamos endorfinas(las hormonas de la felicidad)
5. Disminuye la glucosa en sangre
6. Nos libera de emociones negativas como el temor y la angustia
7. Potencia las relaciones sociales

¿Podemos practicar la risa?

La risa va de fuera adentro, si nos entrenamos y creamos predisposición para reir, conseguiremos sentirnos más sonrientes por dentro, a la vez que contagiaremos a los demás de nuestra risa.  Podemos conseguirlo comenzando cada día con una sonrisa frente al espejo, la sonrisa es la forma más sencilla y económica de mejorar nuestro aspecto, a cualquier edad.  

Es una práctica sencilla: sonreírnos a nosotros mismos, salir de casa con la sonrisa puesta hará que desde el primer momento las personas de nuestro alrededor perciban que nuestro estado de ánimo es amable, por lo tanto es más probable que nos traten de un modo más agradable y esto haga que nuestra sonrisa se vaya haciendo cada vez más real y verdadera y nos acompañe a las siguientes interacciones.

Como decía Oscar Wilde: “La vida es demasiado importante como para tomársela en serio”.