5 mentiras sobre las psicoterapias

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 19 noviembre, 2018
Edith Sánchez · 19 noviembre, 2018
Las mentiras sobre las psicoterapias casi siempre giran en torno a la irrelevancia o inutilidad de un tratamiento psicológico. Este tipo de mitos y falsedades hacen daño e impiden que muchas personas reciban la ayuda profesional que requieren.

Circulan por ahí muchas mentiras sobre las psicoterapias, al igual que verdades a medias o mitos sin sentido. Hay personas que no terminan de entender que toda esa constelación de experiencias que llamamos “mente”, reside en el cerebro. Y que el cerebro es un órgano complejo, que eventualmente puede funcionar inadecuadamente, bien sea por razones orgánicas, o bien porque presenta una distorsión en sus procesos simbólicos.

Es perfectamente normal que la mente no funcione siempre al cien por cien, así como es normal que todos tengamos alguna vez fiebre, o que nos salga una caries. Lo que sucede es que a diferencia de otros tratamientos, el de la mente es más abstracto. El cerebro no es un órgano simplemente, sino un impresionante productor de experiencias inmateriales y por eso algunos de sus procesos no se tratan con una pastilla o una inyección, sino a través de otros métodos. Uno de ellos es la psicoterapia.

El gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas al alterar sus actitudes mentales”.

-William James-

Hay muchas mentiras sobre las psicoterapias porque hay quienes denigran de ellas, sin haber pasado jamás por uno de estos procesos o haberlo hecho de manera efímera. También hay caricaturas y clichés que se han difundido y que generan prejuicios frente a este tipo de tratamientos. ¿Cuáles son esos equívocos sin fundamento en los que, pese a todo, muchos creen? Aquí hay cinco de ellos.

1. Sirven para tener con quien hablar

A veces se escuchan afirmaciones como “El mejor psicólogo es Dios”, o “No voy a un psicólogo porque para eso están los amigos”. Ese tipo de frases nos hablan acerca de una de las grandes mentiras sobre las psicoterapias: que equivalen a una conversación cotidiana.

Aunque la palabra es la herramienta fundamental de casi todas las psicoterapias, el diálogo que se establece en el marco de un tratamiento tiene motivaciones, intencionalidades y efectos diferentes a los de una conversación cotidiana. El psicólogo se encarga de que así sea.

psicóloga y paciente simbolizando las mentiras sobre las psicoterapias

2. Solo sirven cuando estás en crisis

Es cierto que en la mayoría de los casos las personas van a psicoterapia cuando atraviesan una crisis. Lo más frecuente es que el antecedente inmediato sea una pérdida, bien sea por la ruptura de una relación, un despido, o la muerte de un ser querido. Es entonces cuando usualmente alguien nota que necesita ayuda.

La psicoterapia, obviamente es un factor que ayuda a tramitar y elaborar este tipo de situaciones. Sin embargo, no necesariamente se tiene que pasar por una crisis para tratarse con un psicólogo. Se puede acudir a este para darle manejo a todo tipo de situaciones, que no necesariamente deben ser críticas.

3. Los únicos que sirven son los terapeutas célebres

Otra de las mentiras sobre las psicoterapias es la de que se requiere de un profesional extremadamente calificado si lo que se busca es una buena atención. Esto no es cierto. Lo fundamental para que una psicoterapia funcione es el compromiso del paciente.

Por supuesto, es muy importante asegurarse de que el psicólogo que te atiende es titulado. Obviamente, si tienes buenas referencias acerca de él, también es posible que tengas una mejor disposición hacia el tratamiento. Así mismo, pagar es una forma de comprometerte.

Psicólogo con paciente

4. Hacen lo mismo que podría hacer un buen amigo

Nuestros buenos amigos seguramente siempre tienen toda la disposición y el interés por ayudarnos si nos ven en problemas. Es muy valioso que nos escuchen y, a veces, también que nos den sus puntos de vista acerca de los problemas que comentamos con ellos.

Sin embargo, una cosa es la sensación de calidez y compañía que ellos nos pueden brindar y otra muy diferente la capacidad que puedan tener para detectar y ayudarnos a tramitar un problema emocional o mental. Se requiere de una persona capacitada que, además, no esté involucrada de forma personal con nosotros.

5. Es un sacrificio necesario, una de las grandes mentiras sobre las psicoterapias

Uno de esos clichés sobre las psicoterapias señala que se trata de un proceso extremadamente serio, en el que la persona va a ser analizada y cuestionada. Nada más lejano a la realidad. El verdadero protagonista de estos tratamientos debe ser el paciente.

Hombre escribiendo en terapia simbolizando las mentiras sobre las psicoterapias

De hecho, muchos se sorprenderían de lo interesante y divertido que pueden llegar a ser este tipo de procesos. Cuando se tiene buena disposición y ganas de estar mejor, se convierte en un verdadero laboratorio de avances. Saber más de uno mismo, con la ayuda de un profesional, llega a ser fascinante.

Se sabe que así como hay resistencia para ir al dentista, también la hay para ir al psicólogo. Sin embargo, lo importante es entender que se trata de una alternativa viable cuando uno necesita ayuda, o siente que la vida no fluye como uno lo desea.

  • Labrador, F. J., Echeburúa, E., & Becoña, E. (2000). Guía para la elección de tratamientos psicológicos efectivos. Madrid: Dykinson.