Psicogerontología: historia y características

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 20 enero, 2019
María Alejandra Castro · 20 enero, 2019
La psicogerontología es una rama de la psicología que ha crecido mucho en los últimos años, gracias al crecimiento de un sector de la población y a su necesidades particulares. Hablamos de nuestras personas mayores y de lo que la psicología puede hacer por ellas...

La psicología es una ciencia que estudia, entre otros ámbitos, los campos afectivo, cognitivo emocional y comportamental en los que nos desenvolvemos. Además, cuenta con diversas ramas para ordenar el conocimiento y una de ellas es la psicogerontología.

Se trata de la ciencia que estudia el envejecimiento desde un punto de vista psicológico. Entonces, así como hay psicólogos infantiles, hay psicólogos especializadas en los problemas de las personas mayores. En este artículo trataremos de explicar cuál es el origen de la psicogerontología y hablaremos de sus características. Además, mostraremos los beneficios de contar con la ayuda de un psicogerontólogo.

“Amamos las catedrales antiguas, los muebles antiguos, las monedas antiguas, las pinturas antiguas y los viejos libros, pero nos hemos olvidado por completo del enorme valor moral y espiritual de los ancianos”.

-Lin Yutang-

Historia de la psicogerontología

La psicogerontología no cuenta con un hito histórico que sea señalado como origen. Entonces, más bien, para encontrarlo nos fijamos en dos puntos: en la psicología científica que se origina con Wundt en 1879 y en la gerontología con Metchinikoff en 1903.

Por otro lado, hoy somos testigos de un fenómeno que está dando cada vez más relevancia a la psicogerontología: los países desarrollados cada vez cuentan con una población más envejecida. Así, acompañando al aumento de la esperanza de vida se dio una bajada drástica de la natalidad en muchos países. España es un claro ejemplo de estas dos tendencias.

Así, las propias circunstancias han alimentado la necesidad de estudiar a las personas mayores. Así se han ido mejorando las intervenciones destinadas a este sector de la población.

Por otro lado, son muchos los investigadores que han aportado conocimiento a la psicogerontología, siendo una de las figuras más destacadas el profesor James Birren. Este formuló que, así como la gerontología se ocupaba de la vejez, la psicología del envejecimiento debía ocuparse del estudio de: los procesos que se dan durante el ciclo de vida y los procesos de estabilidad y cambio. Además, de las variables cognitivas, motoras y emocionales de las personas mayores.

Pareja de personas mayores felices

Características de la psicogerontología

La psicogerontología se caracteriza por diferentes elementos o puntos. Observemos algunas de ellas a continuación:

  • Estudia el desarrollo del ciclo vital. La psicogerontología va de la mano de la psicología evolutiva, que estudia cómo nos vamos desarrollando a lo largo de la vida.
  • Promueve el envejecimiento óptimo. La psicogerontología se ocupa de promover la salud y prevenir la enfermedad o hacerla más llevadera en el adulto mayor.
  • Fomenta el bienestar de los cuidadores del adulto mayor. No sólo se preocupa por el adulto mayor si no por las personas que están a su alrededor. Así, fomenta el bienestar de ambas partes.
  • Educa. A través de la psicoeducación genera aprendizaje en los adultos mayores, para que sepan cómo gestionar sus pensamientos, conductas y emociones. Además, también facilita el estudio en esta edad para quienes están interesados.
  • Investiga. Investiga todo lo relacionado con las personas mayores.
  • Intervención. Muchas de las intervenciones que propone se basan en la psicología clínica y en la psicología social. Así, utiliza tanto técnicas de trabajo en grupo como de psicoterapia individual. Interviene también con familias y centros de día.
  • Protege los derechos. A través de la psicología jurídica. Sobre todo, en procesos de incapacitación legal. Además, ayuda potenciando el bienestar de las personas mayores a través de la promoción y prevención de servicios sociales que harán hincapié en su salud, cultura y ocio.

Ahora bien, los profesionales que se dedican a la psicogerontología son los psicogerontólogos. Para llegar a serlo, primero se estudia psicología y luego se hace la especialidad en esta área.

Además, la psicogerontología no sólo se dedica a lo que hemos mencionado anteriormente. También interviene en el campo organizacional. ¿Cómo? Según el artículo de Luis Santamaría en el que habla sobre el rol del psicólogo en la psicogerontología, el psicogerontólogo interviene en procesos de selección, evaluación, orientación, formación, y desarrollo del personal que trabaja las personas mayores.

Del mismo modo, investiga el mercado para estudiar las necesidades en la población mayor. Por ejemplo, a través de programas y proyectos gerontológicos.

Pareja de personas mayores hablando de los beneficios de pasear mientras caminan

Beneficios de contar con esta rama de la psicología

Que exista esta rama de la psicología trae grandes beneficios. Veamos algunos de ellos:

  • Se puede contar con: evaluación, diagnóstico, tratamiento e intervención en el adulto mayor cuando posee dificultades o quiere potenciar habilidades a nivel: cognitivo, afectivo, funcional, de apoyo social, y comportamental.
  • Prevención de la enfermedad y promoción de la salud en la comunidad y en las personas mayores, con el objetivo de “dar vida a los años”.
  • Investigación y docencia en psicogerontología, para que haya un avance en el conocimiento de esta ciencia.
  • Asesoramiento y consultoría dirigida a instituciones dirigidas a personas mayores.
  • Atención directa a: personas mayores, familiares, y trabajadores.
  • Formación a trabajadores, cuidadores y personas mayores.
  • Protección sociojurídica de las personas mayores.
  • Mediación familiar.
  • Prevención de demencias.
  • Psicoestimulación.
  • Contar con terapia de validación afectiva.
  • Grupos de apoyo.

Además, la psicogerontología ofrece selección, formación y prevención de estrés en cuidadores. Es maravilloso, porque no sólo piensa en las personas mayores, sino que también se preocupa de quienes les rodean.

Que exista una rama de la psicología dedicada al adulto mayor es una gran noticia para un sector de la población cada vez más amplio. A través de esta rama podemos aproximarnos al adulto mayor de una forma más acertada y precisa. Por otro lado, para el psicólogo supone una salida laboral preciosa por el gran valor que se puede aportar a la sociedad desde esta especialidad.

  • Santamaría Montalvillo, J.L. (2004). Rol del psicólogo en gerontología: El psicólogo en el proceso de envejecimiento. Vejez y calidad de vida. Documento elaborado por el COP Bizkaia.
  • Mielgo Casado, A., Ortiz Muñoz, MD; Ramos Noesí, C. (2001) El rol del psicólogo que trabaja con personas mayores. Definición y desarrollo profesional. Intervención psicosocial, 10 (3), pp. 395-409.