¿Qué es el tokenismo?

14 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
¿Alguna vez te han contratado solo porque por tus condiciones la imagen de la empresa mejora? El tokenismo define exactamente esta práctica generalizada en un mundo en el que muchas iniciativas van destinadas a mejorar la imagen y no tantas a acoger la diversidad de manera abierta y honesta.

El tokenismo es un término utilizado en el estudio de las minorías. Se define como la práctica de hacer algo solo para evitar críticas y dar la apariencia de que las personas están siendo tratadas de manera justa. Un ejemplo sería contratar a una persona de un grupo minoritario para proyectar una imagen de inclusión y diversidad.

La diversidad y la inclusión son metas importantes. Si 2020 nos ha enseñado algo es que la igualdad debe ser una prioridad para todos nosotros. Que los medios, la política y el mundo empresarial deben ser más diversos. Las intenciones son claves cuando se trata de esfuerzos por la diversidad. De lo contrario, es poco más que simbología e hipocresía.

El tokenismo denuncia que a veces se trata de incluir a alguien en un grupo por el simple hecho de sonar o parecer diverso, pero en realidad no tienen la intención de serlo. Esto ocurre en la política, corporaciones, empresas y en cualquier ámbito de la vida social.

Equipo de trabajo de una mujer y varios hombres

Tokenismo: su uso en el estudio de las luchas de las minorías

El tokenismo es un término que describe, desgraciadamente, una práctica común. Puede manifestarse de muy diferentes formas, aunque quizás la más repetida y evidente es el falso acogimiento de las minorías: una posición de aparente aceptación que no se adoptaría si no mejorase la imagen de quien la adopta o incluso no fuera acompañada de alguna ayuda económica.

Históricamente, la investigación psicológica se ha centrado en las experiencias de las mujeres (blancas) en el ámbito laboral. Sin embargo, en los últimos años, las minorías raciales, las personas con diversidad funcional han sido cada vez más el foco de investigación sobre los efectos del tokenismo.

La falsa diversidad

El tokenismo realmente no juega a favor de la diversidad. De hecho, las consecuencias pueden ser importantes en las víctimas. Pensemos que si alguien se da cuenta que ha sido utilizado para dar “buena imagen” o “sensación de igualdad” puede sentirse profundamente dañado a nivel personal y profesional.

Es muy difícil detectar el tokenismo en un primer momento, pues normalmente confiamos en las buenas intenciones de las empresas. Desgraciadamente, la realidad no siempre sigue nuestras expectativas y puede ocurrir que las personas sean utilizadas como carteles en una campaña de marketing para ganar prestigio y dinero.

Hay que imaginar la situación en la que alguien que es la única persona de color en un lugar de trabajo completamente blanco o la única mujer en una sala de conferencias llena de hombres. Si has sido contratado en un lugar en el que progresivamente no se produce inclusión, puedes experimentar soledad y extrañeza en tu entorno.

La investigación psicológica sugiere que el tokenismo ocurre cuando los miembros del grupo subrepresentado comprenden menos del 15 % del contexto organizacional ambiental total del que forman parte. Cuando hay un solo representante de un grupo dado en un entorno organizacional, se considera que tiene lo que se denomina estatus de “solitario”.

El tokenismo y su efecto en el ámbito individual y organizacional

El tokenismo tiene impactos tanto individuales como organizacionales. A nivel individual, una persona en el papel de una ficha puede sentirse estereotipada, marginada y despersonalizada. La calidad de vida, la salud mental y física y el potencial de éxito en la organización pueden verse comprometidos. Esta persona puede comenzar a cuestionar sus calificaciones o habilidades.

El agotamiento y el estrés también pueden desencadenarse por la presión ejercida sobre las personas tokenizadas para que eduquen a otros sobre sus identidades, como un empleado transgénero del que se espera que dirija capacitaciones de sensibilidad.

Para la organización, el tokenismo puede afectar negativamente al espíritu de grupo, incrementando las tasas de rotación de personas que pertenezcan a determinados grupos. Puede privar a la organización de la riqueza que se deriva de la diversidad. El tokenismo en sí mismo es limitante y puede ser un obstáculo para que una organización se desarrolle y compita en un mercado diverso y global.

La organización puede reducir el tokenismo evitando suposiciones (estereotipos) asociados con el grupo minoritario. La lucha contra los estereotipos puede incluir la implementación de la promoción y la educación. Pueden asegurarse de que los grupos subrepresentados estén más allá de un nivel simbólico.

Más allá de los problemas de representación, el verdadero cambio organizacional incluye el tema de la equidad en los salarios, promociones y oportunidades de liderazgo.

Manos de personas unidas

El papel de los psicólogos

Los psicólogos tienen el imperativo ético de combatir el tokenismo a nivel individual y organizacional. A nivel de la organización, los psicólogos pueden desempeñar el papel de agentes de cambio y consultores. Con el conocimiento del desarrollo organizacional multicultural, pueden ayudar a las organizaciones a realizar cambios sustanciales como:

  • Motivar un cambio basado tanto en los beneficios que reporta como en una evaluación integral de las prácticas discriminatorias actuales y pasadas.
  • Ayudar a las organizaciones a reconocer que no se debe esperar que un solo individuo represente a todo un grupo de población.

En definitiva, el desarrollo de estrategias innovadoras que incorporen las ideas y creencias de todos los miembros del grupo ayudará a garantizar la igualdad y un entorno más inclusivo para todos los involucrados. El tokenismo no solo hace sentir mal las minorías, sino que la sociedad se resiente de todas las formas posibles al no tener una integración real.