Qué es la crianza platónica o crianza compartida

Pedro González Núñez·
20 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
20 Mayo, 2020
En la actualidad, existen numerosos tipos de crianza. ¿Sabes en qué consiste la crianza platónica o crianza compartida? En este artículo, te lo contamos.

Entre los muchos métodos que ya se utilizan para criar a un niño, resulta especialmente curioso y llamativo este que se conoce como crianza platónica o crianza compartida. ¿Tiene este modelo de crianza algo que ver con el célebre filósofo griego? Veamos.

En el pasado, encontrábamos, según el tipo de sociedad, una clase de familia bastante específica. La más expandida es la que se compone de una madre, un padre y uno o más hijos. En la actualidad, las familias son más variadas, y sus núcleos van desde los monoparentales hasta los de padres separados, formados por dos personas del mismo sexo, etc.

También el método de crianza va variando desde lo tradicional hasta las nuevas alternativas, evolucionando junto al tipo de familias. Es aquí donde entra en juego la crianza platónica, también llamada crianza compartida. ¿Sabes en qué consiste? Te lo contamos a continuación.

Cuando el proyecto común exime de los vínculos sentimentales

La crianza platónica consta de dos figuras de referencia que se unen por un proyecto común, pero no por una relación amorosa. Es decir, la pareja no tiene vínculos afectivos entre sí que comprendamos como amor, como puede ser en el caso de un matrimonio, de una pareja de hecho, de una pareja sentimental, etc.

Esta concepción no depende de un vínculo sentimental, de ahí que ofrezca caracteres poco restrictivos. Es decir, permite que una persona se embarque en la paternidad sin que haya más que complicidad o amistad con la otra parte.

Sin embargo, esto no quiere decir que no deba haber un lazo previo o algún tipo de vínculo. Ambas partes serán imprescindibles y tendrán que mostrar un alto nivel de compenetración, comprensión, cariño y empatía.

Los elementos de unión por ambas partes serán básicos en el proceso de crianza para superar obstáculos, establecer una educación para el niño e introducirlo en una sociedad que todavía no entiende bien esta modalidad de “familia”.

¿Es mejor esta opción?

Como es lógico, esta forma de crianza que se asemeja a la que llevan adelante padres separados y divorciados no está exenta de polémica. No obstante, podemos pensar que siempre que se favorezca un entorno positivo y natural, el pequeño no tendrá problema alguno en interiorizar las rutinas y desarrollarse dentro de la mayor normalidad.

De hecho, en la actualidad incluso han aparecido webs y páginas en redes sociales que favorecen los trámites e incluso la búsqueda de personas afines con las que poner en marcha un proyecto común de crianza platónica.

Sea como fuere, para compartir la crianza de un niño es muy importante contar con una persona afín y establecer una cercana amistad. Esta afirmación se corresponde a la necesidad de crear un entorno seguro que respalde y proteja a un niño.

Otras consideraciones importantes

Romper con el concepto tradicional de familia para la crianza de los niños es complicado. Por eso, si alguien se decide por este método, es preciso que sea consciente de que puede ser recibido con incomprensión, a veces incluso con rechazo, en ciertos sectores sociales.

Se pone en duda que esta forma de crianza platónica sea válida si no existe una relación de amor entre los progenitores. En la sociedad actual, muchas personas consideran este aspecto como algo vital para un correcto desarrollo infantil.

Según la autora en que basamos el contenido de este artículo, Rachel Hope, no existe fundamento alguno en que basarse para afirmar que una relación de amor entre padres sea necesaria para el correcto desarrollo de los niños.

“Donde reina el amor sobran las leyes”

-Platón-

A modo de conclusión sobre la crianza compartida

La crianza platónica, a juicio de Hope, requiere de mucho afecto hacia los niños, que en realidad es lo que necesitan para disfrutar de un desarrollo óptimo y equilibrado más allá de otros factores que resultan más superfluos y externos.

En este caso, el proyecto común lo pueden crear dos padres, dos madres o incluso dos amigos que han decidido embarcarse en un algo parecido que incluye uno o varios hijos y un nuevo tipo de familia.

Sea como fuere, lo que sí será siempre relevante en cualquier tipo de familia, practique o no este método de crianza platónica, será el bienestar del niño basándose en una atención constante, cuidados específicos y la educación que le permita un desarrollo pleno y saludable.

Hope, R., (2014). Family By Choice: Platonic Partnered Parenting. Word Birth Publications: USA.