4 preguntas para detectar señales de un trastorno alimentario

Identificar las señales de un trastorno alimentario es clave para ayudar a la persona a tomar conciencia y buscar ayuda. Estas preguntas te ayudarán a analizar si existe un problema.
4 preguntas para detectar señales de un trastorno alimentario
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 08 diciembre, 2022

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) constituyen un importante problema médico-psicológico. Su incidencia en los últimos tiempos se ha incrementado y, sin embargo, son muchas las ocasiones en las que no se detectan a tiempo. Dado que se trata de patologías con tendencia a la cronicidad y un alto riesgo de morbilidad y mortalidad, es crucial intervenir cuanto antes. Por ello, queremos mostrarte algunas preguntas que pueden ayudar a detectar señales de un trastorno alimentario.

Este tipo de condiciones afectan principalmente a adolescentes y jóvenes adultos; no obstante, cada vez se detectan más casos en personas mayores y en menores de 12 años. Además, pese a que son más frecuentes en mujeres, los varones no están exentos de sufrirlas.

En general, se estima que cerca de un 6 % de la población padece un TCA y una cantidad mucho mayor está en riesgo de desarrollarlo o presenta ya conductas problemáticas. Por esto, y aunque el diagnóstico solo puede realizarlo un profesional, es conveniente que el entorno esté preparado para identificar los primeros indicios.

Mujer con metro en la mano
Más de 70 millones de personas padecen algún trastorno de la conducta alimentaria (TCA).

Preguntas para detectar señales de un trastorno alimentario

En primer lugar, cabe mencionar que en la última edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) ha habido ciertos cambios respecto a los trastornos de la conducta alimentaria. Así, se mantienen los diagnósticos tradicionales, pero se incluyen además otros menos conocidos. Principalmente, encontramos los siguientes:

  • Anorexia nerviosa.
  • Bulimia nerviosa.
  • Trastorno por atracones.
  • Pica.
  • Rumiación.
  • Trastorno de restricción/evitación de la ingesta de alimentos.
  • Síndrome de ingesta nocturna.
  • Además de otros trastornos alimentarios que no cumplan criterios para ninguno de los anteriores.

Esto hace que un TCA no sea una categoría única, sino que el término de cabida a multitud de manifestaciones y problemáticas diferentes. Es por esto que, incluso comportamientos que quizá no asociaríamos a un trastorno alimentario, si pueden constituir un indicio.

Así, hay algunas preguntas clave a evaluar que pueden ayudarnos a dilucidar si realmente está ocurriendo algo con la persona:

Qué come

La elección de alimentos es uno de los grandes indicios que puede alertarnos sobre la presencia de diversos trastornos alimentarios. Por ejemplo:

  • Las personas con pica comen tiza, jabón, hielo y otras sustancias no comestibles y no nutritivas.
  • Si la ingesta se limita a una dieta escrupulosamente limpia y saludable, ecológica, natural y libre de cualquier tipo de sustancia y procesamiento, podría subyacer una ortorexia.
  • Cuando existe evitación de múltiples alimentos o únicamente se toma una variedad muy restringida de ellos, podríamos estar hablando de un trastorno de alimentación selectiva o restrictiva.
  • Las personas con anorexia generalmente optan por alimentos con un bajo contenido en grasas y calorías, y evitan a toda costa los que no cumplen estos parámetros.
  • Por su lado, quienes sufren bulimia o trastorno por atracón suelen escoger alimentos muy calóricos y ricos en azúcares y grasas; esos “alimentos prohibidos” que normalmente no se permiten para evitar engordar.

Cuánto come

La cantidad es otro punto fundamental a evaluar, y siempre deberemos tener en cuenta los requerimientos energéticos de cada persona (en función de su edad y constitución) y su historial previo. Es decir, que no es solo la cantidad anormalmente excesiva o escasa de alimentos la que debe alertarnos, sino el hecho de que se produzca un cambio brusco en la ingesta.

Por ejemplo, las personas con trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos comen muy poco y suelen adoptar este patrón desde la infancia. Quienes sufren anorexia, del mismo modo, restringen y limitan de forma importante las porciones de comida, en este caso motivadas por el miedo a engordar.

Por el contrario, las personas con trastorno por atracones suelen tomar cantidades inusualmente grandes de comida (especialmente durante ciertos periodos) y seguir comiendo incluso cuando se sienten llenas. Por su lado, en la bulimia, se alternan periodos de restricción de alimentos con otros de atracón y purga.

Cuándo come

Los dos anteriores factores son los más llamativos y en los que más solemos fijarnos a la hora de buscar señales de un trastorno alimentario; pero, observar cuándo come la persona también nos da importantes pistas. Lo lógico y saludable sería que la persona comiese cuando sintiese hambre, pero en los TCA este patrón natural se altera.

Así, la persona puede comer cuando tiene emociones desbordantes como ansiedad, miedo, estrés o decepción (y usar los alimentos para regularse emocionalmente). O puede comer únicamente cuando se lo permite, lo cual pueden ser solo una o dos veces al día.

Cómo come

Por último, hemos de fijarnos en el contexto que acompaña al momento de alimentarse. Idealmente, una persona debería comer con tranquilidad, con conciencia y con gusto. Por esto, cuando la persona come con culpa, con angustia y preocupación, deberíamos tomarlo como una señal importante. Especialmente si, al contrario, cuando tiene el estómago vacío, se siente satisfecha y recompensada.

Igualmente, si come con ansias y sin control, si tiende a esconderse o aislarse para comer o se siente avergonzada cuando otros la ven comiendo, también deberíamos alertarnos.

Mujer comiendo por la noche
Los ayunos prolongados y deliberados, el hambre emocional o el comer excesivamente por las noches pueden ser señales de alerta.

Actuar ante las primeras señales de un trastorno alimentario

Desafortunadamente, un gran porcentaje de las personas que padecen un TCA no recibe diagnóstico ni ayuda apropiada. Esto puede ser por falta de conciencia de su enfermedad, quizá por haber normalizado las dietas, los ayunos o los atracones y por no saber que constituyen un signo patológico. Pero también puede ocurrir por miedo o por vergüenza a expresar lo que les ocurre o por una negativa a aceptar que necesitan ayuda.

Es por esto que el apoyo del entorno es fundamental para ayudar a la persona a tomar conciencia y a ponerse en manos de profesionales. Si detectas alguna de las anteriores señales de un trastorno alimentario en una persona cercana a ti, no dudes en hablar al respecto con ella, en indagar acerca de su estado emocional, su autoimagen o sus preocupaciones y en recomendarla buscar ayuda para poder sentirse mejor.

Te podría interesar...
Selectividad alimentaria: ¿puede tu sensibilidad llevarte a rechazar alimentos?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Selectividad alimentaria: ¿puede tu sensibilidad llevarte a rechazar alimentos?

La selectividad alimentaria puede llevarte a rechazar alimentos por cuestiones sensoriales. Descubre en qué consiste y por qué se produce.



  • Asociación TCA Aragón. (2020). Estadísticas sobre los TCA. Disponible en: https://www.tca-aragon.org/2020/06/01/estadisticas-sobre-los-tca/
  • Behar, R., & Arancibia, M. (2014). DSM-V y los trastornos de la conducta alimentaria. Revista Chilena de neuro-psiquiatría52(1), 22-33.
  • Losada, A.V., & Marmo, J. (2013) Herramientas de Evaluación En Trastornos de La Conducta Alimentaria. Madrid: Editorial Académica Española.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.