Practicar mindfulness alivia el dolor, según un estudio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 10 noviembre, 2018
Eva Maria Rodríguez · 12 noviembre, 2018
Se ha demostrado que el mindfulness reduce el dolor. Un estudio reciente ha explorado los fundamentos neurológicos de este fenómeno.

El mindfulness o meditación de atención plena puede ser una forma efectiva de aliviar el dolor crónico, según una investigación reciente publicada en la revista PAIN. En este sentido, varias investigaciones ya habían encontrado que practicar mindfulness alivia el dolor. Por ejemplo, un estudio publicado en la revista JAMA encontró que el mindfulness puede aliviar el dolor crónico, concretamente el dolor lumbar, incluso de forma más eficaz que los tratamientos estándar. 

Otro estudio publicado en la revista Frontiers In Psychology también encontró que la meditación de atención plena ayuda a los atletas lesionados a mejorar la tolerancia al dolor y la conciencia. 

Otro estudio también encontró que las personas que sufren afecciones inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide o la enfermedad inflamatoria intestinal, en las que el estrés psicológico juega un papel importante, pueden beneficiarse de las técnicas de meditación de atención plena.

Sin embargo, ¿qué mecanismos cerebrales son responsables de este efecto analgésico? A esta pregunta trata de dar respuesta la nueva investigación, liderada por Fadel Zeidan, profesor asistente de neurobiología y anatomía en el Centro Médico Bautista de Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte.

Atención plena y dolor

Zeidan explica que la meditación de atención plena consiste en ser conscientes del momento presente sin demasiada reacción emocional o juicio. Algunas personas son más conscientes que otras, y esas personas parecen sentir menos dolor. Lo que los investigadores querían comprobar era si la predisposición innata individual a la conciencia plena de las personas se correlacionaba con una menor sensibilidad al dolor y, de ser así, qué mecanismos cerebrales entraban en juego.

Mujer relajándose tumbada

Para hacerlo, los investigadores estudiaron a 76 personas que no habían meditado antes. Sus niveles de atención plena se evaluaron utilizando el Inventario de Atención plena de Freiburg. Este test valora la no identificación con los pensamientos y sentimientos, la aceptación, la apertura, la no reactividad, la comprensión de los procesos mentales y la observación del momento presente.

Después, los investigadores administraron una estimulación de calor dolorosa y una estimulación no dolorosa a los participantes, utilizando una resonancia magnética funcional para estudiar su actividad cerebral. Los investigadores partieron de la hipótesis de que la “atención plena del rasgo” -o predisposición de una persona a ser consciente- se correlacionaría con una menor sensibilidad al dolor y una menor activación de un circuito cerebral llamado red de modo predeterminado.

La red de modo predeterminado comprende varias áreas del cerebro que están interconectadas y activas en el estado de reposo. Es decir, cuando una persona no presta atención al mundo exterior, que estimula la atención, sino que se centra en sus estados internos. Algunas áreas clave del cerebro que forman esta red incluyen la corteza cingulada posterior, la corteza prefrontal medial y el giro angular.

Meditación y la red de modo predeterminado

Se sabe que la meditación implica un ejercicio atencional en la experiencia inmediata y alejarse de las distracciones, como el pensamiento autorreferencial y la mente errante.

De acuerdo con esto, la meditación se ha asociado con una actividad relativamente reducida en una red de regiones cerebrales implicadas en el procesamiento autorreferencial conocido como la red de modo predeterminado o DMN (por sus siglas en inglés, default mode network) en meditadores experimentados en comparación con los no meditadores.

Del mismo modo, la mente errante se ha asociado con la actividad en la DMN, y la reducción de la actividad de la DMN durante la meditación se ha asociado con una mejor atención sostenida fuera del escáner. Investigaciones previas sugieren que la meditación juega un papel importante para reducir el procesamiento de la red de modo predeterminado mientras dura el ejercicio.

Mujer haciendo mindfulness cerca de un lago

¿Por qué el mindfulness alivia el dolor?

El nuevo estudio encontró que una mayor atención consciente de los rasgos se correlacionaba con una menor activación de la corteza cingulada posterior. A la inversa, aquellas personas que informaron de que habían sentido más dolor también mostraron una mayor actividad en esta zona. Zeidan explica esto diciendo que el modo predeterminado se desactiva cuando se realiza cualquier tipo de tarea, como leer o escribir.

Además, dice, la red de modo predeterminado se reactiva cada vez que el individuo deja de realizar una tarea y vuelve a los pensamientos, sentimientos y emociones relacionados con uno mismo.

“Los resultados de nuestro estudio mostraron que los individuos conscientes parecen estar menos atrapados en la experiencia del dolor, que se asoció con menores informes de dolor”, dice Zeidan. Y agrega: “Ahora tenemos nuevas municiones para atacar esta región del cerebro en el desarrollo de terapias eficaces para el dolor”.

Los investigadores esperan que los hallazgos ayuden a brindar alivio a quienes viven con dolor crónico. “Sobre la base de nuestra investigación anterior sabemos que podemos aumentar la atención por períodos relativamente cortos de entrenamiento de la meditación consciente, por lo que este puede llegar a ser una forma efectiva de aliviar el dolor de los millones de personas que sufren de dolor crónico”, concluyen.

  • Cherkin, D., Sherman, K., Balderson, B., Cook, A., Anderson, M., y Hawkes, R. et al. (2016). Effect of Mindfulness-Based Stress Reduction vs Cognitive Behavioral Therapy or Usual Care on Back Pain and Functional Limitations in Adults With Chronic Low Back Pain. JAMA315(12), 1240. doi: 10.1001/jama.2016.2323
  • Garrison, K., Zeffiro, T., Scheinost, D., Constable, R., y Brewer, J. (2015). Meditation leads to reduced default mode network activity beyond an active task. Cognitive, Affective, & Behavioral Neuroscience15(3), 712-720. doi: 10.3758/s13415-015-0358-3
  • Mohammed, W., Pappous, A., y Sharma, D. (2018). Effect of Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR) in Increasing Pain Tolerance and Improving the Mental Health of Injured Athletes. Frontiers In Psychology9. doi: 10.3389/fpsyg.2018.00722
  • Rosenkranz, M., Davidson, R., MacCoon, D., Sheridan, J., Kalin, N., y Lutz, A. (2013). A comparison of mindfulness-based stress reduction and an active control in modulation of neurogenic inflammation. Brain, Behavior, And Immunity27, 174-184. doi: 10.1016/j.bbi.2012.10.013
  • Zeidan, F., Salomons, T., Farris, S., Emerson, N., Neal, A., Jung, Y., y Coghill, R. (2018). Neural Mechanisms Supporting the Relationship between Dispositional Mindfulness and Pain. PAIN, 1. doi: 10.1097/j.pain.0000000000001344