Psicología integral, un camino hacia el bienestar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 26 junio, 2018
María Alejandra Castro · 26 junio, 2018

La psicología integral es una perspectiva que se interesa por el desarrollo de una individualidad sana. Es un modelo de conciencia que busca el bienestar a través del crecimiento y la creatividad. Además, propone que para llegar al estado deseado, cada persona necesita realizar prácticas distintas, porque todos somos diferentes por lo que somos y por lo que hemos vivido.

La idea es que, a través de la psicología integral, podríamos llegar a un estado de plenitud desarrollando nuestra conciencia y evitando el sufrimiento. Así, esta práctica sería una forma de sacar lo mejor de nosotros. Se trata de una rama de la psicología, que busca el bienestar del ser humano a través de distintas herramientas.

“Conectarnos con lo más profundo, es sacar las alas y atreverse a volar en la inmensidad de nuestro universo. Es recibir con amor lo que la vida nos trae”.

-Anónimo-

Abrazando diferentes teorías mediante la psicología integral

En la psicología integral se tienen en cuenta distintos modelos terapéuticos. Lo importante es aplicar el que más se adapte a la persona para mejorar su calidad de vida. Por lo tanto, no hay lucha por cuál teoría es la mejor. Al contrario, cada una cuenta con la misma importancia, y se pueden usar principios de distintas.

Perfiles de dos personas mirándose de frente

De este modo, la psicología integral trata de incluir todo lo que pueda servir para el desarrollo personal. Así, hace un intento por reconciliar las teorías psicológicas que hay, resaltando los beneficios de cada una. Además, integra diversas prácticas espirituales ajenas al estudio de la mente que podrían también ser útiles.

En la psicología integral, lo que prevalece es la persona. Cada una tiene un desarrollo personal diferente en el que va pasando por distintos niveles. Según el momento en el que se encuentre deberá realizar una práctica u otra, porque cada momento vital trae consigo diferentes problemas.

“Abrazar distintas teorías es reconocer que cada creencia es valiosa y que cada persona es única. Por eso, a cada uno nos va a servir para nuestro desarrollo una práctica diferente”.

¿Cómo se creó la psicología integral?

La psicología integral nació porque algunos autores creían que hacía falta una teoría que unificara el conocimiento psicológico. En otras palabras, era necesaria una disciplina que tuviera en cuenta distintas creencias y prácticas espirituales. Así, surgió esta corriente, un modelo que abarca diversos campos del ser humano para perseguir su crecimiento personal.

El autor más relacionado con esta práctica es Ken Wilber, un escritor estadounidense. Fue el primero en describir en qué consiste la psicología integral, estudiando aspectos relacionados con la psicoterapia y la espiritualidad. Además, discutió la naturaleza de distintas ramas de la psicología, y promovió nuevos caminos para la interpretación y la práctica de la salud mental humana.

Ken Wilber fundó también el Instituto de Psicología Integral en 1998, además de formular la teoría integral. Destacó un esquema de 4 cuadrantes, el que describió los campos con los que se relaciona el ser humano:

  • Cuadrante intencional. Es el área individual de las personas. En su estudio se involucran disciplinas como la psicología, la filosofía y aspectos relacionados con la espiritualidad.
  • Porción comportamental. Tiene que ver con las habilidades técnicas. Para estudiarla se emplean conocimientos de áreas como la fisiología, la neurología y la psicología conductual, entre otras.
  • Sección cultural. Se relaciona con los aspectos colectivos del cambio. Por ejemplo, se estudian los mitos, las creencias, las historias y los símbolos construidos.
  • Cuadrante social. Se asocia con áreas como la tecnología, la política y los sistemas.

Según Wilber, es necesario integrar estos cuatro cuadrantes para que haya un desarrollo personal pleno. Es decir, tenemos que lograr que se dé un equilibro en cada cuadrante para conseguir un bienestar supremo. Así se facilitaría conocer nuestro papel en el mundo, además de desarrollar distintos niveles de conciencia de forma integradora.

No obstante, la psicología integral sigue desarrollándose en la actualidad. Se trata de una perspectiva que se practica alrededor de todo el mundo. Por ejemplo, se usa como terapia, y como forma de conocimiento, a través de talleres, seminarios, cursos, grupos de apoyo, de meditación y de crecimiento personal.

Plantas creciendo

Beneficios de la psicología integral

Practicar la psicología integral incrementa el bienestar, ya que aporta diferentes beneficios para la calidad de vida. Aquí te mostramos algunos de los más importantes.

  • Desarrollo personal. Mediante la práctica de la psicología integral, entramos en un proceso de transformación constante en el que vamos conociéndonos cada vez más. La transformación debe darse en distintos campos al mismo tiempo.
  • Potenciar la creatividad. Esto consiste en generar nuevas ideas para enfrentarnos a lo que la vida nos trae. Somos seres creativos, por lo que, al volver habitual esta práctica, podremos actuar de una forma más acertada ante nuestros problemas.
  • Expansión de la conciencia. La psicología integral nos ayuda a conectar con lo más profundo de nuestro ser. También amplía nuestra visión de la vida.
  • Conocer nuevos recursos para ser más saludables. A través del desarrollo de conciencia y la conexión espiritual, podemos llegar a conocer aspectos importantes para nuestro bienestar. Se trata de ver cuáles son las virtudes que poseemos a la hora de asumir los problemas y utilizarlas cuando nos enfrentemos a ellos.
  • Empatía. En la psicología integral, es muy importante la relación que tenemos con nosotros y con los demás. Gracias a esta disciplina, podemos desarrollar nuestra empatía de manera efectiva.

Mujer caminando descalza

Por lo tanto, a través de este modelo, podemos potenciar lo mejor de nosotros mismos, haciendo hincapié en cada área en la que nos desenvolvemos. Así, mejoramos en nuestra forma de relacionarnos, de asumir los problemas y de tomar decisiones a través de la creatividad y la búsqueda del equilibrio.

Como vemos, la psicología integral es un modelo terapéutico y de conocimiento que podemos aplicar a nuestra vida. La creatividad y la apertura serán las herramientas para alcanzar un estado de plenitud en la relación con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. De este modo, el desarrollo de la conciencia se convertirá en nuestro mejor aliado en cada aprendizaje.

“La persona más desarrollada es la que puede ponerse el lugar del mayor número de personas”.

-Ken Wilber-