Psicoterapia de tiempo limitado, ¿en qué consiste?

El ritmo de la sociedad actual hace que vivamos con la sensación de que nos falta tiempo. La psicoterapia ha intentado adaptarse a este hecho, diseñando formatos más breves y focalizados en problemas concretos, como la psicoterapia de tiempo limitado.
Psicoterapia de tiempo limitado, ¿en qué consiste?
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 04 enero, 2023

En ocasiones, las personas acuden a terapia en búsqueda de ayuda, con la necesidad de obtenerla en el menor tiempo posible. Por otro lado, también puede ocurrir que las aseguradoras médicas ofrezcan un número al año de sesiones de psicoterapia, siendo este un aspecto muy limitante. A este respecto, James Mann desarrolla una psicoterapia de tiempo limitado a 12 sesiones que subsana el hecho de las psicoterapias de larga duración.

Los motivos que guiaron a J. Mann a crear esta terapia enraízan en el aumento de la demanda de sesiones de psicología por parte de la población a finales del siglo pasado. Además, un aspecto esencial para la psicoterapia de tiempo limitado es el fin de la intervención  terapéutica.

En este sentido, hoy sabemos que el riesgo de que aparezcan problemas en el cierre de la terapia, más en concreto con la separación entre terapeuta y consultante, está asociado a la duración de la misma. Un punto en el que la psicoterapia de tiempo limitado tendría ventaja.

“La psicoterapia de tiempo limitado parece especialmente útil ahora que el tiempo es tan urgente para todos, todo el tiempo”.

-Elisa Young-

Paciente en terapia

La psicoterapia de tiempo limitado (PTL)

Esta intervención combina dos corrientes: la perspectiva interpersonal y la corriente basada en la teoría de las relaciones objetales. ¿Cómo te relacionas con los demás? ¿Y contigo mismo?

Entender el psicoanálisis es complejo. A efectos meramente pedagógicos y para facilitar la comprensión, se puede sustituir el término de relación objetal por el de relación, con los demás, pero también con nosotros mismos.

En este sentido, y según el diccionario de psicoanálisis de Laplanche y Portalis (1997), el término relación objetal se utiliza para designar el modo de relación de la persona con su mundo, relación que es el resultado complejo y total de una determinada organización de la personalidad y de una aprehensión más o menos fantaseada de los objetos y de unos tipos de defensa predominantes.

“Las relaciones objetales son representaciones inconscientes de las personas y del sentido del Yo que surgen como consecuencia de las interacciones y experiencias importantes en la infancia”.

-Robert Tyson-

Características de la PTL

La PTL es una terapia psicoanalítica. ¿Qué quiere decir esto? Significa que es un tipo de técnica dentro de las psicoterapias psicoanalíticas que se caracteriza por prestar especial atención a aspectos como el inconsciente o la interpretación.

Mientras que el psicoanálisis clásico incide en múltiples objetivos terapéuticos (por ejemplo: los síntomas de ansiedad, la relación con los padres y la personalidad), en la PTL se trabaja a partir de un único objetivo al que se le denomina foco. En este sentido, al trabajar sobre un elemento concreto (un foco), en vez de sobre varios a la vez, el tiempo empleado es menor.

El método de intervención para la PTL es en formato cara a cara, con sesiones de entre 45 y 50 minutos, a razón de una sesión por semana. La PTL tiene una duración que oscila entre los tres meses y un año.

Es una terapia breve, pero activa, porque se centra intensamente en el momento actual y a partir del mismo ofrece orientación y guía. El papel del terapeuta es activo y consiste en guiar el proceso terapéutico utilizando diversas técnicas, como los contratos terapéuticos, a la vez que provee de instrucciones al consultante. Para la PTL es importante que el terapeuta se convierta en fuente verbal de esperanza y optimismo.

“La brevedad, el final inmediato y la separación son los elementos centrales de la PTL”.

-Teresa Miró-

Proceso psicoterapéutico en la PTL

Toda intervención psicológica, independientemente de que su orientacion sea psicodinámica o cognitivo-conductual, comienza con una evaluación. Es en este punto en el que se escoge el foco (el objetivo, la diana) de la psicoterapia.

Los requisitos que debe cumplir el foco son dos: ser un elemento problemático actual y ser central para el consultante. Con el transcurso de las sesiones, el terapeuta ayuda al consultante a relacionar el foco con su propia historia.

Para poder realizar la elección del foco y poder definirlo correctamente es necesario hacerlo en términos afectivos.

La evaluación dura entorno a las dos sesiones. Es en este punto cuando la alianza terapéutica (el vínculo entre el consultante y el terapeuta cuyo fin es la consecución de objetivos) se consolida y el terapeuta comunica el número de sesiones y su duración de forma exacta al consultante. De esta manera, el terapeuta se anticipa a la propia terminación de la terapia y el consultante comienza a aprender a lidiar con la angustia de la separación.

Cuando hablamos de angustia, nos estamos refiriendo al sentimiento de temor que ocurre cuando la terapia termina y el consultante asume un nuevo ciclo vital sin el acompañamiento terapéutico.

“Ante la terminación de la terapia es posible que aparezcan sensaciones de ambivalencia hacia el terapeuta y puedan resurgir los síntomas”.

-Teresa Miró-

Hombre en psicoterapia

¿Por qué se le concede tanta importancia a la finalización?

Puede resultar extraño que de todos los factores que conforman el proceso terapéutico, uno muy relevante sea su final. Para James Mann, el hecho de que el consultante aprenda a gestionar lo que él denomina como angustia de separación implica que en el futuro será capaz de incorporar este aprendizaje en situaciones conflictivas similares. A este respecto considera cuatro situaciones conflictivas:

  • La independencia y la dependencia de los demás.
  • La actividad y la pasividad en las conductas que realizamos.
  • La autoestima adecuada o la pérdida de autoestima.
  • El duelo no resuelto o retardado.

Para la finalización de la terapia se trabaja de manera intensa la reacción afectiva del consultante. Por este motivo, es una terapia poco recomendada para personas que se encuentran en estado de descompensación psiquiátrica; por ejemplo, en personas que están experimentando un primer episodio psicótico o que sufren una depresión muy aguda.

Para J. Mann, la PTL es una terapia que puede aplicarse con acierto en adolescentes que estén atravesando crisis de identidad o situaciones relacionadas con la independencia o la maduración. Igualmente, las personalidades anancásticas (obsesivas) son perfiles poco aptos para la PTL.

A este respecto es necesario seguir investigando en protocolos y formas de intervención que sean eficientes, es decir, que proporcionen buenos resultados (que sean eficaces) en el menor tiempo y al menor coste.



  • Ramírez, N. (2010). Las relaciones objetales y el desarrollo del psiquismo: una concepción psicoanalítica. Revista de investigación en psicología, 13(2), 221-230.
  • Bósquez Young, E. Y. (2007). Análisis descriptivo de la intervención, a través del método de la psicoterapia de tiempo limitado en el duelo y las separaciones, de James Mann, en tres casos de duelo complicado (Doctoral dissertation, Universidad de Panamá).
  • Freixas y Miró. (1995). Aproximaciones a la psicoterapia. Editorial Dykinson S. L.
  • LaPlanche, J. & Pontalis, J. B. (1997). Diccionario de Psicoanalisis. Ediciones Paidos Iberica.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.